La cuenta del Omer

cuenta del omer amapolas el zohar

EL PRECEPTO DE CONTAR EL OMER

1. «Y contaréis para vosotros desde el día siguiente al día de reposo, desde el día en que traigáis el Omer de la ofrenda; siete sábados completos serán, hasta el día siguiente al séptimo día de reposo contaréis cincuenta días» (Levítico 23:15-16).

Es un precepto de la Torá contar los días que transcurren desde el 16 de Nisán hasta la festividad de Shavuot. Este precepto es denominado «Sefirat haOmer», debido a la ofrenda de Minjá del Omer que era ofrecida en el Santo Templo el 16 de Nisán.

En el Sefer haJinuj (Mitzvá 306) se dice que la entrega de la Torá constituyó la razón principal por la cual los israelitas fueron liberados de Egipto, a fin de que la aceptasen y cumpliesen los preceptos escritos en ella.

Por consiguiente, contamos desde la salida de Egipto hasta la festividad de Shavuot, que fue el día en que se entregó la Torá. La cuenta de los días hasta la entrega de la Torá demuestra cuánto anhelamos ese momento y cuánto lo anticipamos.

MODO DE CUMPLIR LA CUENTA DEL OMER

2. Este precepto es cumplido cada noche después del rezo de Maariv, comenzando a partir de la noche siguiente al término del primer día de Pésaj (la noche del 16 de Nisán) hasta la víspera de la festividad de Shavuot. No se deberá realizar la cuenta de día, sino cuando realmente sea de noche.

Por otra parte, tan pronto como llegue el momento para decir la Cuenta del Omer está prohibido comer hasta que se haya realizado este precepto.

Primeramente se recita la siguiente bendición: «Baruj Atá Adonai Elokeinu Mélej haOlam, asher Kideshanu beMitzvotav veTzivanu al Sefirat HaOmer» («Bendito seas Tú, Eterno, Dios nuestro, Soberano del universo, que nos has santificado con Tus preceptos y nos has ordenado acerca de la cuenta del Omer»), luego de lo cual se cuenta el número de días y de semanas que han transcurrido a partir del inicio de la cuenta (la fórmula de recitación aparece en los libros de rezo, así como las oraciones adicionales que se relacionan con la Cuenta del Omer). Tanto la bendición como la cuenta deberán ser dichas de pie.

3. En principio hay que bendecir y contar al inicio de la noche. Pero la persona que no lo haya hecho al inicio de la noche podrá contarlo en el transcurso de la noche junto con la bendición correspondiente (es decir, primero pronuncia la bendición y luego cuenta los días).

Si una persona olvidó recitar la cuenta de noche podrá hacerlo al día siguiente, pero sin pronunciar la bendición. En los días siguientes podrá continuar recitando la bendición. La persona que haya olvidado decir la cuenta un día entero, sólo podrá proseguir la Cuenta del Omer sin recitar la bendición.

Igualmente, si se equivocó en un día y dijo la cuenta correspondiente a otro día (de modo tal que no haya cumplido con su obligación para ese día) deberá continuar contando el Omer sin recitar la bendición apropiada.

En los casos en que cuente sin decir la bendición lo mejor es que escuche la bendición de boca de otra persona que tenga la intención de hacerlo cumplir con su obligación y él también tenga en mente incluirse en la bendición, responda «Amén» después de la bendición y cuente por sí mismo.

Si sólo duda acerca de si omitió un día sin contarlo, podrá continuar contando en los demás días y recitar la bendición correspondiente.

4. Si un hombre le pregunta a su compañero: «¿Qué día es hoy del Omer?» (a partir de la puesta del Sol hasta después que el hombre al que se pregunta haya cumplido esa noche con su deber de contar), el otro deberá responderle de este modo: «Ayer era tal y tal día». Pues si dice: «Hoy es tal día», ya no podrá después contar ese mismo día con la bendición, ya que es posible que al haber dicho sus palabras hubiera cumplido con su obligación de la Cuenta del Omer para dicho día. En esto la gente corre el riesgo de equivocarse, especialmente en Lag baOmer (el 33 del Omer) al mencionar después de la puesta del Sol: «Hoy es Lag baOmer», etc.

Fragmentos de “Las Puertas de la Ley” de Rav Zeev Grinvald.

Un comentario el “La cuenta del Omer

  1. Pingback: Shabat Shalom | ¿Quién nos sacó de Egipto? |

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s