La interpretación de sueños en el Talmud y el Midrash

 

En el Talmud, en el Tratado de Berajot (55b), se aborda el mismo tema:

Rabí Elazar dijo: ¿de dónde aprendemos que todos los sueños van detrás de la boca que los interpreta? Porque está dicho en referencia a José y los sueños del Faraón: «Y sucedió que así como nos lo interpretó, así aconteció» (Génesis 41:13).

Nuevamente el mismo versículo que presenta la Torá con relación a los sueños de José, sirve para fundamentar la misma enseñanza.

Otro pasaje del Talmud (Ídem) que se ocupa de la interpretación de los sueños es el siguiente:

Rabí Bizna ban Zavda dijo en el nombre de Rabí Akiva, quien dijo en el nombre de Rabí Panda, quien dijo en el nombre de Rav Najum, quien dijo en el nombre de Rabí Biraim, en el nombre de cierto anciano –¿y quién es ese anciano? Rabí Banaá–: veinticuatro intérpretes de sueños había en Jerusalén. En cierta ocasión tuve un sueño y fui a cada uno de ellos, y lo que éste me interpretó no era lo que éste otro me interpretó. Y sin embargo, todas estas diferentes interpretaciones se me realizaron. Y esto que me sucedió fue para cumplir lo dicho que todos los sueños van detrás de la boca que los interpreta.

Aquí, en el paisaje de este texto, ya aparecen los puestos o rincones mencionados: «veinticuatro intérpretes de sueños había en Jerusalén ». Y encontramos que la enseñanza de los Sabios, en este caso, surge de la experiencia misma: «lo que éste me interpretó no era lo que éste (otro) me interpretó, y todas estas diferentes interpretaciones se me realizaron». Pero la conclusión es idéntica: «todos los sueños van detrás de la boca que los interpreta».

De modo similar encontramos en el Midrash (Midrash Hagadol, Miketz 41–13):

Una persona no debe contar su sueño a su enemigo sino a quien lo ama, ya que su enemigo no encontrará en el sueño ningún aspecto positivo, y quien lo ama no encontrará en el sueño ningún aspecto negativo. Y todos los sueños van detrás de la boca que los interpreta.

Ese texto ya incluye un consejo práctico, que podría presentarse del siguiente modo: considerando que los sueños van detrás de la boca que los interpreta, ten cuidado de contarlos a quien te ama y jamás a quien te odia.

Por su parte, el Midrash Raba (Bereishit Raba 89), agrega un relato conmovedor:

Sucedió el caso de una mujer que vino a consultar a Rabí Elazar acerca de su sueño y le dijo: «observé en mi sueño que el techo de mi casa se rompía». Entonces Rabí Elazar le dijo a modo de interpretación: «en un futuro darás a luz un hijo varón». Y así aconteció. Transcurrió cierto tiempo, y nuevamente tuvo el mismo sueño. También esta vez se lo interpretó Rabí Elazar: «darás a luz un hijo varón». Y de nuevo así aconteció. Tras un cierto tiempo soñó por tercera vez el mismo sueño. Y tal como era su costumbre fue a consultar a Rabí Elazar, pero en ese momento el Sabio no se encontraba en la Casa de Estudio. Le preguntaron sus alumnos: «dinos cuál es tu pedido e intentaremos ayudarte». Preguntó la mujer: «¿acaso también ustedes son expertos en la interpretación de sueños como vuestro maestro?». Le respondieron los alumnos: «cuéntanos tu sueño y nosotros te lo interpretaremos». La mujer les relató su sueño acerca del techo de su casa que se rompía, y los alumnos se lo interpretaron: «en un futuro cercano enterrarás a tu marido». Al escuchar esta amarga noticia la mujer salíó y comenzó llorar acerbamente. Cuando regresó Rabí Elazar les preguntó a sus alumnos: «¿por qué llora esta mujer?». Le contaron los alumnos lo sucedido durante su ausencia y, al escucharlo, Rabí Elazar se estremeció. Les dijo: «con vuestras propias palabras habéis matado a su marido. ¿Acaso no está escrito que «sucedió que así como nos lo interpretó, así aconteció»? (Génesis 41:13).

Conclusión: no solamente el sueño depende del interpretador sino que incluso Rabí Elazar acusa a sus alumnos de haber matado a un hombre por el mero hecho de interpretar negativamente el sueño de su esposa. Cabe señalar que el modo del cumplimiento del sueño, a diferencia de la profecía, depende del interpretador y su cumplimiento se ve influenciado de un modo contundente por la interpretación otorgada al mismo. O para expresarlo utilizando otro lenguaje difundido entre los Sabios: el cumplimiento del sueño depende de la «lectura» del interpretador, hasta tal punto que los Sabios determinan en El Zohar que «un sueño que no ha sido interpretado es como una carta que no ha sido leída» (199b).

El Zohar, parashat Miketz, volumen VII.
http://www.edicionesobelisco.com/libro/848/zohar-el-vol-vii

Anuncios

6 comentarios el “La interpretación de sueños en el Talmud y el Midrash

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s