EL ESCUDO DE LOS PATRIARCAS

Resultado de imagen de escudo

Los comentaristas hacen hincapié en que en el primer versículo de la parashah de Vaerá la palabra El (אל), que se refiere a Dios, aparece tres veces, una por cada patriarca. Veamos qué misterio oculta esta curiosidad a la luz de la guematria.

 

 

La parashah de Vaerá comienza así:

וארא, אל-אברהם אל-יצחק ואל-יעקב-באל שדי; ושמי יהוה, לא נודעתי להם

“Y me aparecí ante Abraham, ante Isaac y ante Jacob como El Shadai, pero por Mi Nombre El Eterno no Me hice conocer ante ellos”.

¿Por qué la Torah no dice simplemente me aparecí ante Abraham, Isaac y Jacob?

La guematria de El (אל) es 31. Si multiplicamos este número por tres, por los tres patriarcas delante de cuyo nombre aparece esta palabra, obtenemos el número 93, que, como lo señalan los sabios es la guematria de Maguen (מגן), “escudo”.

א = 1

ל = 30

———

31

31 x 3 = 93

מ = 40

ג = 3

ן = 50

——–

93

Si nos fijamos en la primera bendición de la oración de las 18 bendiciones, Shemoneh Esre, vemos que declara “Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob”, y que la conclusión de esta bendición es Maguen Abraham (מגן אברהם) “Escudo de Abraham”.

Como podemos aprender de la Torah (Génesis XV-1), Dios le dice a Abraham “Anoji Maguen Laj”, “Yo soy tu escudo”. ¿Por qué entonces de Isaac y de Jacob?  Porque los tres patriarcas eran Kaddosh (קדוש), “santos”.

Cuando calculamos la guematria de Kaddosh (קדוש), vemos que es 410:

ק = 100

ד = 4

ו = 6

ש = 300

————

410

410 x 3 = 1230

 

Si multiplicamos 410 por 3, por los tres patriarcas, obtenemos 1230, o sea la guematria Shemi de Maguen Avot (מגן אבות), el “escudo de los patriarcas”:

מגן = 269

אבות = 961

—————

1230

 

JULLI PERADEJORDI

 

 

Anuncios

EN MEDIO DE LA ZARZA

Imagen relacionada

Me decía una persona muy cercana que no se creía que Dios se le apareciera a Moisés en medio de una zarza. Le contesté que tenía razón si interpretaba las cosas al pie de la letra, cayendo en la literalidad, pero que el episodio de la zarza contiene grandes secretos y que quedarse en la literalidad era un error. Veamos algunos de estos secretos a la luz de la guematria:

 

Muchas veces, medio en serio medio en broma, he dicho que aquel que aborda la Torah al pie de la letra se merece una patada, de ese mismo pie, y que a raíz de esta patada no será capaz de ver su corona. Quedarnos en la interpretación literal, el Pshat, de cualquier pasaje de la Torah es limitarnos al envoltorio sin saborear el caramelo. En el caso del episodio de la zarza ardiente nos priva de mucho.

De entrada leemos en el texto que “la zarza ardía con fuego”. (Éxodo III-2)

הסנה בער באש

La guematria de “con fuego (BeEsh) es 303:

ב = 2

א = 1

ש = 300

—————

303

Los cabalistas nos enseñan que no se trata de un fuego cualquiera, como el que alimenta nuestros hogares. Se trata de algo más pues 303 es también la guematria de la expresión que aparece en Deuteronomio (VIII-3) Kol motzah Pi haShem (כל-מוצא פי-יהוה), “todo lo que emana de la boca del Eterno”.

כל = 50

מוצא = 137

פי = 90

יהוה = 26

——————

303

 

Pero hay aún más, la guematria de la frase “la zarza ardía con fuego” es 695. Sabemos que el fuego tiene que ver con el juicio, Din (דין). Si calculamos la guematria de la expresión KeDin Torah (כדין תורה), “como el juicio de la Torah”, vemos que también es 695:

הסנה = 120

בער = 272

באש = 303

———————-

695

כדין = 84

תורה = 611

——————-

695

 

 

JULI PERADEJORDI

 

DIECISIETE AÑOS

Resultado de imagen de TRES LUCES

El patriarca Jacob vivió durante 147 años pero él consideraba que sólo vivió 17. ¿Por qué? Hay muchísimos explicaciones y numerosos comentarios, pero vamos a centrarnos en uno apoyado en la numerología.

La parashah Vaiejí comienza así (Génesis XLVIII-28):

ויחי יעקב בארץ מצרים, שבע עשרה שנה; ויהי ימי-יעקב, שני חייו-שבע שנים, וארבעים ומאת שנה.

“Y  vivió Jacob en la tierra de Egipto diecisiete años; y los días de Jacob, los años de su vida, fueron ciento cuarenta y siete años”.

“Y vivió”, Vaieji, no significa simplemente que Jacob estuvo viviendo allí o que se estableciera allí únicamente durante diecisiete años. Sin duda vivió allí los mejores años de su vida pues 17 es el valor numérico de Tov (טוב), “bueno”, como señala el Baal Haturim, por lo que algunos comentadores lo comparan con el mundo por venir.

 

ט = 9

ו = 6

ב = 2

———–

17

 

.

Pero ocurre algo sorprendente cuando calculamos la vida de los patriarcas: vemos que la vida de cada uno de ellos puede reducirse también a 17:

Abraham  vivió 175 años = 5 x 5 x 7

5 + 5 + 7 = 17

Isaac vivió 180 años = 6 x 6 x 5

6 + 6 + 5 = 17

Jacob  vivió 147 años = 7 x 7 x 3

7 + 7 + 3 = 17

A partir de todo esto podemos deducir que la vida de los patriarcas fue Tov (טוב), palabra que según el libro del Génesis se aplica a la luz. Ellos fueron, ciertamente, tres grandes luces para la humanidad.

 

JULI PERADEJORDI