Shabat Shalom| La bendición y los peces

bendicion y los peces el zohar

El Talmud de Babilonia, en el tratado de Baba Metsia (40 b) y en el de Taanit (8 a), nos dice en nombre de Rabbí Isaac, que “no hay bendición sino para lo que está oculto a la vista”. Literalmente sería “la cosa que está oculta a la vista”. ¿De qué cosa se trata?

También a propósito de la bendición, leemos en el libro del Génesis 48:16, en la sección de Vaeijí:

המלאך הגאל אתי מכל רע  יברך את הנערים  ויקרא בהם שמי  ושם אבתי אברהם ויצחק  וידגו לרב  בקרב הארץ

“…que el ángel que me redime de todos los males bendiga a los jóvenes y que mi nombre sea declarado sobre ellos, y el nombre de mis antepasados, Abraham e Isaac, y que proliferen abundantemente como peces dentro de la tierra”.

Veidgu (וידגו), “que proliferen como peces” procede de la palabra Dag (דג), “pez”, cuyo plural es Daguim (דגים), “peces”. De este modo, la bendición se asocia con los peces.

Por otra parte, está dicho que la maldición y el mal de ojo no afectan a los peces, “porque están ocultos a la vista”. Todo esto nos está hablando de un misterio al que intentaremos aproximarnos por medio de la guematria, el misterio de la Unicidad.

Hay algo en el hombre, “que está oculto a la vista”, que no es alcanzado por el mal de ojo o la maldición, pero que es capaz de recibir la bendición.

Si recurrimos a la guematria y calculamos la de Dabar Samui min haAyin (דבר סמוי מן העין), “la cosa que está oculta a la vista”, descubrimos que es 547, y que añadiéndole 13, por las 13 letras que componen esta expresión, obtenemos 560, como el millui o relleno de Daguim (דגים), “peces”.

 דבר = 206

סמוי = 116

מן = 90

העין = 135

547 + 13 = 560

 …

 לת(ד) = 430

ימל(ג) = 80

וד(י) = 10

מ(מ) = 40

560

 Pero lo más sorprendente lo hallamos en el interior de Daguim (דגים), “peces”.

דגים

ג = 3

י = 10

13

Si tomamos el valor numérico de las dos letras interiores de esta palabra, obtenemos 13, el valor numérico de Ejad (אחד), “Uno”.

 א = 1

ח = 8

ד = 4

13

Si calculamos la guematria Atbash o inversa de Ejad (אחד), descubrimos que también es 560:

א = 400

ח = 60

ד = 100

560

De todo ello podemos deducir que la maldición y el mal de ojo no pueden afectar a aquello que es “Uno”, mientras que la bendición reposa sobre él. Por eso:

שמע  ישראל  ידוד אלהינו  ידוד אחד

“Escucha Israel, El Eternonuestro Dios, El Eterno es Uno”.

¡SHABAT SHALOM!

Anuncios

4 comentarios el “Shabat Shalom| La bendición y los peces

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s