EL SECRETO DE LA RIQUEZA

Imagen

El Talmud de Babilonia (Iomá 26 a) nos enseña que una de las funciones del sacerdote, el Kohen (כהן) era el servicio del incienso (קטרת) y que “a aquel al que le tocara ofrecer el incienso le sería asegurada la riqueza”.

A partir de esto, los comentaristas (Iomá 14 a) deducen que el Kohen Gadol (כהן גדול), el Sumo Sacerdote, era el encargado del servicio del incienso el día de Iom Kippur y por eso era el más rico de los Kohanim. ¿En qué se basan para decir esto? ¿Qué relación hay entre el incienso y la riqueza? Probablemente debamos dirigirnos a Deuteronomio (XXXIII-10) cuando dice:

 ישימו קטורה באפך

“Colocarán incienso delante de Tu faz”.

y más adelante (XXXIII-11):

 ברך יהוה חילו

“Bendice, El Eterno, sus recursos”.

Así vemos cómo la Torah relaciona el incienso y los recursos.

En hebreo “riqueza” se dice Osher (עשר). Se trata de una palabra que nos reservará varias sorpresas. Si calculamos su guematria Sderti u ordinal, vemos que es 57 y coincide con la de Daguim (דגים), “peces”, un símbolo tradicional de la abundancia.

 ע = 16

ש = 21

ר = 20

———————-

57

 

ד = 4

ג = 3

י = 100

ם = 40

———————

57

Probablemente por eso Jeremías (XLIV-18) dijo:

ומן-אז חדלנו לקטר למלכת השמים, והסך-לה נסכים-חסרנו כל

 ”Y desde que hemos dejado de ofrecer incienso y ofrecerle libaciones a la reina del cielo, nos vemos privados de todo”.

La palabra que se utiliza para decir “todo”, Kol (כל), representa el máximo grado de riqueza, según se aprende de la conversación entre Esaú que le dice a su hermano que “él tiene mucho”, a lo que Jacob responderá que muy bien, pero que él tiene “Todo”. Como escribe el Jafets Jaim, “En cambio, Jacob dice: tengo todo, no me falta nada. Estoy contento con lo que tengo, por eso, me considero “rico”.”

La palabra Kol (כל) tiene una particularidad, si la pasamos a atbash, volvemos a tener la misma palabra, ya que la letra Lamed (ל) en atbash es Kaf (כ) y la letra Kaf (כ) es Lamed (ל). Esto no enseña que todo lo que damos también lo recibimos, que toda la riqueza que sembramos también la vamos a cosechar, porque seguramente del otro lado de las cosas dar y recibir sea lo mismo. Probablemente sea éste el secreto de la riqueza.

Juli Peradejordi

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s