LA FIESTA DE LA FELICIDAD

 

sukkah

La fiesta de Sukkot (סכת) aparece prefigurada en la Torah en varias ocasiones, particularmente en el libro del Éxodo (XII-13, XXXVIII-26 etc.). Sin embargo los cabalistas ven una clara alusión a ella en el relato de la creación, que va de Génesis I-1 a Génesis II-5.

¿En qué se apoyan para realizar una afirmación tan aventurada?

Obviamente, en la guematria.

Los Sabios han hecho un recuento de las palabras que aparecen en el relato de la creación y han visto que son exactamente 480 palabras. Se trata de la guematria Raguil de Sukkot (סכת):

ס = 60

כ = 20

ת = 400

———–

480

Comentando Cantar de los Cantares (I-12), el Zohar nos enseña:

עד-שהמלך, במסבו, נרדי, נתן ריחו

“Mientras el rey estaba sentado en su diván, mi nardo proyectaba su fragancia…”.

Versículo que el Zohar (I-30 a) comentará así:

“Se trata del Rey inferior que creó el mundo en lo bajo según la forma de lo Alto, y que hace elevar el buen aroma supremo con el fin de regir, actuar y expresar su poder, y rige e ilumina en este mundo con la luz sublime. De dos modos fue creado el mundo, con la derecha y con la izquierda”.

De nuevo una alusión al misterio de la obra de la creación. Si a la guematria Raguil de Sukkot (סכת), 480, le añadimos 1 por el Kollel, obtenemos 481. Se trata de la guematria Raguil de Yamin (ימין), “derecha” sumada a la de Smol (שמאל), “izquierda”:

ימין = 110

שמאל = 371

————–

481

Pero los cabalistas van más lejos y relacionan la fiesta de Sukkot (סכת) con Isher (אשר) “felicidad”.

Si calculamos la guematria interna de esta palabra obtenemos:

 א) ל פ = 110

 ש) י נ = 60

 ר) י ש = 310

——————-

480

Así, la interioridad de la felicidad está en resonancia con Sukkot (סכת) por lo que podemos calificar a esta fiesta como Fiesta de la Felicidad o, si preferimos las palabras de Deuteronomio (XVI- 13 a 15), de la Alegría:

“Celebrarás la fiesta de Sukkot para ti durante siete días, cuando recolectes de tu granero y de tu bodega. Te alegrarás en tu fiesta, tú, tu hijo, tu hija, tu esclavo, tu sirvienta, el levita, el prosélito, el huérfano y la viuda que están en tus ciudades. Durante siete días celebrarás a El Eterno, tu Dios, en el lugar que ha de elegir El Eterno, pues El Eterno, tu Dios, te habrá bendecido en toda tu cosecha y en todas las obras de tus manos, y estarás completamente feliz”.

 

 

JULI PERADEJORDI

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s