Introducción a la Cabalá II

 Introduccion a la Cabala El Zohar

Aquí os presentamos la segunda entrega de los estudios de Introducción a la Cabalá. Si tenéis comentarios o alguna cuestión respecto a este tema, no dudéis en hacernos llegar vuestros comentarios. Disfrutad con el estudio. (Si te perdiste el primer capítulo puedes leerlo en el siguiente enlace: http://wp.me/P2Xmky-35)

El Talmud nos brinda el ejemplo de un ladrón que reza para triunfar en su misión. No cabe duda de que este ladrón es muy creyente, de lo contrario no habría acudido al Creador en su plegaría. Esto sucede porque la fe por sí misma no nos mueve a sobreponernos a nuestras pasiones y a corregir nuestra persona. ¡Ni siquiera es capaz de frenar a un ladrón!

Hace algunos años recé en Estados Unidos en una sinagoga ortodoxa en la fiesta de Sucot. Cuando estaba rodeando el púlpito con el lulav y el etrog en mis manos, me confesó un abogado muy formado que estaba a mi lado: “Si mi banquero me viera con el lulav en mi mano, girando como si estuviera realmente loco, cancelaría el crédito de mi cuenta”. Si este abogado hubiera tenido un poco de daat, además de un conocimiento intelectual del Creador, no habría efectuado esta observación. El solo hecho de habérsele ocurrido tal idea revela que no está del todo seguro de sus acciones, y que probablemente bajo presiones sociales o de tipo económico, dejaría de cumplir todos los preceptos que según él despertarían la burla de sus semejantes. Este abogado es sin duda creyente, pero su fe no posee la fortaleza suficiente como para ayudarlo a sobreponerse a sus preconceptos sociales, ignorando a sus detractores. Su fe no tiene el poder de discriminar entre el bien y el mal ni de deshacerse de este último. Sin duda, como a muchos otros, le falta el daat, la maravillosa sensación del Dios Viviente en lo más profundo de su ser, sensación que se fortalece y crece con cada precepto que realizamos.

Aclaramos más arriba que el propósito de este mundo es corregirlo a fin de ser gobernado por la Presencia Divina. El primer paso para concretizar este proyecto es el cumplimiento de los 613 preceptos, tal como aparecen en la Torá y en la Ley Oral. El cumplimiento de los preceptos inspira al hombre a estudiar, a ampliar su conocimiento y a elevarse espiritualmente. Una vez que el individuo decide cumplir con su obligación en su mundo, ya no será la misma persona. Existen subidas y bajadas, avances y retrocesos, pero ya no se puede quedar estancado; su alma bregará por lograr más y más, y es ella quien lo impulsará, como expresa el rey David:

“Mi alma está sedienta de Ti” (Salmos 63), y “como la cierva anhela las corrientes de las aguas, así Te anhela el alma mía, oh Dios”.

Evidentemente, este ímpetu interior difiere entre persona y persona ya que el alma de cada hombre tiene su propia raíz en los mundos superiores, y cuanto más elevada sea la raíz, mayor será el ímpetu y la aspiración de unirse y consagrarse a su Creador, procurándolo hasta saciar su ardiente deseo.

Algunos se conforman con cumplir los preceptos y comprender el motivo de su cumplimiento de acuerdo con lo expuesto en textos clásicos como el Sefer Hajinuj. Las explicaciones allí expuestas satisfacen a quienes buscan información general en lo referente al cumplimiento de los preceptos. Estos individuos rezan con devoción y estudian la Torá por el solo fin de estudiarla; en sus oraciones, en su estudio de la Torá y en el cumplimiento de los preceptos, se consagran al servicio Divino de todo corazón y se elevan en el estudio y el temor a Dios cada uno de acuerdo a la raíz de su alma.

Sin embargo, esto no es lo que ocurre con todos; algunos otros, además de cumplir estrictamente con los preceptos, buscan y ansían conocer al Creador. No se conforman con un enfoque superficial, sosteniendo que las historias de la Torá poseen un significado más profundo, tal como enseña el Zohar (Behaalotjá):

“Desdichado el hombre que dice que la Torá viene a relatarnos simples historias”.

Es decir, la Torá oculta maravillosos secretos entre líneas, y nos fue otorgada para que conozcamos al Creador, lo reconozcamos y estudiemos Sus caminos. Por lo tanto, es difícil aceptar interpretaciones simples de las leyes y los preceptos de la Torá. El rabino Jaim Vital escribe en su introducción al Etz Hajaim:

“Las interpretaciones simples de la Torá y sus relatos, leyes y mandamientos, en tanto simplificados, no revelan un reconocimiento o conocimiento del Creador. Por el contrario, ciertas leyes y reglamentos aparecen como irracionales… lo mismo que el detalle extremo de sus partes y modos. Y de ser así, ¿en qué se sustenta el esplendor de la Torá, su grandeza y su belleza?”

El judaísmo no prohíbe al hombre creyente formular preguntas sino al contrario, ya que existe respuesta a todos los interrogantes, en la medida en que las preguntas sean formuladas con inteligencia, y sólo por medio de ellas llegará aquel que las formula a conocer a Su Creador y Sus caminos. Las preguntas de una persona inteligente son aquellas que provienen de aquel que, a pesar de cuestionar, no deja que tales formulaciones lo arranquen del camino de la Torá, continuando con el cumplimiento de los preceptos y su estudio a pesar de enfrentarse y reconocer sus dudas.

Anuncios

12 comentarios el “Introducción a la Cabalá II

    • Estimado Toño: es imposible que una persona cumpla con los 613 preceptos, ya que hay preceptos que sólo son para los hombres, otros sólo para mujeres, otros que son exclusivamente para los cohanim… Existen preceptos que hacen referencia a múltiples facetas de esta vida, y por eso es imposibles cumplir con los 613 en una sola vida. Muchas gracias por tu comentario y, BH, iremos estudiando los preceptos más comunes dentro del judaísmo… ¿Hay alguno de ellos que te interese estudiar con mayor profundidad?

  1. La armonía y belleza del cumplimiento de cuando menos una Mitzvá cada día y una Brajá bien dicha, una acción por el bien de los demás y un buen momento de estudio es lo que me hace pensar estas lecturas del Zohar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s