SALIRSE DEL DESTINO GRACIAS AL SHEMAH

beyondthesky1

La guematria de Lej Lejá (לך לך), no ha pasado desapercibida a los comentaristas clásicos: es una de las más interesantes. Veremos a continuación algunas de las interpretaciones que nos regalan y aventuraremos una nueva: Abraham tiene que hacer Lej Lejá (לך לך) para llegar al Shemah:

La parashah Lej Lejá (לך לך), comienza así:

ויאמר יהוה אל-אברם, לך-לך מארצך וממולדתך ומבית אביך, אל-הארץ, אשר אראך.

ואעשך, לגוי גדול

“IHWH le dijo a Abram: «Vete de tu tierra, de tus familiares y de la casa de tu padre, a la tierra que he de mostrarte. Y haré de ti una gran nación…”.

El sabio Baal ha Turim comienza su comentario a esta parashah diciéndonos:

“Dios se refiere a Abraham diciéndole “cuando tengas 100 años, lo cual corresponde a la guematria de Lej Lejá (לך לך), realizaré la promesa “Y haré de ti una gran nación” porque Isaac nacerá de ti”.

Otra explicación que también nos ha llegado de este sabio es que:

“Dios se refiere a Abraham porque “Desde que dejó su patria, te otorgaré 100 años más que corresponden a la guematria de Lej Lejá (לך לך),. porque Abraham se fue de Jarán a la edad de 75 años y el total de sus años fue 175”.

Literalmente Lej Lejá (לך לך) significa “ve hacia ti”. Dios le está sugiriendo a Abraham la introspección, el ir hacia su propia esencia. ¿Para qué?

Para que una el Cielo con la Tierra o, si lo preferimos lo alto con lo bajo.

Como han señalado múltiples comentaristas la letra Lamed (ל) es la letra que más se eleva del alfabeto, la que llega más arriba, y la letra Jaf Sofit (ך), la que más se hunde, la que llega más abajo.

Veamos ahora qué nos enseña la guematria de las vocales.

Como ya vimos (https://elzoharesplendor.wordpress.com/2014/03/18/la-guematria-de-las-vocales/) Un caso clásico de guematria de las vocales, que varios cabalistas han utilizado, es precisamente el de Lej Leja (לֶךְ-לְךָ):

Segol (ֶ) = 30

Shvah (ְ) = 20

Shvah (ְ) = 20

Kamats   (ָ ) = 16

———————————————-

86

Los sabios nos han enseñado que 86 era la edad que tenía Abraham cuando tuvo a Ismael. Fue padre por primera vez. Por otra parte, 86 es también la guematria de haTeva (הטבע), “la naturaleza”. Por medio de Lej Leja (לך לך)

Yéndose “de su tierra”, o sea trascendiendo la dimensión de lo natural simbolizada por Ismael (ישמעאל), Abraham fue hacia sí mismo y superó los límites de la naturaleza. Catorce años después tuvo otro hijo, de algún modo “sobrenatural”, que fue Isaac.

Si calculamos la guematria de Ismael (ישמעאל), vemos que es 451 o sea la misma que la de Lej Lejá Meartzejá (לך-לך מארצך), “vete de tu tierra”:

י = 10

ש = 300

מ = 40

ע = 70

א = 1

ל = 30

—————-

451

לך = 100

לך = 100

מארצך = 251

—————-

451

Por otra parte, podemos leer Lej Leja (לך לך) como “ve hacia la Jaf Sofit (ך)”. A esta letra se le asigno el valor de 20 pero también el de 500 por el hecho de ser Sofit o final. Si a 451 le añadimos 500 obtenemos 951, que es la guematria de Shemah Israel (שמע ישראל)

שמע = 410

ישראל = 541

————-

951

A través de Lej Leja (לך לך) Abraham no sólo abandona lo terrestre sino que llega al Shemah. Como nos enseña Rashi, salió de su destino astrológico, representado por Elohim. Si recordamos el texto del Shemah vemos que es Shemah Israel Adonai (שמע, ישׂראל: יהוה, de este modo llegando aquí Abraham escucha directamente al Tetragrama, sin intermediarios.

 

JULI PERADEJORDI

Anuncios

MÁS SOBRE EL DILUVIO

diluviouniversal

Me ha sorprendido gratamente el número de mails que me han llegado a mi correo personal aplaudiendo el Shabbat Shalom de la semana pasada (http://wp.me/p2Xmky-s5) donde asociaba, apoyándome en la guematria y en los comentaristas, el diluvio, Mabul (מבול) y el latrocinio.

A algunos les ha sorprendido el ejemplo del ladrón de bolsos, prototipo de una penosa cleptomanía de salón, como si adivinaran a quién me estaba refiriendo. A otros les llamó la atención que el hecho de apropiarse de lo ajeno provocara catástrofes del calibre de un diluvio.

Comentando Levítico (V-23):

והיה, כי-יחטא ואשם-והשיב את-הגזלה אשר גזל

“Cuando peque y se haga culpable, devolverá el objeto robado…”.

Rabbí Iosi nos recordará en el Zohar (III 14b) el versículo de Isaías (LIV-9) que, en parte, también citamos en el Shabbat Shalom:

כי-מי נח, זאת לי, אשר נשבעתי מעבר מי-נח עוד, על-הארץ

“Porque esto me será como las aguas de Noé, cuando juré que nunca más las aguas de Noé pasarían sobre la tierra…”.

Rabbi Iosi reconocerá que “este versículo es difícil” y nos señalará una curiosidad: se lee (y se suele traducir) “porque esto” cuando en realidad debería leerse y traducirse “porque ésta”, Zoth.

La explicación que más adelante nos dará es que Zoth (זאת) se refiere al pacto, según se desprende de Isaías (LXIX-21). Y de los tres pactos entre Dios e Israel el de Noé fue el primero.

Pero hay más, la guematria atbash de haGuezelah (הגזלה), “el objeto robado” es 470. Si le añadimos 1 por el kollel, obtenemos 471 que es la guematria atbash de Zoth (זאת):

ה = 90

ג = 200

ז = 70

ל = 20

ה = 90

———–

470

ז = 70

א = 400

ת = 1

————

471

El que necesita robar, por cleptomanía o porque es su medio de “ganarse” la vida, está en realidad renegando de la providencia divina. Está deseando lo que no le está destinado y, al mismo tiempo, despreciando lo que Dios le da. No confía en Dios, únicamente confía en su astucia. Como vimos en un Shabbat Shalom anterior (http://wp.me/p2Xmky-p8), el ladrón puede compararse con la serpiente. Como también podemos leer en el Zohar:

“¿Por qué Noé, que era un hombre justo, no hizo desaparecer la muerte del mundo? La razón es que la escoria de la serpiente aún no había sido apartada del mundo”.

Por eso se dice que ese tipo de personajes es escoria.

 

 

JULI PERADEJORDI

PROTÉGETE DE LOS DILUVIOS

arcaDILUVIANA

En un momento en el que la corrupción está extendida en todas las capas de la sociedad y tanto los dirigentes como algunas personas presuntamente religiosas se dedican a esquilmar a sus congéneres cual verdaderos depredadores, será interesante recordar la parashah Noaj.

 

En la Torah nos encontramos con dos grandes momentos en los que predomina la corrupción: el diluvio y el becerro de oro. El primero evoca el robo mientras que el segundo la adoración del vil metal o sea la obsesión por el dinero. Ambos temas están muy relacionados como veremos a continuación.

Si calculamos la guematria de haEguel (העגל) “el becerro” descubrimos que es 108:

ה = 5

ע = 70

ג = 3

ל = 30

———–

108

 

En la parashah de Noaj, concretamente en Génesis (VI-11) leemos que:

ותשחת הארץ, לפני האלהים; ותמלא הארץ, חמס

“La tierra se había vuelto corrupta delante de Elohim; y se había llenado la tierra de iniquidad”.

La palabra que se suele traducir como iniquidad, Jamas (חמס) quiere decir también “robo con violencia”.

Hay muchas maneras de robar con violencia. Una de ellas es, por ejemplo, estirar de un bolso. Muchos ladrones manifiestan una sospechosa atracción por los bolsos de mujer. Los sustraen en los hoteles, en los restaurantes, etc. Pero existe otro tipo de violencia que es la mental y algunos delincuentes dotados de lo que se llama un “pico de oro” son verdaderos engatusadores que dominan técnicas de convicción, capaces de robar a sus víctimas sin que éstas se sientan robadas. Incluso algunas se sienten agradecidas. Es el caso de muchos gurús o falsos maestros.

Pero veamos la relación que nos brinda la guematria entre el diluvio y la iniquidad, Jamas (חמס).

ח = 8

מ = 40

ס = 60

———

108

Comentando el Salmo (XXIX-10), los cabalistas relacionan Mabul (מבול), “diluvio” con “para mí como Noé”, expresión que encontramos en Isaías (LIV-9).

Veamos el Salmo:

יהוה, למבול ישב

“IHWH preside el diluvio”.

“El diluvio” o, “a el diluvio” se dice en hebreo LeMabul (למבול). La guematria de esta palabra es también 108:

ל = 30

מ = 40

ב = 2

ו = 6

ל = 30

———-

108

y en Isaías (LIV-9):

כי-מי נח, זאת לי

“Porque esto será para mí como Noé…”.

Si calculamos la guematria de la expresión Mi Noaj (מי נח), descubrimos que también es 108:

מי = 50

נח = 58

———–

108

Cuidémonos de aquellos personajes que hablan muy bien, que desbordan simpatía, que explican magistralmente la Torah pero no la aplican en sus vidas y lo único que buscan es el lucro. Son peores que un diluvio.

 

JULI PERADEJORDI

LAS PALABRAS DE TORAH SON PALABRAS DE SABIDURÍA

bereshit

Todos sabemos que la Torah comienza por la palabra Bereshit (בראשית ברא אלהים) que significa, más o menos, “en el principio”.

Es la primera palabra de la Torah.

¿A partir de cuándo podemos hablar de “palabras”, en plural, de la Torah?

Si duda podemos hacerlo a partir de la segunda palabra, Barah (ברא), “creó”.

Así tenemos que el texto comienza por la expresión Bereshit Barah (בראשית ברא), “en el principio creó”.

Si calculamos la guematria de esta expresión, vemos que es 1116:

בראשית = 913

ברא = 203

——————

1116

 

Este número es también la guematria de la expresión Divrei Torah Divrei Jojmah (דברי תורה דברי חכמה), “las palabras de Torah son palabras de sabiduría”.

דברי = 216

תורה = 611

דברי = 216

חכמה = 73

—————

1116

Y si esto no nos convence calculemos ahora la guematria de la segunda y la tercera palabras de la Torah, Barah Elohim (ברא אלהים):

ברא = 203

אלהים = 86

————–

289

Se trata de la guematria de Divrei Jojmah (דברי חכמה):

ברי = 216

חכמה = 73

————

289

Y si aún no estamos convencidos calculemos ahora la guematria de Bereshit Barah Elohim (בראשית ברא אלהים), las tres primeras palabras de la Torah:

בראשית = 913

ברא = 203

אלהים = 86

—————

1202

 

Se trata de la guematria de (תורה) Torah, 611, sumada a la de Nebiim (נביאים), “profetas”, 888, y a la de Ketubim (כתובים), “escritos”, 478, los tres libros que componen el Tanaj.

 

תורה = 611

נביאים = 113

כתובים = 478

—————–

1202

 

JULI PERADEJORDI

LA FIESTA DE LA FELICIDAD

 

sukkah

La fiesta de Sukkot (סכת) aparece prefigurada en la Torah en varias ocasiones, particularmente en el libro del Éxodo (XII-13, XXXVIII-26 etc.). Sin embargo los cabalistas ven una clara alusión a ella en el relato de la creación, que va de Génesis I-1 a Génesis II-5.

¿En qué se apoyan para realizar una afirmación tan aventurada?

Obviamente, en la guematria.

Los Sabios han hecho un recuento de las palabras que aparecen en el relato de la creación y han visto que son exactamente 480 palabras. Se trata de la guematria Raguil de Sukkot (סכת):

ס = 60

כ = 20

ת = 400

———–

480

Comentando Cantar de los Cantares (I-12), el Zohar nos enseña:

עד-שהמלך, במסבו, נרדי, נתן ריחו

“Mientras el rey estaba sentado en su diván, mi nardo proyectaba su fragancia…”.

Versículo que el Zohar (I-30 a) comentará así:

“Se trata del Rey inferior que creó el mundo en lo bajo según la forma de lo Alto, y que hace elevar el buen aroma supremo con el fin de regir, actuar y expresar su poder, y rige e ilumina en este mundo con la luz sublime. De dos modos fue creado el mundo, con la derecha y con la izquierda”.

De nuevo una alusión al misterio de la obra de la creación. Si a la guematria Raguil de Sukkot (סכת), 480, le añadimos 1 por el Kollel, obtenemos 481. Se trata de la guematria Raguil de Yamin (ימין), “derecha” sumada a la de Smol (שמאל), “izquierda”:

ימין = 110

שמאל = 371

————–

481

Pero los cabalistas van más lejos y relacionan la fiesta de Sukkot (סכת) con Isher (אשר) “felicidad”.

Si calculamos la guematria interna de esta palabra obtenemos:

 א) ל פ = 110

 ש) י נ = 60

 ר) י ש = 310

——————-

480

Así, la interioridad de la felicidad está en resonancia con Sukkot (סכת) por lo que podemos calificar a esta fiesta como Fiesta de la Felicidad o, si preferimos las palabras de Deuteronomio (XVI- 13 a 15), de la Alegría:

“Celebrarás la fiesta de Sukkot para ti durante siete días, cuando recolectes de tu granero y de tu bodega. Te alegrarás en tu fiesta, tú, tu hijo, tu hija, tu esclavo, tu sirvienta, el levita, el prosélito, el huérfano y la viuda que están en tus ciudades. Durante siete días celebrarás a El Eterno, tu Dios, en el lugar que ha de elegir El Eterno, pues El Eterno, tu Dios, te habrá bendecido en toda tu cosecha y en todas las obras de tus manos, y estarás completamente feliz”.

 

 

JULI PERADEJORDI

¿CUANDO FUE CREADO EL MUNDO?

llum

Al principio de su comentario a la Torah, el sabio Baal haTurim nos ofrece varias interpretaciones de la palabra Bereshit (בראשית). Vamos a comentar dos de ellas, que nos parecen particularmente deliciosas:

Bereshit (בראשית): podemos ordenar las letras comoא בתשרי , el primero de Tishrei, la fecha en la que fue creado el mundo.

Esta idea, que ya aparece en los Tikkunei haZohar (35), que nos ofrecen numerosos comentarios de Bereshit (בראשית). Curiosamente la palabra acadia Tashritu, de donde procede Tishrei, significa “principio”. En el Talmud (Rosh haShannah 11a y 11b) aparecen dos opiniones, la de rabbí Eliezer que sostiene que el mundo fue creado el primero de Tishrei y la rabbí Ieoshuah que defiende que fue creado el 25 de Elul.

Otro comentario ordena las letras como ירא שבת, (literalmente “temerás” u “honrarás” el Shabbat) porque el mundo fue creado para el Shabbat.

Pero quizá lo más sorprendente sea la guematria Raguil de Bereshit Barah (בראשית ברא), 1116, que es, como nos enseña el Baal haTurim, la misma que la de BeRosh haShannah Nibra (בראש השנה נברא), el mundo fue creado en Rosh haShannah.

בראשית = 913

ברא = 203

——————–

1116

בראש = 503

השנה = 360

נברא = 253

——————

1116

Esta guematria nos hace coincidir con rabbí Eliezer en que el mundo fue creado el primero de Tishrei.

 

JULI PERADEJORDI