LA PUERTA DE TODAS LAS BENDICIONES

La pereza y la holgazanería son algo contra lo cual se ha combatido desde siempre dentro del judaísmo. Según Mario Sabán, se trata de algo muy grave pues supone “no otorgarle sentido a cada minuto de nuestra existencia”. Pero hay dos tipos de holgazanerías, una profana, que es la que practicamos la mayoría de los mortales, y otra que podríamos calificar de “santa”.

 

Retomando la idea de Sabán, podemos considerar que la pereza es un pecado porque estamos malbaratando algo tan sagrado como es el tiempo que nos ha dado Dios. Precisamente Louis Cattiaux decía que “la peor holgazanería era desesperar de Dios y de sí mismo” pero también “Es la santa holgazanería la que nos vuelve atentos y libres” o “¡qué holgazán el que descansa en la unidad viviente del Único!”. Así pues, tenemos dos formas de holgazanería: la santa y la profana. Esta última es la que se suele desarrollar durante la semana, mientras que la primera correspondería al descanso sabático.

Si la holgazanería profana es, al decir de los sabios, “la madre de todos los vicios”, la sagrada es la puerta de todas las bendiciones.

En la primera no hacemos las cosas por pura pereza, en la segunda no las hacemos porque dejamos que las haga Dios.

Cuando calculamos la guematria de Atzlanut (עצלנות), “pereza”, “holgazanería”, vemos que es 646 como la de Ve Zoth haBerajah (וזאת הברכה), “y ésta es la bendición”.

 

ע = 70

צ = 90

ל = 30

נ = 50

ו = 6

ת = 400

———–

646

 

וזאת = 414

הברכה = 232

—————

646

JULI PERADEJORDI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s