ALIMENTOS DEL ALMA

alimento

Las cosas del alma no siempre son fáciles de entender. Un Jok (חק), una “ordenanza”, es un precepto que no tiene una explicación lógica, que es incomprensible para la razón y que la trasciende. No se dirige a lo racional, sino al alma.

Encontramos esta curiosa palabra en la parashah Jukat, concretamente en Números (XIX-2):

זאת חקת התורה, אשר-צוה יהוה לאמר

“Ésta es la ordenanza de la Torah que dio IHWH para decir…”.

La guematria de Zoth Jukat (זאת חקת) va a descubrirnos algo que a primera vista normalmente no somos capaces de ver, y es que se refiere a la oración y a las mitzvoth. Ambas son alimento del alma.

Calculando la guematria Raguil de Zoth Jukat (זאת חקת), obtenemos 916:

 

זאת = 408

חקת = 508

————-

916

Se trata de la guematria de Tefiloth (תפלות), “oraciones”.

ת= 400

פ = 80

ל = 30

ו = 6

ת = 400

————

916

Si calculamos ahora la guematria Atbash de Zoth Jukat (זאת חקת), obtenemos 536, o sea la guematria de Mitzvoth (מצות):

 

זאת = 471

חקת = 65

————

536

מ = 40

צ = 90

ו = 6

ת = 499

———-

536

Todo esto nos enseña que aunque no entendamos exactamente qué estamos diciendo, hemos de hacer las oraciones y aunque tampoco entendamos exactamente qué hacemos cuando cumplimos una mitzvah, no por ello hemos de dejar de hacerla. Alimentan nuestra alma, alimentan nuestro corazón.

Nuestra cabecita quizá no lo comprenda, pero nuestra alma lo entenderá perfectamente.

 

JULI PERADEJORDI

Anuncios

LOS CAMINOS DE LA TORAH

 rollo

Al principio de su comentario a la Torah, Rashi explica algo tan sorprendente como que la Torah no debería haber comenzado con el relato de la Creación, que empieza en la Beth (ב) de Bereshit, sino con el versículo de Éxodo (XII-2) que dice:

 

החדש הזה לכם, ראש חדשים

“este mes será para vosotros el principio de los meses”.

 

Desde luego, la Torah sigue extraños caminos…

El mismo Rashi nos proporcionará una explicación de esto basada en la guematria, que ya es un clásico y que no vamos a recordar aquí.

Vamos a intentar aportar algo a la exégesis de Rashi basándonos también en la guematria, pero antes señalemos una curiosidad matemática sorprendente. La guematria del primer versículo de Génesis, es 2701. La del segundo versículo es 3546. Si sumamos estos dos números obtenemos 6247. Este número, nos enseñan los matemáticos, es el 813º número primo.

Si calculamos la guematria Raguil de “principio de los meses”, Rosh Jodesh (ראש חדש), vemos que es 813, la misma que la del tercer versículo de Génesis (I-3) que relata la creación de la luz:

 

ויאמר אלהים, יהי אור; ויהי-אור

“Dijo Elohim sea la luz y fue luz”.

 

ויאמר = 257

אלהים = 86

יהי = 25

אור = 207

ויהי = 31

אור = 207

————–

813

 

ראש= 501

חדש = 312

—————-

813

 

Pero, ¿qué ocurre si a 3546 le restamos 2701? Obtendremos 845, que es la guematria de Darkei Torah (דרכי תורה), “los caminos de la Torah”.

 

דרכי = 234

תורה = 611

—————

845

 

JULI PERADEJORDI

LA TRIBU DE LEVÍ

galetas cor

 

Le preguntaron a un sabio: ¿por qué se dice (Proverbios VI-23) que la Torah es luz cuando normalmente sus palabras son tan oscuras?

Él contestó: son oscuras porque las leemos, las recitamos, las memorizamos pero no las hemos plantado como semillas en nuestro corazón. Veremos, a través de la guematria, que es exactamente así.

Moisés, que recibió la Torah en el monte Sinaí, era de la tribu de Leví. Los cabalistas han detectado una sutil alusión a este hecho en la Parashah Koraj, concretamente en Números (XVIII-2):

וגם את-אחיך מטה לוי שבט אביך, הקרב אתך, וילוו עליך, וישרתוך; ואתה ובניך אתך, לפני אהל העדת.

“También a tus hermanos, la tribu de Levi, la tribu de tu padre, la acercarás a ti y ellos se unirán a ti y oficiarán para ti; tú y tus hijos estaréis ante la Tienda del Testimonio”.

Los comentaristas nos explican que Abija (אביך) “tu padre”, se refiere a Amram, el padre de Moisés y se apoyan en que la guematria de Torah, 611 coincide con la guematria Millui de Mateh Levi (מטה לוי), “la tribu de Leví”.

ת = 400

ו = 6

ר = 200

ה = 5

————-

611

מ = 80

ט = 419

ה = 6

ל = 74

ו = 12

י = 20

———–

611

Pero hay aún más, si calculamos la guematria Millui de Abija (אביך) vemos que es 643 y coincide con la guematria Millui de Or (אור), “luz”. ¿Qué relación hay entre Or (אור) y la Torah? Sencillamente que, como dice el Proverbio (VI-23), “la Torah es luz”.

 

כי נר מצוה, ותורה אור

“Porque vela es la Mitsvah y la Torah Luz.”

א = 111

ב = 412

י = 20

ך = 100

———–

643

א = 111

ו = 22

ר = 510

————

643

 

Si tomamos la guematria de Torah, 611 y la sumamos a la de Lev, לב) 32), obtenemos 643: la Torah ha sido plantada en el corazón.

ל = 30

ב = 2

———

32

Así pues, no leamos la Torah como autómatas, no repitamos como loros, sembremos las palabras de la Torah en nuestros corazones, porque la Torah es un regalo para el corazón.

 

JULI PERADEJORDI

KORAK METIÓ LA PATA

KOraj

La parashah Koraj (Números XVI-1 a XVIII-32), comienza con las siguientes palabras:

ויקח קרח, בן-יצהר

“Formó Koraj, hijo de Itzhar…”.

Vimos en la parashah de la semana anterior que los hijos de Israel transgredieron enviando espías a la Tierra Prometida, y vemos que transgreden de nuevo en la parashat Koraj esta vez con la controversia contra Moisés.

Leemos en Números (XVI-4)

וישמע משה, ויפל על-פניו

Oyéndolos Moisés se echó sobre ellos

Los sabios nos descubren una relación entre estas dos transgresiones a partir de la guematria de Shelaj Laj Anashim, (Números (XIII-2), “envíate hombres”:

שלח-לך אנשים

“envíate hombres”

 

¿Qué otra relación podemos establecer entre ambas transgresiones?

Vimos que “espía” en hebreo se dice Marguil (מרגל). Esta palabra deriva de Reguel (רגל), “pie”. Cuando Koraj y sus acólitos transgredieron, fueron tragados por la tierra, y lo primero que ésta engulló fueron, lógicamente, sus pies.

Sabemos que Koraj descendía de Esaú. Si calculamos la guematria de Esav (עשו), vemos que es la misma que la de Bnei Koraj (בני קורח), “los hijos de Koraj”, 376

ע = 70

ש = 300

ו = 6

————

376

Si releemos Génesis (XXV-26) recordaremos que cusndo nació Jacob se agarró al pie de Esaú (concretamente a su tobillo).

בני = 62

קורח= 314

————–

376

JULI PERADEJORDI

 

¿QUIÉNES ERAN LOS ESPÍAS?

Cannan-1

Quizá muchos se sorprenderán si afirmamos que la Tierra Prometida a la que Moisés enviará unos espías es en realidad una alegoría de la Torah y que el espía por excelencia, capaz de entrar en ella es la guematria, pero después de leer las consideraciones siguientes quizá no nos parezca tan descabellado.

En la parashah Shelaj (שלח), concretamente en Números (XIII-17) leemos que:

וישלח אתם משה, לתור את-ארץ כנען; ויאמר אלהם, עלו זה בנגב, ועליתם, את-ההר

“Moisés les asignó la misión de explorar la tierra de Canaán y les dijo: dirigíos hacia este lado, hacia el sur y escalad la montaña”:

 

El sabio Baal haTurim nos enseña que la guematria de “la montaña”, Et haHar (את-ההר) es 611 y coincide con la de Torah (תורה).

את = 401

ההר = 210

————

611

ת = 400

ו = 6

ר = 200

ה = 5

————-

611

Entrar en la Tierra y ascender la montaña es entrar en la Torah y elevarse en ella. Pero, ¿cómo hacerlo?

La única manera es por medio de “espías” y estos espías son las guematrias.

La guematria Raguil de Merraguel (מרגל), “espía”, es 273:

 

מ = 40

ר = 200

ג = 3

ל = 30

————

273

 

Se trata de la guematria de de Gimatria (גימטריה), “guematria”:

ג = 3

י = 10

מ = 40

ט = 9

ר = 200

י = 10

ה = 5

————-

273

 

Pero vayamos al inicio de esta parashah. La parashah Shelaj (שלח) comienza por las siguientes palabras en Números (XIII-2):

שלח-לך אנשים

“envíate hombres”

Como ya vimos esta semana (http://wp.me/p2Xmky-q4), lo primero que llama la atención es que el texto no diga “envía hombres”, sino “envíate hombres”. ¿De qué hombres estamos hablando? El texto nos lo dirá enseguida: de espías. Entre estos hombres, Anashim (אנשים) se encontraban Ieoshua (יהושע) y Kalev (כלב), o sea IeoshuaveKalev (יהושע וכלב).

 

Si calculamos el Millui de estas dos palabras obtenemos el Shemi de Anashim (אנשים):

א = 111

נ = 106

ש = 360

י = 20

ם = 80

————–

677

י(וד) = 10

ה(א) = 1

ו(ו) = 6

ש(ין) = 60

ע(ין) = 60

—————–

­­137

ו(ו) = 6

כ(פ) = 80

ל(מד) = 44

ב(ית) = 410

————–

540

 

Si sumamos 137 y 540 obtenemos 677, lo cual nos demuestra que los Anashim (אנשים) eran Ieoshua (יהושע) y Kalev (כלב).

También vimos la semana pasada que Moisés quería saber si en la tierra de Canaán habían “árboles” y por eso envía “hombres”. Vimos que la guematria de Etzim (עצים) “árboles” es 210:

ע = 70

צ = 90

י = 10

ם = 40

——————-

210

Si calculamos la guematria de Anashim (אנשים), “hombres”, vemos que es 401:

א = 1

נ = 50

ש = 300

י = 10

ם = 40

———–

401

Sumando estos dos números de nuevo obtenemos 611, la guematria la de Torah (תורה).

Si calculamos ahora la guematria de Ieoshua (יהושע) y la de veKalev (כלב) y las sumamos, obtenemos 449:

 

יהושע = 391

כלב = 58

—————

449

Si tomamos ahora el valor numérico de las tres letras siguientes a las tres letras que forman la palabra Shelaj (שלח), tenemos Taf (ת), 400, Mem (מ), 40, Tet (ט), 9, o sea de nuevo 449.

Pero lo más sorprendente lo descubrimos ya esta semana (http://wp.me/p2Xmky-q4) cuando el Zohar (parashat Shelaj) nos dice que en realidad Moisés envió a los espías para ver si en la Tierra se encontraba el Árbol de Vida, el Etz Jaiim (עץ החיים).

Si calculamos la guematria de esta expresión obtenemos 233:

 

עץ = 160

החיים = 73

————-

233

 

Si calculamos ahora la guematria Atbash de Merraguel (מרגל), “espía”, obtenemos también 233:

מ = 10

ר = 3

ג = 200

ל = 20

———-

233

 

JULI PERADEJORDI

BUSCANDO EL ÁRBOL DE VIDA

230px-Jericho_-_Hisham's_Palace_mosaic3

La parashah Shelaj (שלח) comienza por las siguientes palabras en Números (XIII-2):

שלח-לך אנשים

“envíate hombres”

 

Lo primero que llama la atención es que el texto no diga “envía hombres”, sino “envíate hombres”. ¿De qué hombres estamos hablando? El texto nos lo dirá enseguida: de espías.

El Baal haTurim nos enseña cuál ha de ser la característica principal de estos hombres: han de ser sabios, Jajamim (חכםים).

Esta gran sabio se apoya en que las letras finales de la frase que estamos comentando son Jet (ח), Jaf (כ) y Mem (מ) y forman la palabra Jajam (חכם), “sabio”.

Comentando esta parashah, el Zohar nos enseña:

“La primera instrucción que Moisés dio a los espías fue que averiguaran “si había ahí árboles, o no”.”

¿Por qué este interés por los árboles? ¿Acaso Moisés ignoraba que habían árboles? La guematria de Etzim (עצים) “árboles” es 210. Se trata de los años en los que el pueblo de Israel estuvo prisionero en Egipto.

ע = 70

צ = 90

י = 10

ם = 40

———

210

Moisés, nos dirá más adelante el Zohar, sabía perfectamente que habrían árboles en la Tierra, pero él se refería al Árbol de Vida, el Etz Jaiim (עץ חיים). La guematria Sderti u ordinal de Etzim es 68, la misma que la de Jaim (חיים), “Vida”:

ע = 16

צ = 18

י = 10

ם = 24

———-

68

ח = 8

י = 10

י = 10

ם = 40

———–

68

Si el Etz Jaiim (עץ חיים) estaba en la tierra a la que envió a los espías, Moisés entraría en ella; si no estaba no entraría. Sabemos que Moisés no entró en la Tierra Prometida.

JULI PERADEJORDI

DIOS CREE EN LA GUEMATRIA

 

abellas

Si esta afirmación no procediera de un gran sabio como es el Rav Ginsburgh, no nos atreveríamos a escribir y mucho menos a publicar las siguientes reflexiones; pero, como veremos, en la guematria de estas palabras se esconde un verdadero néctar.

Nos cuenta el Talmud (Jaguigah 14b) que en el siglo II, cuatro grandes sabios se consagraron al estudio esotérico de la Torah logrando entrar en el Pardes, o sea penetrando sus secretos. Se trataba de Rabí Akiba, ben Zoma, ben Assai y Ajer.

A raíz de esto, Ben Zoma se volvió loco, y sobre él el texto dice (Proverbios XXV-16):

דבש מצאת, אכל דיך: פן-תשבענו, והקאתו

“¿Encontraste miel? Come lo suficiente no sea que te hartes de ella y la vomites”.

¿De qué miel nos están hablando?

Comentando la clásica equivalencia guemátrica entre Arur Haman (ארור המן), “maldito sea Haman” y, Baruj Mordejai, (ברוך מרדכי) “bendito sea Mordejai”,502, el Rav Ginsburgh nos descubre algo tan sorprendente como que:

אלהים מאמין בגימטריא

“Dios cree en la guematria”.

Calculando el valor numérico de esta frase vemos que, efectivamente, también suma 502:

אלהים = 86

מאמין = 141

בגימטריא = 265

—————–

502

Pero, ¿qué más nos enseña este número?

En primer lugar que “ésta es una gran verdad” y “un bien del cielo”, en hebreo Zo Emet Gdolah (זו אמת גדולה), y Tov Min haShamaim (טוב מן השמים), expresiones cuya guematria también es 502:

זו = 13

אמת = 441

גדולה = 48

————-

502

טוב = 17

מן = 90

השמים = 395

—————

502

Pero sobre todo que nos hallamos ante un verdadero néctar, ya que la Guematria de KeTzuf Dvash (כצוף דבש), “como néctar de miel” es también 502:

כצוף = 196

דבש = 306

————

502

Podríamos seguir con estas sorprendentes guematrias, pero no queremos que nos suceda como a Ben Zoma. Degustémoslas poco a poco, semanalmente, dejando que vayan impregnando de luz nuestras neshamoth, ya que las guematrias pueden, como ya vimos (http://wp.me/p2Xmky-nr) desvelarnos los 70 rostros de la Torah.

JULI PERADEJORDI

 

EL QUE QUIERA VOLVERSE SABIO

-Wisdom-

Afirma la sabiduría popular que si alguien quiere volverse sabio, primero ha de volverse loco. Sorprendente. Sin embargo el Talmud (Baba Batra 25b) nos enseña algo más sorprendente aún: “el que quiera volverse sabio que se vuelva hacia el Sur”.

Según el cabalista Eliahu de Vidas, el sentido de esta declaración es que aquel que quiera merecer que se le conceda el rasgo de Jojmá (חכמה) “sabiduría”, tiene que adquirir primero los rasgos que se asocian con Jesed (חסד), “bondad”, que lleva el nombre de “Sur”, porque Jesed es la morada de la Jojmá “sabiduría”.

La guematria también nos enseña que la Jojmá (חכמה) “sabiduría”,viene después de la Jesed (חסד), “bondad”.

Si calculamos la guematria de Jesed (חסד), “bondad”, obtenemos 72. Si calculamos la de Jojmá (חכמה) obtenemos 73, o sea numéricamente Jojmá (חכמה) va después de Jesed (חסד), “bondad”.

ח = 8

כ = 20

מ = 40

ה = 5

————

73

ח = 8

ס = 60

ד = 4

————

72

JULI PERADEJORDI