SEXUALIDAD SAGRADA Y SEXUALIDAD PROFANA

Joseph

Los cabalistas asocian a Iosef con la sefirah de Iesod, que corresponde a la sexualidad, pero no se trata de la sexualidad profana, sino de la sagrada. En la parashah de esta semana podemos encontrar una curiosa alusión al tema.

Cuando se habla de Iosef (יוסף) o de Iosef haTzadik (יוסף הצדיק), “José el Justo”, se está aludiendo a la sefirah de Iesod (יסוד), que corresponde a la sexualidad. Pero no se trata de la sexualidad animal y profana, como la que buscaba la mujer de Putifar, sino de otra utilización de esta misma fuerza. En su tratado sobre La dulce luz, el Ramak explicaba que:

“Todos los misterios de la Torah se encuentran en Iesod, que representa a la letra Iod (י) de la Alianza ligada con el Sod (סוד)”.

 

El Sod (סוד), el secreto, es el cuarto nivel de significado de la Torah, el más profundo, el cabalístico. A propósito del Tzadik, el justo, el libro de Proverbios (X-25) nos enseñaba que:

. וצדיק, יסוד עולם

“Y el justo es el fundamento del mundo”

La palabra que se utiliza para decir “fundamento” es Iesod (יסוד), por lo que podemos leer “el justo es Iesod”. Por otra parte, los Tikkunei haZohar (Tikkún 70) nos enseñan que:

“…el órgano reproductor es Iesod, símbolo del pacto sagrado, y Maljut es la Shekinah”.

Veamos qué dice Jacob en Génesis (XXXVI-6), en la parashah de esta semana:

ויהי-לי שור וחמור

“Tengo toro y asno…”.

¿Qué importancia tiene que nuestro patriarca, que tenía miles de animales, recalque que “tiene toro y asno”? El sabio Baal haTurim nos brinda una enseñanza extraordinariamente sutil cuando constata que la guematria de Shor (שור), “toro”, 506, es la misma que la de Keren Iosef (קרן יוסף), “cuerno de José”. Cuando se habla de Shor (שור), “toro”, se está hablando de Iosef (יוסף).

ש = 300

ו = 6

ר = 200

———–

506

קרן = 350

יוסף = 156

————

506

Por otra parte, este gran cabalista asocia este versículo con Deuteronomio (XV-22):

תאכלנו-הטמא והטהור יחדו, כצבי וכאיל

“…lo comerán el impuro como el puro, como se come una gacela o un ciervo..:”

Con gran sutileza se está aludiendo, como ya apuntamos, a dos tipos de sexualidad, una Kaddosh, que es pura, que podemos llamar “toro” y una Tumah, que es impura, que podemos llamar “asno”. La primera la encontramos aludida en la palabra Tahor (טהור), “puro” y la segunda en Tameh (טמא), “impuro”.

El asno del versículo de Génesis (XXXII-6) corresponde a la sexualidad animal e impura (recordemos el episodio de Bilam con su asno) mientras que el toro, que corresponde a Iosef haTzadik, se puede relacionar con la pura. El primer animal no es kosher mientras que el segundo sí.

De alguna manera Iosef rechazó una experiencia exterior con la mujer de Putifar para tener una experiencia interior consigo mismo. La guematria de Esnat (אסנת), el nombre de su esposa, es 511, o sea la misma que la de haShor (השור), “el toro”, animal que, como vimos, representaba a José.

א = 1

ס = 60

נ = 50

ת = 400

————

511

ה = 5

ש = 300

ו = 6

ר = 200

————

511

JULI PERADEJORDI

 

Anuncios

UNA ESCALERA MUY ESPECIAL

roue de fortune

En la parashah Vaietzé (Génesis XXVIII-10 a XXXII-2) aparece el famoso sueño de Jacob en el que el patriarca tiene la visión de una escalera que une al cielo con la tierra. ¿Cómo puede ser? ¿A qué se refiere la palabra Sulam (סלם)?

Si bien en el texto de esta parashah la palabra Sulam (סלם) está escrita sin la letra Vav (ו), el sabio Baal haTurim explica que normalmente se escribe con Vav (סולם) y que su guematria es 136 y equivale a la de Mamon (ממון), “dinero” y Oni (עוני), “pobreza”.

Nos hallamos, pues, ante una idea muy precisa: la alternancia de la pobreza y la fortuna. Ambas palabras tiene la misma guematria, pero se refieren a dos situaciones vitales opuestas. En los Pirke de Rabbí Eliezer (cap. 35) Rabí Levi enseñó que según Génesis (28-10 a 15) Dios le mostró a Jacob una escalera que estaba apoyada en tierra, y cuyo extremo tocaba en el cielo. Y Rabí Levi enseñó que los ángeles que subían y descendían por esta escalera vieron el rostro de Jacob y dijeron que era como el rostro de una de las Jaioth (חיות) que vio Ezequiel (Ezequiel I-5-10) en el Trono de la Gloria. Rabí Levi enseñó que Dios le mostró a Jacob los cuatro reinos, su gobierno y su destrucción.

Este comentario que asocia a Jacob con la rueda de las Jaioth nos lleva a una figura muy conocida en la Europa medieval: la Rueda de la Fortuna.

Sin duda por ello para algunos comentaristas la escalera de Jacob era en realidad una rueda, una especie de noria por la que subían y bajaban ángeles. Los cuatro reinos de la visión de Ezequiel pueden situarse perfectamente en ella, pero quizá el sentido más interesante lo encontremos en otro comentario del Baal haTurim sobre la guematria de Sulam (סולם). Para este gran sabio 136 es también la guematria de Kol (קול), “voz” y se refiere a la oración. Por ello la fortuna que nos sonríe o la pobreza que nos aqueja tengan mucho que ver con nuestras oraciones.

 

JULI PERADEJORDI

 

 

DONDE NO HAY LUZ ESTAMOS MUERTOS

uvas

Leemos al principio de la Torah que Elohim creó las dos grandes luminarias, el Sol y la Luna o, si lo preferimos, lo masculino y lo femenino.

El texto de Génesis (I-16) dice así:

ויעש אלהים, את-שני המארת הגדלים

“E hizo Elohim las dos grandes luminarias…”.

A partir de aquí podemos deducir que la Luna y el Sol no sólo fueron creados en el mismo momento sino que, como por otra parte nos enseña el comentario clásico de Rashi, eran iguales.
Así, en el paraíso, Sol y Luna estaban unidos. Fue su separación lo que provocó la caída y la muerte.
El Zohar (I-16 a) nos enseñará que:

“Y con todo esto es necesario saber que Elohim y IHWH son totalmente Uno, sin separación alguna. Cuando el hombre conozca que todo es Uno y no coloque separación alguna, incluso el «Otro Lado» se retirará del mundo y no influirá abajo. Y éste es el misterio de Génesis (I-15):”

והיו למאורת

“Y serán luminarias…”.

Si nos fijamos en estos dos versículos, que además son consecutivos, veremos que en el primero (Génesis (I-15)) Meoroth (מאורת), “luminarias”, está escrito con una letra Vav (ו) en el centro, mientras que en el segundo (Génesis (I-16)) está escrito sin ella (מארת).
La letra Vav (ו) indica unión, así en el primer caso hay unión mientras que en el segundo no.
Los cabalistas nos enseñan que en el primer caso podemos deconstruir Meoroth (מאורת) en Or (אור), “luz” y Mavet (מות), “muerte”. En el centro de Meoroth (מאורת) nos encontramos con Or (אור), y las letras de esta palabra están unidas y en el orden correcto.

En el segundo caso (מארת), entre la Mem (מ), la primera letra de Mavet (מות) y la Taf (ת), la última, hay dos letras. Cuando estas dos letras “se van” nos encontramos con Met (מת), “muerto”.
De todo ello podemos deducir que donde no hay unión, no hay luz y donde no hay luz estamos muertos.

JULI PERADEJORDI

CUANDO LA MENTIRA SE DISFRAZA

IMG_3148

Una vez me dictaron en sueños un curioso aforismo que he intentado encontrar infructuosamente a través de Google. Fue durante una pesadilla en la que aparecía un personaje al que conocí bien y que disfrazado de judío ortodoxo se dedicó a engañar a diestra y siniestra.

El aforismo en cuestión decía así:

“Cuando la mentira se quiere esconder, se disfraza de verdad”.

Sabemos que la mentira (y el mentiroso) son bien poca cosa. Un sabio al que conocí de joven decía que “qui ment ne pese”, aquel que miente no tiene peso. El mentiroso puede medir casi dos metros y tener una protuberante barriga, pero su alma no pesa nada.

Cuando a 600, la guematria de Sheker (שקר), “mentira” le restamos 441, la guematria de Emeth (אמת), “verdad”, obtenemos 159. Este número se escribe en hebreo Kof (ק), Nun (נ) y Teth (ט), que forman la palabra Kanet (קנט), “ofensivo”, “enojoso”.

ש = 300

ק = 100

ר = 200

———–

600

א = 1

מ = 40

ת = 400

————–

441

Es realmente enojoso tener que aguantar a la mentira, pero lo es más cuando está disfrazada de verdad. Ofende.

JULI PERADEJORDI

TU MUJER ES EL SHABBAT

esav jacob

Que la mujer corresponde al Shabbat es un tema recurrente en la literatura judía, pero también podemos llegar a esta conclusión a partir de la guematria de un pasaje de la parashah Toldoth.

 

 

Encontramos en Abdías (I-18) una curiosa profecía:

 

והיה בית-יעקב אש ובית יוסף להבה, ובית עשו לקש

“Y será la casa de Jacob fuego, y la casa de José llama y la casa de Esaú paja”.

 

El sabio Baal haTurim lo asociará con unas palabras de la parashah de esta semana que dicen (Génesis (XXV-21)):

 

ותהר רבקה אשתו

“Y Rebeca su mujer concibió”

Este maestro de la guematria nos enseña que la guematria de Ishto (אשתו) “su mujer”, es 707 y coincide con la de Kesh veEsh, (קש ואש), “fuego y paja”.

 

א = 1

ש = 300

ת = 400

ו = 6

————–

707

קש = 400

ואש = 307

————-

707

De aquí podemos sacar varias conclusiones. Rebeca concibió a dos hijos uno de los cuales se compararía con el fuego y otro con la paja. Si Jacob es Esh (אש), “fuego”, Esaú es Kesh (קש) “paja”. Estas dos palabras son prácticamente iguales, como lo eran Esaú y Jacob, hermanos gemelos.

En Esh (אש), vemos a la letra Alef (א), que indica unidad, unicidad, pero en Kesh (קש) nos encontramos con la letra Kof (ק). Esta letra sugiere descenso, hundimiento. Jacob aspira a la unidad mientras que Esaú se dirige hacia abajo, hacia lo inferior.

A partir de la palabra Ishto (אשתו), “tu mujer”, podemos llegar a otra conclusión. Se trata de una alusión al Shabbat (שבת) ya que la guematria de haShabbat (השבת), “el Shabbat” es 707:

ה = 5

ש = 300

ב = 2

ת = 400

———–

707

Pero el versículo de Abdías nos invita a una última conclusión. . Sabemos que José es el prototipo del Tzadik, el Justo. La casa de José es llama, o sea da luz y calor, como los Justos que mantienen el mundo. Jacob es el prototipo de la Buena Inclinación y Esaú de la Mala Inclinación. Si Jacob es fuego y Esaú es paja, se deduce fácilmente que cuando el fuego quema a la paja, o sea cuando la Buena Inclinación vence a la Mala Inclinación, nos encontramos con la llama, o se con el Tzadik, con el Justo.

 

 

JULI PERADEJORDI

 

 

LA REENCARNACIÓN DE EVA

La vida de Sarah está cuantificada en la Torah de un modo muy extraño: cien años, veinte años y siete años. Esta aparente anomalía ha dado pie a los sabios a aventurar una explicación harto sorprendente.

El sabio Jacob Abujatzira, maestro de diferentes tipos de guematria, nos propone convertir 100 en 10, 20 en 2 y dejar el 7 como está. Sumando estos tres números (10 + 2 + 7) obtenemos 19, que es la guematria de Javah (חוה), “Eva”. Otros cabalistas nos dirán que Sarah era el Guilgul o sea la reencarnación de Eva.

Los cabalistas interpretan que la matriarca Sarah fuera enterrada en Kiriat Arba como que su vida fue un tikún o reparación del pecado de Eva, que atentaba contra cuatro Nombres de Dios:

 

יהוה = 26

אדני = 65

יה = 15

אהיה = 21

————–

127

 

Efectivamente Arba (ארבע) significa “cuatro”.

Pero va a ser el Arizal quien nos sorprenda con una explicación cabalística de alto nivel:

“100 años por Keter

20 años, 10 por Jojmah y 10 por Binah

7 años por las 7 sefiroth inferiores”.

 

JULI PERADEJORDI

 

 

 

TODO SARAH LO QUE TE DIGA

2984997_Tapestry_Sara

La cábala nos enseña que Abraham era esencialmente un hombre de corazón y que la sefirah a la que corresponde es Hessed, la bondad. Abraham actuaba siempre guiado por su corazón y motivado por la bondad, pero obrar así a veces resulta erróneo o contraproducente. Quizá por eso la Torah (Genesis XXI-12) nos dice:

 

כל אשר תאמר אליך שרה, שמע בקלה

“Todo lo que Sarah te diga, escucha su voz”.

 

El sabio Arizal nos enseña que en realidad Sarah representa a la cabeza. De vez en cuando, además de hacer lo que nos dicta el corazón, es conveniente que escuchemos a nuestra cabeza. Para llegar a esta conclusión el cabalista de Safed asocia la guematria de Sarah (שרה), 505, con la de haRosh (הרוש), 606, o sea 505 + 1 por el kollel.

 

ש = 300

ר = 200

ה = 5

———–

506

ה = 5

ר = 200

ו = 6

ש = 300

———–

506

 

Pero este gran sabio aún va más lejos y asocia a Sarah con el Nombre de Dios Adonai (אדני):

 

א = 1

ד = 4 + 1

נ = 50 + 4 +1

י = 10 + 50 + 4 + 1

——————-

126

 

Añadiendo 1 a este número obtenemos 127, los días de la vida de Sarah.

 

JULI PERADEJORDI