EL SECRETO DE ISRAEL

Imagen relacionada

 

Vimos las semanas anteriores (https://elzoharesplendor.wordpress.com/tag/jukat/) y

(https://wp.me/p2Xmky-Ir) lo que era un Jok, y señalamos que se trata de algo que trasciende

toda lógica. La esencia del Jok se encuentra precisamente ahí, en el acto de trascender. Hay algo que si

bien no es ningún Jok también trasciende toda lógica y es que un colectivo que representa algo menos

del 0,2% de la población mundial haya sido galardonado con casi el 25% de los premios Nobel. ¿Qué

nos enseñan la tradición y la guematria a propósito de esto?

 

 

El que se haya tomado la molestia de leer hasta aquí habrá comprendido que estamos hablando del pueblo judío, del pueblo de Israel. El secreto de Israel se encuentra en el estudio. Es un pueblo que hace miles de años que se consagra al estudio de la Torah. ¿Cómo? Estudiando un texto y volviéndolo a estudiar. Según el tratado talmúdico de Jaguigá (9 b), no basta con estudiar 100 veces un texto para recordarlo, hay que hacerlo 101, o más. El número 101, una cifra altamente simbólica, señala que se ha rebasado el límite de lo humano, de lo material y que, con sólo un pequeño esfuerzo más, se entra en el de lo suprahumano, lo espiritual: se trata de un cambio de paradigma.

Los sabios cabalistas, explican que 101 es exactamente la diferencia entre “recordar” y “olvidar”, y para demostrarlo recurren a la guematria de Lishkoaj (לשכוח), “olvidar”, y a la de Litsjor (לזכור), “recordar”. La primera es de 364, y la segunda de 263. La diferencia entre ambas nos arroja exactamente 101.

ל = 30

ש = 300

כ = 20

ו = 6

ח = 8

————

364

ל = 30

ז = 7

כ = 20

ו = 6

ר = 200

———–

263

364 – 263 = 101

Aquel que repasa 101 veces lo que ha estudiado “sirve a Dios”, como dice el Talmud: va por el buen camino. Aquel que sólo repasa 100 veces lo que ha estudiado, “no sirve a Dios”, o sea va por el mal camino.

Si queremos ir más lejos, observaremos que 364, Lishkoaj (לשכוח), “olvidar” es la guematria de haSatan (השטן), “el Satán”. Es él el que provoca el olvido en el hombre, y no sólo el olvido de las cosas cotidianas, también el olvido metafísico.

ה = 5

ש = 300

ט = 9

ן = 50

———-

364

 

¿Qué tiene que ver todo esto con Israel? Muy sencillo. Sabemos que la guematria de Israel es 541:

י = 10

ש = 300

ר = 200

א = 1

ל = 30

————

541

 

Las matemáticas nos informan que el centésimo número primo es precisamente el 541. Por eso hay que dar un paso más y llegar al 101. Así se consigue el recuerdo, así se ganan los premios Nobel.

Si damos un paso más y buscamos cuál es el siguiente número primo, el 101º, vemos que es el 547. Se trata de la guematria de Daat haJajam (דעת החכם), “el conocimiento del sabio”.

ד = 4

ע = 70

ת = 400

ה = 5

ח = 8

כ = 20

ם = 40

————-

547

 

JULI PERADEJORDI

 

EL PORQUÉ DEL EXILIO EN EGIPTO

Imagen relacionada

Ya vimos (https://elzoharesplendor.wordpress.com/tag/jukat/) qué era un Jok (חק), un precepto que no tiene una

explicación lógica, que es incomprensible para la razón y que la trasciende. No se dirige a lo racional, sino directamente al

alma. El Jok (חק) no se dirige al cerebro, sino al alma. Pero, ¿no ocurre de hecho lo mismo con toda la Torah?

Cuando Israel baja a Egipto para instalarse, no se puede decir que fuera exactamente por un mandato divino. En Génesis (XLVII-4) vemos claramente que fue por una razón muy prosaica: el hambre:

“Y le dijeron al Faraón: «Hemos venido a habitar la tierra, ya que no hay lugar donde pastar los rebaños de tus sirvientes, pues el hambre es muy grave en la tierra de Canaán; ahora, os rogamos permitas que tus sirvientes se asienten en la región de Goshen”.

A raíz de esto Israel se instala en Egipto como vemos en Génesis (XLVII-27):

 

וישב ישראל בארץ מצרים

“Y se estableció Israel en la tierra de Egipto”.

Sin embargo también hay aquí algo que resulta incomprensible para la razón, algo que trasciende toda lógica. Calculemos la guematria del versículo:

וישב = 318

ישראל = 541

בארץ = 293

מצרים = 380

—————

1532

 

Se trata de la misma guematria que la de Zot Jukat haTorah (זאת חקת התורה), “ésta es la ordenanza de la Torah” (Números XIX-2).

זאת = 408

חקת = 508

התורה = 616

—————-

1532

 

De esto podemos deducir que el descenso a Egipto, como cualquier Jok, encubre algo más de lo que muestra. Los comentaristas nos enseñan que gracias a este exilio y el posterior éxodo Israel recibió la Torah. La guematria Katán o reducida de Mitzraim (מצרים), “Egipto” es 22 y corresponde con las 22 letras del alfabeto. La guematria Katán o reducida de haTorah (התורה), “la Torah”,  también es 22.

מ = 4

צ = 9

ר = 2

י = 1

ם = 6

———–

22

ה = 5

ת = 4

ו = 6

ר = 2

ה = 5

———-

22

JULI PERADEJORDI

 

KORAJ Y LOS AMIGOS DE LO AJENO

Imagen relacionada

Koraj es en la Torah el arquetipo del ladrón, de aquel que se quiere apropiar o se apropia de lo que no es suyo. Si algo

caracteriza a Koraj es su frialdad, de hecho Koraj es una manera de decir “hielo” en hebreo. Sabemos por el Talmud que

este personaje frío y calculador ya era rico y poderoso, pero quería aún más.

 

 

Todos hemos conocidos a personas a las que su avaricia ha jugado malas pasadas. Parecía que lo tenían todo, una buena posición, amigos, muchos discípulos, reconocimiento, pero querían más. Hasta cierto punto, es algo comprensible, pero el problema empieza cuando estas personas engañan, falsifican, roban o estafan para lograrlo, incluso a sus propios discípulos. Como hemos visto, Koraj es el arquetipo de este tipo de individuos. Basándose en el Talmud, (Sotah 9 b), el Zohar (III-176 a) nos ofrece una enseñanza tan actual (al menos en lo que se refiere a los políticos de la ñ), como que:

“Cuando alguien persigue algo que no le pertenece, este algo huye de él y acaba perdiendo lo que sí le pertenece.

Koraj persiguió algo que no le pertenecía y perdió lo que era suyo sin ganar nada más”.

 

Si algo caracteriza a los ladrones es su frialdad, su “mente fría”. Son hábiles, calculadores, desconfiados y conspiradores. Koraj era rico, muy rico. Según el Talmud (Pesajim 119a) Koraj:

“Necesitaba una caravana de 300 mulas sólo para transportar las llaves de la casa de su tesoro”.

 

Koraj tenía una reputación, lo que en hebreo se dice “un buen nombre”, Shem Tov (שם טוב). Era hijo de Izhar, hijo de Kohat, hijo de Levi (קרח, בן-יצהר בן-קהת בן-לוי). Cuando calculamos la guematria de Ben Izhar (בן-יצהר), descubrimos que es 357, como la de Shem Tov (שם טוב), “buen nombre”:

 

שם = 340

טוב = 17

————

357

 

בן = 52

יצהר = 205

————–

357

 

Pero sin duda su destino estaba marcado en “hijo de Koat”, Ben Kohat (בן-קהת). La guematria de esta expresión es 557, la misma que la de Jatzar haMatarah (חצר המטרה): cárcel.

 

בן = 52

קהת = 505

—————-

557

 

חצר = 298

המטרה = 259

——————

557

 

Todos sabemos qué ocurrió con Koraj: se hundió. Éste es, lo quieran o no, el destino de los amigos de lo ajeno: la carcel..

 

JULI PERADEJORDI

 

MÁS ALLÁ DE LAS MITZVOTH, LA LIBERTAD

Imagen relacionada

Cuando en el libro del Éxodo leemos que Moisés desciende del monte con las tablas, el texto recalca que la “escritura de

Dios” está “grabada sobre las tablas”. Esta última expresión ha sido utilizada por al Talmud para enseñarnos que la

libertad está en la Torah.

 

 

Nos encontramos en el libro del  Éxodo (XXXII-16) con la expresión “Jarut al Lujoth”:

חרות, על-הלחת

“grabada sobre las Tablas”.

La raíz hebrea Jarat (חרת) significa “grabar”, “tallar”. La expresión Jarut (חרות), “grabada”, también significa, como nos enseña el Talmud en el tratado de Shabbat, “libertad” Jeret (חרת). Esta “escritura de Dios” que está “grabada sobre las Tablas” es regalada al pueblo de Israel para que refine su comportamiento a través de las 613 mitzvoth y supere la ignorancia.

El término que se utiliza en hebreo para designar a la ignorancia, Borot (בורות) es sumamente revelador. Si calculamos su guematria, descubrimos que es 614:

 

ב =  2

ו =  6

ר =  200

ו =  6

ת =  400

———–

614

 

Si buscamos una palabra que sea su “antídoto” recurriendo a esta misma guematria, nos encontramos con que 614 es también la guematria de Jaruth (חרות), “libertad”, lo cual nos indica que la libertad está un punto más allá del 613, o sea de las mitzvoth, que sin duda sirven para alcanzarla.

 

ח =  8

ר =  200

ו =  6

ת =  400

———–

614

 

JULI PERADEJORDI

 

EL CAMINO DEL REY

Imagen relacionada

 

El camino del centro es una idea fundamental que podemos encontrar en todas las tradiciones, desde el taoísmo a las filosofías de la India o Grecia. En el judaísmo esta idea tiene matiz que la hace especial: es el camino del rey.

 

 

Leemos en Números (XX-17):

דרך המלך נלך, לא נטה ימין ושמאל

“…viajaremos a lo largo del Camino del Rey, no desviándonos a la derecha ni a la izquierda”.

 

La expresión hebrea Ze Derej haMelej (זה דרך המלך), “éste es el camino del rey” nos reserva curiosos secretos. Sabemos que en hebreo “secreto” se dice Sod (סוד) y que la guematria de esta palabra es 70:

ס = 60

ו = 6

ד = 4

———-

70

 

La guematria atbash de Sod (סוד) de Sod (סוד) es 188, lo cual no deja de ser sorprendente ya que, como nos enseñan los cabalistas, la palabra Melej (מלך) “rey” aparece exactamente 188 veces en el libro de Ester.

ס = 8

ו = 80

ד = 100

———-

188

Por otra parte la guematria de Ze Derej haMelej (זה דרך המלך), “el camino del rey”, es 331.

ז = 7

ה = 5

ד = 4

ר = 200

ך = 20

ה = 5

מ = 40

ל = 30

ך = 20

———-

331

Si calculamos su guematria atbash, vemos que es 443, y coincide con la guematria de haLujoth (הלחת), “las Tablas”.

 

ז = 70

ה = 90

ד = 100

ר = 3

ך = 30

ה = 90

מ = 10

ל = 20

ך = 30

———

443

ה = 5

ל = 30

ח = 8

ת = 400

———-

443

 

El camino del rey sería, pues, el camino de “las Tablas”, o sea la Torah. Pero veamos qué otras sorpresas nos reserva esta expresión. Si calculamos su guematria Sderti, descubrimos que es 112, o sea la suma de la guematria de IHWH (יהוה) y la de Elohim (אלהים):

 

ז = 7

ה = 5

ד = 4

ר = 20

ך = 23

ה = 5

מ = 13

ל = 12

ך = 23

————-

112

 

ה = 5

ל = 30

ח = 8

ת = 400

———-

112

 

 

י = 5

ה = 30

ו = 8

ה = 400

———-

26

 

א = 5

ל = 30

ה = 8

י = 30

מ = 400

————

86

26 + 86 = 112

Si añadimos la guematria de Ze Derej haMelej (זו דרך המלך), 331 a 70, la guematria de Sod (סוד), obtenemos 401, o sea la guematria de la primera y la última letra del alfabeto, Alef y Tav. Así, el camino del rey abarcaría todo lo abarcable entre la Alef y la Tav, o sea de nuevo la Torah pues ésta está escrita con las 22 letras.

Si añadimos 401 a 70, la guematria de Sod (סוד), obtenemos 471, la guematria de Ar haMoriah (הר המוריה), “el monte Moriah”.

Si añadimos la guematria de Ar haMoriah (הר המוריה), 471 a 70, la guematria de Sod (סוד), obtenemos 541, la guematria de Israel (ישראל).

Si añadimos ahora la guematria de Israel (ישראל), 541 a 70, la guematria de Sod (סוד), obtenemos 611, la guematria de Torah (תורה).

Así de nuevo podemos decir que el camino del rey es la Torah.

 

 

JULI PERADEJORDI