JANUKAH Y LA TORAH

januka3

Afirman los cabalistas que la festividad de Janukah corresponde a toda la Torah. ¿En qué se basan? En la guematria y el notarikon de una conocida expresión que nos enseña que las velas hay que encenderlas en el exterior de la casa.

Esta idea está sugerida por un conocido notarikon de la palabra Janukah (חנוכה). Tomando las iniciales de las 5 letras que componen la expresión, tenemos:

חוץ נדליקם וזמנם כל הלילה

Si calculamos la guematria de esta expresión obtenemos 611, la guematria de Torah (תורה):

Jet (ח) : Jutz (חוץ) “fuera”, 104.
Nun (נ) : Nadlikam (נדליקם) “hay que encenderlas”, 234.
Vav (ו) : Uzmanam (וזמנם) “y su tiempo”, 143.
Caf (כ) : Kol (כל) “toda”, 50.
He (ה) : Halaila (הלילה) “la noche”, 80.

104 + 234 + 143 + 50 + 80 = 611

Se trata de la guematria de Torah:

ת = 400

ו = 6

ר = 200

ה = 5

————

611

 

De este modo, encender las velas de Janukah es como encender esa Torah que todos tenemos dentro, en ese templo que es nuestro corazón, poco a poco, una detrás de otra, añadiendo cada día un poquito más de luz.

 

JULI PERADEJORDI

Anuncios

JANUKAH Y LA CEBRA

zebra

Si alguien se atreviera a relacionar la festividad de Janukah con un animal tan simpático como es la cebra, lo tacharían de loco. A la luz de la guematria quizá no lo sea tanto…

Cuando calculamos la guematria de Zebra (זברה) vemos que es 214, un número que aparentemente no tiene nada que ver con 89, la guematria de Janukah (חנוכה). Sin embargo no es así.

Si multiplicamos la guematria de Janukah (חנוכה), 89 por 2, obtenemos 178 y si le añadimos 36 por las 36 veces que se encienden las velas al cabo de 8 días obtenemos 214, la guematria de Zebra (זברה).

ז = 7

ב = 2

ר = 200

ה = 5

———–

214

ח = 8

נ = 50

ו = 6

כ = 20

ה = 5

—————-

89

89 x 2 = 178

178 + 36 = 214

JULI PERADEJORDI

JANUKAH Y LOS 36 JUSTOS

hanukkah

Comienza Janukah, la festividad en la que se encienden exactamente 36 velas. ¿Cómo es esto si la Janukiah tiene sólo 9 brazos? ¿A qué alude el número 36?

 

Existen muchísimas interpretaciones. La primera de ellas nos enseña que si multiplicamos el número 9, por los 9 brazos, por 4, por las 4 letras del Tetragrama, obtenemos exactamente 36. Ingenioso… Pero hay una explicación acaso más interesante.

El primer día encendemos una luz. El segundo dos luces, la del día anterior y la de ese día. El tercero tres luces, las de los días anteriores y las de ese día. Así llegamos al octavo día en el que encendemos 8 luces. Si sumamos 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7 y 8, obtenemos 36.

Como escribe Gershom Scholem en su libro La Cábala y su simbolismo, “según una vieja tradición de la época talmúdica, en cada generación hay 36 justos de los que depende la existencia del mundo. (…) Nadie sabe, nadie puede saber quiénes son en realidad esos santos de los que depende la existencia del mundo”.

¿Cómo han llegado los sabios a este número? Apoyándose en los Lo Tzadikim (לו צדקים) los 36 justos de los que nos habla el Talmud (Sanhedrín 37 b). Si calculamos la guematria de esta expresión, obtenemos 280:

לו = 36

צדקים = 244

—————-

280

 

Curiosamente este número es también la guematria de Or haJaiim, la luz de la vida (אור החיים)

 

אור = 207

החיים = 73

—————–

280

 

De este modo vemos que, aunque estén ocultos a los ojos de los mortales, estos 36 justos son Or haJaiim, la luz de la vida (אור החיים) .

 

JULI PERADEJORDI

Y SE SENTÓ JACOB

puits-de-jacob-

La parashah Vaieshev comienza diciéndonos que Jacob se sentó o, si lo preferimos, se asentó, en la tierra donde vivió su padre. Esta frase nos va a regalar una de las guematrias más famosas de todas las que ha comentado el Baal haTurim.

 

Veamos cómo comienza la parashah (Génesis XXXVII-1):

וישב יעקב, בארץ מגורי אביו-בארץ, כנען

“Y se sentó Jacob en la tierra donde vivió su padre, en la tierra de Canaán”.

El sabio Baal haTurim inicia su comentario a esta parashah diciéndonos que la guematria de Vaieshev Jacob beEretz Megurei Abiu (ישב יעקב, בארץ מגורי אביו), es 1071.

וישב = 318

יעקב = 182

בארץ = 293

מגורי = 259

אביו = 19

——————

1071

¿Por qué es tan importante este número? Para algunos comentaristas porque ratifica que Isaac su padre ascendió a Beer Sheva. Y curiosamente Jacob también salió de allí para dirigirse a Canaán.

Leemos en Génesis (XXVI-23) Vaiaal Misham Beer Sheva:

ויעל משם, באר שבע

“De allí ascendió a Beersheba”.

Si calculamos la guematria de esta frase, de nuevo obtenemos 1071:

ויעל = 116

משם = 380

באר = 203

שבע = 372

—————-

1071

Pero hay un sentido más oculto. “Y se sentó Jacob en la tierra donde vivió su padre” hace alusión a algo muy bueno. Sabemos que “bueno” en hebreo se dice Tov (טוב), guematria 17, y que el número secreto del 17  es 153 (Obtenido a base de sumar 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16 y 17). Si 17 es bueno, 153 es bueno en su grado máximo. Por otra parte, la guematria Katan o reducida de Beer Sheva es 17.

Cuando multiplicamos 153 por 7 (Beer Sheva significa 7 pozos), obtenemos exactamente 1071.

 

 

JULI PERADEJORDI

JACOB Y LOS EXILIOS

jacob-leah-rachel

Cuando Jacob va a Jarán y empieza a trabajar para su suegro Labán, vivirá en cierto modo un exilio, un verdadero cautiverio que prefigura los demás exilios que habrá de vivir Israel. Veamos cómo el sabio Baal haTurim lo deduce, a partir de la palabra Atah (עתה) tomada de Génesis (XXXII-5).

Decíamos en un post anterior (http://wp.me/p2Xmky-rC) que “el exilio nos instruye”. Y efectivamente del exilio de Egipto el pueblo de Israel se llevó riquezas y conocimientos, y del de Babilonia sabiduría. Veamos el pasaje de Génesis que hemos mencionado en la entrada:

ויצו אתם, לאמר, כה תאמרון, לאדני לעשו: כה אמר, עבדך יעקב, עם-לבן גרתי, ואחר עד-עתה.

“Y les ordenó, diciendo: «Así diréis: a mi señor, a Esaú así dijo tu sirviente Jacob: he habitado junto a Labán y he permanecido allí hasta ahora”.

עתה

 

La letra Ayin (ע), cuya guematria es 70, corresponde a los 70 años del exilio de Babilonia ya que los sabios asocian este versículo con Jeremías (XXIX-10):

 

כי-כה, אמר יהוה, כי לפי מלאת לבבל שבעים שנה, אפקד אתכם

“Porque así dijo IHWH: cuando en Babilonia se cumplan los setenta años,

yo os visitaré…”.

 

La letra Taf (ת), cuya guematria es 400, alude a los 400 años decretados de exilio en Egipto (Génesis XV-13):

ויאמר לאברם, ידע תדע כי-גר יהיה זרעך בארץ לא להם, ועבדום, וענו אתם-ארבע מאות, שׁנה

“Y le dijo a Abram: “Sabrás con certeza que tus descendientes serán extraños en una tierra que no es la suya y los esclavizarán y los afligirán cuatrocientos años”.

 

La letra He (ה), cuyo valor numérico es 5 alude a los 5 milenios que habrán de transcurrir desde el exilio en Egipto y la venida del Mashiaj.

Pero hay aún más, la guematria de Atah (עתה) es la misma que la de haAshek (העשק), “la opresión”.

ע = 70

ת = 400

ה = 5

———–

475

ה = 5

ע = 70

ש = 300

ק = 100

————

475

 

JULI PERADEJORDI

 

UNA ESCALERA DE ENSUEÑO

escalablake

Muchos son los comentarios a Génesis (XXVIII-12) en el que se narra la historia de la famosa escalera de Jacob. Vamos a centrarnos en el de un gran sabio francés, Manitou, que nos propone una lectura diferente.

 

El texto de Génesis dice:

ויחלם, והנה סלם

“Y soñó, y he aquí una escalera…”.

Manitou comenta:

“Porque Jacob es capaz de soñar, se alza una escalera entre la tierra y los Cielos. Esta escalera no estaba en el sueño sino en la realidad del mundo. La comunicación entre el cielo y la tierra sólo es permitida a aquellos capaces de soñar. Esta comunicación, según todas als fuentes de interpretación, es la oración en el sentido del hombre a Dios, y la revelación en el sentido de Dios al hombre. En ambos casos se trata de la voz…”.

Una de las guematrias más famosas es precisamente la de Sulam (סולם), escrita esta vez con Vav (ו), “escalera”, 136 que coincide con la de Kol (קול), “voz”:

ס = 60

ו = 6

ל = 30

ם = 40

————

136

ק = 100

ו = 6

ל = 30

————

136

Si nos fijamos en esta última palabra, vemos una letra Kof (ק) que va desde lo más bajo, desde lo más profundo, pasando por una letra Vav (ו), que tradicionalmente representa al hombre, para llegar a una Lamed (ל) que se dirige hacia arriba. Así, Kol (קול) “voz”, es la oración que hace ascender por la escalera hacia arriba el contenido del corazón del hombre.

 

JULI PERADEJORDI