El Zohar | Parashá Terumá

parasha teruma el zohar

Está escrito en la Torá: «El Eterno habló a Moshé (Moisés), diciendo: habla a los Hijos de Israel y que tomen para Mí una ofrenda, de cada hombre cuyo corazón lo impulse a dar tomaréis Mi ofrenda» (Éxodo 25:1-2).

Rabí Jía abrió su enseñanza acerca de este asunto citando el versículo: «Porque Dios ha escogido a Jacob para sí, a Israel por tesoro Suyo» (Salmos 135:4). ¡Cuán preciados son los Hijos de Israel ante El Santo, Bendito Sea; pues los ha deseado y escogido por voluntad propia, aunque ellos no fueran merecedores cuando los eligió; pero El Santo, Bendito Sea sabía lo que ocurriría en el futuro: que los Hijos de Israel harían Su voluntad y por eso los eligió desde un comienzo!

Y El Santo, Bendito Sea, quiso apegarse a ellos y vincularse con ellos, para ser partícipe directo de todas sus alegrías y de todas sus amarguras. Como está escrito: «En toda angustia (de ellos) Él fue angustiado, y el ángel que estaba ante Él los salvó por Su amor, y en su piedad los redimió, y los tomó, y los soportó todos los días del mundo» (Isaías 63:9). Es decir, las aflicciones y las bondades de los Hijos de Israel le llegan a Él a través del Tiferet, y Él está vinculado a ellos en todo lugar y en todo momento a través de la Shejiná, pues va con ellos a todos los lugares del exilio, independientemente de su comportamiento.

Y Él hizo con ellos un pueblo único en el mundo. Como está escrito: «Y quién como Tu pueblo Israel, nación única en el mundo» (2 Samuel 7:23). Y ellos, los Hijos de Israel, lo eligieron a El Santo, Bendito Sea con el deseo de sus almas, y se unieron a Él. A esto se refiere lo que está escrito: «Porque Dios ha escogido a Jacob para sí, a Israel por tesoro Suyo» (Salmos 135:4). Ahora bien: no está claro quién escogió a quién, pudiéndose deducir que El Santo, Bendito Sea, eligió a Israel, o que Israel escogió a El Santo, Bendito Sea. Es decir, ambas interpretaciones son correctas y verdaderas.

Y está escrito: «Pues la porción de El Eterno es su pueblo; Iaacov (Jacob) es la medida de Su herencia» (Deuteronomio 32:9). Y otorgó a los demás pueblos ministros espirituales encargados de ellos, y Él tomó para sí a Israel.

Rabí Shimón abrió su enseñanza acerca de este asunto citando este versículo: «¿Quién es ésta –mi zot– que se ve como la mañana, hermosa como la Luna, clara como el Sol, terrible como estandartes de ejércitos?» (Cantar de los Cantares 6:10). Lo que está escrito: «Quién es ésta –mi zot–» es un secreto que alude a dos mundos: Lea y Rajel. Lea se denomina mi y Rajel se denomina zot. Y estos dos mundos se unen como uno. Pues en algunas ocasiones Lea está incluida en Rajel, y en otras ocasiones Rajel está incluida en Lea.

A esto se refiere: «mundo y mundo». Como está escrito: «Desde el mundo hasta el mundo» (Jeremías 25:5). Ahora bien, ¿por qué razón se denomina mi a Rajel? Lo concerniente a la expresión mi he aquí que ya lo hemos explicado y establecido, es decir, se trata de un grado supremo que se encuentra Arriba, un grado que corresponde con Ima suprema.

Es el comienzo, la primera forma –partzuf– que se encuentra en estado de interrogación. Pues la expresión mi significa literalmente «quién», debido a que respecto a la esencia de esta entidad suprema se pregunta con la misma palabra mi: «¿quién es –mi hu–?». Y no hay respuesta, a causa de su gran nivel de ocultamiento, y por eso no es posible aprehender su esencia en ese estado primario. Sólo se consigue aprehender cierto grado de su esencia en forma manifiesta cuando se inviste en los entes inferiores, el aspecto masculino inferior –Zeir Anpín– y el aspecto femenino inferior –Maljut–. Ahora bien, ¿cuál es la prueba bíblica de que Ima se denomina mi? «Levantad vuestros ojos hacia Arriba, y observad quién –mi– creó estos -ele-» (Isaías 40:26). Es decir, Ima, o sea Mi, creó estos entes, los seis extremos del aspecto masculino inferior –Zeir Anpín–. Y a su vez cada uno de ellos está compuesto de seis extremos. Y sumando todos los extremos resulta que hay 36, el mismo valor numérico de la palabra ele, que significa: «estos». Y a ello se refiere lo que está escrito: «Levantad vuestros ojos hacia Arriba, y observad quién –mi– creó estos –ele–». Y como la esencia de Lea surgió de la parte posterior de Ima, por eso a Lea se la denomina mi, y su valor numérico también es 36.

http://www.edicionesobelisco.com/libro/1348/zohar-el-vol-xiii

 

Anuncios

3 comentarios el “El Zohar | Parashá Terumá

  1. el zohar, soy novato, pero creo que es la sabiduria, del DIOS eterno de israel yahweh, elohim, adonai, es precioso el zohar, sabiduria pura de DIOS

  2. Shalom Alejem : por favor en Jeremias 25:5 en mi Tanak, no dice “desde el mundo asta el mundo” seria tan amable de clarificar esto?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s