Derej Jojmá

El camino de la sabiduría - cob OK.indd

Fragmento del libro “El Camino de Sabiduría”.

Así como el Ramjal analizó y escudriñó escrupulosamente el asunto del temor y el servicio Divino, también lo hizo con todos los demás temas. Y transmitió ese principio ideológico esencial a sus discípulos, dejándolo constatado en sus obras.

En el libro Derej Jojmá se aprecia claramente. En el diálogo que el maestro mantuvo con su alumno, éste le planteó sus ideales y objetivos, y tras escuchar atentamente, le respondió:

“… ya veo yo que te resta tener un cuarto objetivo en relación con este asunto […] Pero yo descubriré tus oídos y te enseñaré lo que no sabes, hasta que nazca en ti el despertar que te falta, y entonces tú mismo lo solicitarás.”

Se observa que el Ramjal alentaba permanentemente a desarrollar el intelecto, ampliar el razonamiento, y agudizar la reflexión. El trabajo mental era algo esencial para él. Y como también consideraba que hay que trabajar para ganarse el sustento, hizo mucho hincapié en señalar que no debe dejarse de lado el estudio, y hay que abocarse a él con todas las fuerzas. Por eso, cuando en el diálogo mencionado el alumno le solicitó al maestro que le indicara el orden correcto de estudio, éste le dijo que estudiara los veinticuatro libros de la Biblia y las principales explicaciones, y después de esto, las trece reglas a través de las cuales se analiza y estudia la Torá, con todas sus explicaciones.

Esas reglas conforman la base estructural del Talmud. Es el medio a través del cual se llega al esclarecimiento y la resolución legal de los temas discutidos.

Maimónides dijo algo muy importante sobre este asunto, que ilustra magníficamente lo que hemos dicho: Josué entró con los Hijos de Israel a la Tierra Prometida en el año 2489 del calendario hebreo. En ese momento comenzó la conquista, y después la repartición de las tierras. Pero mientras ocurría esto, el estudio de la Torá no se detuvo. Prosiguió fervorosamente y con ímpetu, pues se enseñaba lo aprendido del gran maestro Moshé, y además, los sabios se esforzaban en deducir la aplicación de las leyes a los nuevos casos que se presentaban.

En el estudio y los análisis desarrollados, era algo inobjetable que toda cuestión que habían escuchado directamente de Moshé no generaba ninguna discusión, y se aplicaba a la ley incuestionablemente. Pero los asuntos presentados que requerían la aplicación de ramificaciones de lo enseñado por Moshé eran tema de debate. Para hallar la ley en un caso así, apelaban a las trece reglas entregadas por El Eterno a Moshé en el monte Sinaí, mediante las cuales se da interpretación a lo declarado por la Torá.

Sobre la base de estas trece reglas los sabios buscaban la respuesta adecuada a la cuestión que había sido planteada. Este sistema de estudio conformó la base fundamental que se aplicaría en todas las generaciones (véase Maimónides: Introducción a la Mishná).

Fragmento de “Derej Jojmá” de Rabino Moshé Jaim Luzzato.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s