Shabat Shalom | Un intérprete de sueños

bilam el zohar balak

Leemos en la parashah Balak (Números 12:5) a propósito de Balak:

 וישלח מלאכים אל-בלעם בן-בער, פתורה

“Y envió mensajeros a Bilam, hijo de Beor, a Petor…”

¿Por qué es tan importante que la Torah nos explicite que envió mensajeros a Petor? ¿Se refiere esta palabra, como vemos en todas las traducciones, a un lugar o se aplica a Bilam, hijo de Beor? Sabemos que Moisés recibió, Kibel (קיבל) la Torah del Sinaí y, por otra, que Bilam (בלעם) es la antítesis de Moisés.

Si nos fijamos en las letras que componen el nombre de Balak (בלק), vemos que son las mismas que las de la raíz Kabel (קבל). “recibir”, pero mal ordenadas. Por otra parte, Petor (פתור) tiene las mismas letras que Poter (פותר), “intérprete de sueños”, pero también en un orden incorrecto.

El nombre Balak (בלק) procede de una raíz que significa “devastar”, “saquear”, “destruir”. En su nombre ya está dicho que quería destruir al pueblo de Israel, pero como todos los malvados no hacía las cosas él mismo, las encargaba a otros.

Balak (בלק) buscaba a alguien que fuera capaz de maldecir al pueblo de Israel para acabar con él, pero tenía que ser alguien tan poderoso como Moisés; por eso escogió a Bilam (בלעם) que era, de algún modo, su antítesis. A propósito de Bilam (בלעם)  El Zohar (II-69 a) nos dice que:

 “Bilam era brujo, experto en todo tipo de brujerías, tanto con la acción como con la palabra…”

Como Moisés, Bilam (בלעם) era una Neshamah Klalit, “alma colectiva”. Los sabios han explicado que su nombre, formado por las letras Beth (ב), Lamed (ל), Ayin (ע) y Mem (מ), engloba a Balak, Laban, Amalek y Mitzraim. En fin, lo peor de lo peor.

Si el texto de Números hace hincapié en Petor (פתור) es porque esta palabra hace alusión al oficio de Bilam (בלעם): era un experto intérprete de sueños.

La guematria de El Bilam Ben Beor Peteorah (אל בלעם בן בער פתורה), nos descubre el sabio Baal haTurim, es 1194 y coincide con la de ZeHu Poter Jalomoth (זהו פותר חלומות), “él es un interprete de sueños”.

El Talmud (Berajoth 55b) nos enseña que “los sueños van detrás de la boca”, lo cual significa que un intérprete de sueños puede hacer mucho bien o mucho mal. Bilam (בלעם) era de los que pueden hacer mucho mal.

De estas reflexiones podemos extraer un buen consejo: no dejemos que nadie juegue con nuestros sueños.

¡Shabat Shalom!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s