ADÁN EN LA PARASHAH NASSO

adan eva manzana

A lo largo de toda la Torah nos encontramos con infinitas guematrias que ayudan a arrojar luz sobre el texto desde el punto de vista del Sod. En la parashah Nasso, Números (IV-21 a VII-89), aparecen algunas realmente sorprendentes. Esta parashah está dedicada a la inauguración del Mishkan, cuyos detalles ya leímos en el libro del Éxodo, concretamente en las parashioth Vaiakel y Pekudei. Pero, ¿no es el corazón del hombre el verdadero Mishkan interior?

Los cabalistas nos enseñan que si sumamos la guematria de Vaiakel (ויקהל), 151 a la de Pekudei (פקודי), 200, obtenemos 351.

La guematria de Nasso (נשא)también es 351. Se trata, además, del número secreto o piramidal de 26, la guematria del Tetragrama. Pero podemos encontrar otras alusiones al Tetragrama dentro de esta misma parashah.

נ = 1

ש = 1

א = 1

———-

351

Leemos en VII-11: que cada un líder traerá su ofrenda para la consagración del MIshkan y que el primero en hacerlo sería Najshon, hijo de Aminadav, de la tribu de Judah.

El texto (VII-13) dice así:

וקרבנו קערת-כסף אחת, שלשים ומאה משקלה, מזרק אחד כסף, שבעים שקל בשקל הקדש; שניהם מלאים, סלת בלולה בשמן-למנחה.

“Su ofrenda era: un tazón de plata, con un peso de ciento treinta siclos, y una vasija de setenta siclos del siclo sagrado; ambos repletos de sémola mezclada con aceite, como ofrenda vegetal”.

Los sabios se preguntan a qué alude este tazón de plata y por qué es la primera ofrenda.

La respuesta es que el tazón, en hebreo Kearah (קערה) alude al hombre, más concretamente a su corazón, y que el “tazón de plata” (קערת-כסף) alude a Adán, ya que su guematria 930 corresponde a la totalidad de los años que vivió nuestro primer padre. Su peso, 130 siclos, es una alusión a los años que vivió Adán hasta que nació Set (Véase Génesis V-3), y los 70 siclos de la vasija de plata corresponden a los 70 años que vivió el rey David que, como nos enseña el midrash fueron un regalo de Adán.

קערת = 770

כסף = 160

—————-

930

Por otra parte, como han señalado los cabalistas en múltiples ocasiones 130, el peso del tazón de plata, es 5 veces 26, o sea la guematria del Tetragrama multiplicada por los 5 libros de la Torah.

La denominada guematria Parati (aquella que consiste en sumar los cuadrados de los valores de las letras que componen una palabra) del Tetragrama es 186. Si multiplicamos este número por 5 por los 5 libros de la Torah, también obtenemos 930.

י = 10 x 10 = 100

ה = 5 x 5 = 25

ו = 6 x 6 = 36

ה = 5 x 5 = 25

———————-

186

186 x 5 = 930

Este número también se aplica a nuestro primer padre pues Dios dijo que no era bueno que el hombre estuviera solo. El texto de Génesis (II-18) dice así:

ויאמר יהוה אלהים, לא-טוב היות האדם לבדו

“Y dijo IHWH Elohim, no es bueno que el hombre (Adam) esté solo”.

ויאמר = 257

יהוה = 26

אלהים = 86

לא-טוב = 48

היות = 421

האדם = 50

לבדו = 42

———————

930

 

JULI PERADEJORDI

Anuncios

EL SUSTENTO DEL ALMA

manzano

Una bella página del Zohar (II-208 b), apoyándose en el Talmud (Berajoth 43 b), nos enseña que:

“el olor es el sustento del alma”.

¿De qué olor no están hablando? Los comentarios de los sabios nos sorprenderán. Veamos el texto del Zohar:

“…olió el aroma de su ropa y lo bendijo; esas vestimentas eran del primer hombre, y El Santo, Bendito Sea, se las dio para que se vistiera con ellas, pero Adán pecó y le fue quitada esa vestimenta gloriosa con la que se vistió al principio”.

Nos encontramos aquí ante una explicación de la bendición de Jacob por parte de Isaac. El Génesis (XXVII-27) nos dirá además que:

ויגש, וישק-לו, וירח את-ריח בגדיו, ויברכהו; ויאמר, ראה ריח בני, כריח שדה, אשר ברכו יהוה
“Se acercó y lo besó, y olió el aroma de sus vestidos, y lo bendijo y dijo: ciertamente el olor de mi hijo es como el aroma de un campo que IHWH ha bendecido”.

Los comentaristas nos enseñan que este olor procede de los vestidos de Jacob, que habían pertenecido anteriormente a Nemrod y a Adán, y que despedían el aroma del Jardín de Edén. Según el Talmud de Babilonia (Taanit 29 b) este perfume se parecía al de una plantación de manzanas, Jakal Tapujim (חקל תפוחים).
Pero lo más sorprendente se lo debemos al Baal haTurim cuando en su comentario a Génesis (XXVII-27) relaciona Vaiaraj (וירח) “y olió” con Génesis (VIII-21) cuando habla del holocausto de Noé:

 

וירח יהוה, את-ריח הניחח
“Y olió IHWH el olor delectable…”

Este sabio aplica este versículo a lo que comentábamos y nos enseña que podemos leer literalmente “Y olió IHWH” como que lo que olió Isaac fue IHWH.
Así, el olor que es “sustento del alma” y que recuerda a una plantación de manzanas, es precisamente el Tetragrama, IHWH (יהוה).
Todo esto queda confirmado por la guematria de Reaj (ריח) que es exactamente la misma que la de Etz haGan (עץ הגן), “el árbol del Jardín”.

200 = ר
10 = י
8 = ח

——————–
218

70 = ע
90 = ץ

5 = ה
3 = ג
50 = ן

———————-
218

Shabat Shalom | ¿Qué pones en tu corazón?

corazon tora el zohar

Cualquier jugador de cartas sabe que lo que en la baraja española son las copas corresponde en la francesa a los corazones. Cada uno de nosotros también jugamos a cartas, las cartas de nuestra vida, La guematria nos descubre y, sobre todo, nos enseña que nuestro destino no depende del capricho de los astros sino de qué pongamos en nuestros corazones.

En hebreo corazón se dice Lev (לב). Esta palabra está compuesta por la letra Bet (ב), guematria 2 y la letra Lamed (ל), guematria 30. Si multiplicamos 2 por 30 obtenemos 60, que es la guematria de Kli (כלי), “recipiente”, “copa”.

En nuestro corazón podemos poner luz u oscuridad, amor u odio. Veamos qué nos enseña la guematria dependiendo de lo que hagamos.

Sigue leyendo

Zoharito| ¿Quién se casará con ella?

jupa el zohar zoharito

Leemos en Génesis 3:20 que Adán llamó a su mujer Javah (חוה), “Eva”, pues “era la madre de todo lo viviente”. Esto nos enseña algo que no se suele ver a primera vista y es que Javah (חוה) era la vida de Adán. Sabemos por el Midrash que nuestro primer padre estaba destinado a vivir 1000 años,[1] pero que regaló 70 al rey David que aún tenía que nacer y únicamente vivió 930.

En la parashah Emor encontramos una curiosidad numerológica en Levítico 21:13 que nos aporta cierta luz sobre el tema:

והוא אשה בבתוליה יקח

“Con una mujer virgen se casará”.

Sigue leyendo