UN BUEN FUTURO

 image

“Cometí la peor de las infidelidades”, escribía el gran poeta y místico argentino de origen libanés Nemer Ibn al Barud, “no he sido fiel a mí mismo”. No sé si fue antes o después, Jorge Luis Borges escribiría “he cometido el peor de los pecados, no he sido feliz”. ¿Qué es la fidelidad? ¿Qué es la felicidad? ¿Qué tienen que ver?

Lo que hicimos en el pasado, lo que hacemos en el presente, condiciona el futuro. Nuestros pensamientos, palabras y actos son como semillas que plantamos y que un día florecerán. Entre la palabra “felicidad” y la palabra “fidelidad” hay una diferencia de apenas una letra. Nuestra felicidad del presente está íntimamente ligada a nuestra fidelidad del pasado. Ser fiel, a uno mismo, a los demás, a unos ideales, a Dios, es una manera de provocar felicidad. En hebreo “fidelidad” se dice Emún (אמון) y la guematria Sderti u ordinal de esta palabra es 45, la misma que la de Adam (אדם), “hombre”:

א = 1

מ = 13

ו = 6

ן = 25

———

45

א = 1

ד = 4

ם = 40

———

45

La fidelidad es la esencia del hombre, es esencial para el hombre.

La felicidad recibe varios nombres en hebreo, y uno de ellos es Osher (אשר):

 

א = 1

ש = 300

ר = 200

———–

501

 

Los sabios cabalistas nos descubren que este número es la guematria de Atid Tov (עתיד טוב), “un buen futuro”.

 

עתיד = 484

טוב = 17

————–

501

Así como la fidelidad conduce a la felicidad, ésta nos lleva a un buen futuro. Escojamos bien. No cometamos el peor de los pecados, sería una lástima, sería un mal futuro.

 

Juli Peradejordi

 

 

Anuncios

ENTRANDO EN LA PAZ

 desert

La vida de los hijos de Israel desde su salida de Egipto fue un auténtico calvario. Fue cualquier cosa menos pacífica. Sólo cuando entraron en el desierto del Sinaí hallaron la paz. Esto es algo que ya encontramos en la guematria del principio de la parashah Bamidbar, “en el desierto”. Entrar en el desierto, en ese lugar donde no hay caminos trillados, donde nos hemos de guiar por el cielo, es entrar en el camino que lleva a esa paz y plenitud conocida como Shalom.

 

La parashah Bamidbar, en el desierto, comienza con las palabras siguientes:

וידבר יהוה אל-משה במדבר סיני, באהל מועד

“Y habló IHWH a Moisés en el desierto del Sinaí, en la tienda de reunión”.

 

Los sabios cabalistas han descubierto que la guematria de Bamidbar Sinai (במדבר סיני) es 378 y corresponde a la de la expresión BeShalom (בשלום), “en paz”, y a partir de esta constatación deducen que el pueblo de Israel sólo conoció la paz a partir del momento en que entraron en el desierto del Sinaí.

במדבר   = 248

סיני = 130

—————-

378

ב = 2

ש = 300

ל = 30

ו = 6

ם = 40

————–

378

Pero hay aún más, si calculamos la guematria de (במדבר סיני, באהל מועד), vemos que es 536, y este número es la guematria Shemi de Shalom (שלום), “paz”:

במדבר = 248

סיני = 130

באהל = 38

מועד = 120

——————

536

ש  = 360

ל = 74

ו = 22

ם = 80

—————

536

 

Pero hay aún más, la guematria Katan o reducida de Bael Moed (באהל מועד), “en la tienda de la reunión”, es 32, como la de Lev (לב), “corazón”.

באהל = 30

ב = 2

———-

32

באהל = 11

21 = מועד

———-

32

 

Entrar en el desierto, en la tienda de reunión, es entrar en la intimidad y la paz del corazón.

 

JULI PERADEJORDI

 

EN LA NOCHE DEL SANTO SHABBAT

shabbat

En la noche del santo Shabbat ocurren muchos misterios. Si recurrimos al valor numérico de la palabra Shabbat (שבת) según las diversas guematrias, descubrimos que la misma palabra encierra varios significados, que nos arrojan luz sobre esos misterios.

 

Comencemos por su guematria Raguil, que nos descubre la íntima relación del Shabbat con la mujer, e incluso con la luz.

ש= 300

ב= 2

ת = 400

———–

702

 

Cuando en Génesis II-23 Adán define a Eva, la mujer, como “hueso de mis huesos y carne de mi carne”, “hueso”, Etzem, vale 200 y “carne”, Basar, vale 502, lo que suma 702.

Si invertimos este número, obtenemos 207, la guematria de Or (אור), “luz”.

Pero cuando calculamos su guematria Sderti u ordinal, obtenemos 45, la guematria de Adam, Adán.

ש= 21

ב = 2

ת= 22

———-

45

Nos hallamos así ante Adán y Eva que, por decirlo de algún modo, se encuentran unidos en Shabbat. Sutil alusión a una mitzvah característica de Shabbat.

Pero algo más sorprendente ocurre cuando calculamos la guematria Atbash:

ש  = 2

ב = 21

ת = 1

———-

24

 

El número 24 se escribe Kad (כד), palabra que significa “cántaro”. Para algunos cabalistas aludiría a los 24 libros que componen el Tanaj que contiene a la Torah, que es comparada con el agua. De este modo el Shabbat es como un Kad, como un cántaro en el que se encuentra contenida la Torah. Otra mitzvah característica de Shabbat consiste en dedicar este día al estudio de la Torah.

Y para finalizar, veamos la guematria Shemi o completa:

ש= 360

ב = 412

ת = 406

———-

1178

 

1178 es la guematria de la expresión de BeLeil Shabbat Koddesh (בליל שבת קדש), “en la noche del santo Shabbat”:

בליל = 72

שבת = 702

קדש = 404

—————-

1178

 

JULI PERADEJORDI