Leyes de las bendiciones

Bendiciones berajot neenim mezonot etz adama sheakol

En el siguiente artículo encontrarás las principales leyes de las bendiciones, así como sus formulaciones. Las berajot principales son: mezonot, al hagefen, pri haetz, pri haadamá y shehakol.Quizás te parezca un poco complicado, pero ya verás que, con un poco de práctica, no es tan difícil como parece. 

Antes de comer o beber se debe pronunciar la bendición apropiada, aunque se trate de una cantidad muy pequeña. En el momento de recitar la bendición, se debe sostener el alimento (o el recipiente que contiene la bebida) con la mano derecha. Si una persona es zurda, deberá sostener el alimento o el recipiente con la mano izquierda.

Está prohibido interrumpir entre la bendición y la comida. Si la persona interrumpió entre la bendición y la comida permaneciendo en silencio, siempre que no haya quitado su atención del alimento no tendrá que decir la bendición de nuevo. Pero si entre la bendición y la ingestión de la comida la persona habló de asuntos no relacionados con la comida misma, deberá volver a decir la bendición.

El texto de las bendiciones cambia conforme a los distintos alimentos. A continuación presentamos las «Birkot haNehenín» más frecuentes:

  • Al comer pasteles, fideos, obleas y otras clases de alimentos hechos de harina de los cinco tipos de granos, se pronuncia la siguiente bendición: «Baruj Atá Ado-nai Elokeinu Mélej haOlam Boré Minei Mezonot» («Bendito seas Tú, Eterno, Dios nuestro, Soberano del universo, que ha creado diversas clases de sustento»).

Los cinco tipos de granos son: trigo, cebada, farro, avena, y centeno. Sobre el arroz cocido se dice la bendición «Boré Minei Mezonot» (pero después, al terminarlo, se recita la bendición «Boré Nefashot Rabot» –y no la bendición «Al haMijiá», que se pronuncia después de comer pasteles– tal como se explicará más adelante en el capítulo 14).

Sobre el vino se dice la bendición: «Baruj Atá Ado-nai Elokeinu Mélej haOlam Boré Perí haGuefen» («Bendito seas Tú, Eterno, Dios nuestro, Soberano del universo, Creador del fruto de la vid»). Dada la importancia del vino, se instituyó una bendición especial para él.

  • Sobre frutas que crecen en árboles se pronuncia la siguiente bendición: «Baruj Atá Ado-nai Elokeinu Mélej haOlam Boré Perí haEtz» («Bendito seas Tú, Eterno, Dios nuestro, Soberano del universo, Creador del fruto del árbol»).

Señalemos aquí que la bendición para el aguacate (palta) es «Boré Perí haEtz». Pero si se come aguacate como parte de la comida, entonces la bendición «haMotzí» también recaerá sobre el aguacate y no habrá que decir otra bendición por él.

  • Sobre verduras y frutas (por ejemplo, melón, sandía, etc.) que crecen en la tierra se pronuncia la siguiente bendición: «Baruj Atá Ado-nai Elokeinu Mélej haOlam Boré Perí haAdamá» («Bendito seas Tú, Eterno, Dios nuestro, Soberano del universo, Creador del fruto de la tierra»).

Sobre el plátano (banana) también se recita la bendición «Boré Perí haAdamá».

  • Sobre los alimentos que no crecen de la tierra, como por ejemplo queso, huevos, pescado, carne, etc., bebidas (incluyendo jugos de fruta y de verdura) se recita la siguiente bendición: «Baruj Atá Ado-nai Elokeinu Mélej haOlam she’Hakol Nihiá Bidvaró» («Bendito seas Tú, Eterno, Dios nuestro, Soberano del universo, por cuya palabra todo existe»).

Fragmento de “Las Puertas de la Ley” de Rabino Zeev Grinvald.

Anuncios

2 comentarios el “Leyes de las bendiciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s