EL FINAL ES COMO EL PRINCIPIO

Afirmaba Louis Cattiaux que el final es como el principio, pero lo que nos ilumina es el medio. Estas enigmáticas palabras nos vienen a confirmar algo que ya nos han enseñado los cabalistas a propósito de la parashah de Miketz.

 

La parashah de Miketz es la décima parashah de la Torah. En el simbolismo numerológico el número 10 designa un final, algo que encontramos reflejado en el significado de la palabra Ketz (קץ), “final”, “término”. Otra palabra cuyo sentido también se puede interpretar como final es Sof (סוף).

Cuando calculamos la guematria de Sof (סוף), vemos que es 146:

ס = 60

ו = 6

ף = 80

————–

146

 

Si el principio de la vida está representado por la salida del vientre materno, el final lo está por la entrada en la tumba, en la tierra. Si nos fijamos, veremos que las dos letras que componen la palabra Ketz (קץ), “final” se dirigen hacia abajo y parecen hundirse en la tierra, en la tumba:

קץ

Si Ketz (קץ) es el final, el principo era Bereshit. Los cabalistas nos han enseñado que ambas parashiot están compuestas por exactamente 146 versículos.

El protector vientre materno lo podemos apreciar en la forma redondeada de la letra Samej (ס), de una raíz que significa “sostener”, “proteger”, y la tumba en la letra Fei Sofit (ף), que también parece hundirse en la tierra.

El medio corresponde pues a la letra Vav (ו).

El Talmud, en el tratado de Kiddushin (30 a), nos enseña que la letra que está en medio de la Torah es precisamente una letra Vav (ו).

 

JULI PERADEJORDI

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s