LAS SEÑALES DE LA VIDA

semafor

Un pasuk de la parashah de Shoftim nos propone que seamos como detectives. Sugiriéndonos que seamos íntegros ante Dios, en realidad nos está enseñando que hemos de seguir las señales de la vida. Veámoslo.

En efecto, leemos en Deuteronomio (XVIII-13):

תמים תהיה, עם יהוה להיך

“Serás íntegro con IHWH, tu Dios”.

Rashi, el genial comentarista provenzal, interpreta este versículo como que hay que “andar ante IHWH con inocencia” y no caer en la idolatría, como hacen los paganos, que consultan a adivinos y pitonisas.

Si sumamos las primeras letras de cada una de las cinco palabras que componen este versículo obtenemos 881:

ת = 400

ת = 400

ע = 70

י = 10

א = 1

———–

881

 

De hecho se trata de la guematria de Ototh Jaim (אותות חיים), “señales de la vida”, que también es 881.

אותות = 413

חיים = 68

—————

881

Esto nos enseña que Dios, que es vida, nos envía suficientes señales para que no tengamos que perder el tiempo y el dinero consultando con  pitonisas o adivinos. De hecho la vida nos obsequia todo el rato con señales gratuitas que nos indican si vamos por el buen o el mal camino, si estamos haciendo lo correcto o no, pero nos cuesta interpretarlas correctamente. De hecho la vida es como un semáforo, de σῆμα, “señal” y φόρος  “portador”, o sea un “llevaseñales”, que cuida de nosotros. Como dijo un sabio, “Dios nos habla constantemente, pero nosotros no escuchamos”.

Curiosamente el Salmo CXV-4, que se refiere a la idolatría, tiene también 881 como valor numérico:

עצביהם, כסף וזהב; מעשה, ידי אדם

“Sus ídolos son plata y oro, obra de manos de hombres”.

עצביהם = 217

כסף = 160

וזהב = 20

מעשה = 415

ידי = 24

אדם = 45

————–

881

¿No se tratará de otra señal de la vida?

 

JULI PERADEJORDI

PARA LA VIDA

 Lehaim_1

La Torah, que entre otras cosas es un código de vida que abarca distintas dimensiones al mismo tiempo, nos exhorta a no abandonar nunca la vida, que es quizá lo más sagrado que tenemos. Por ello está permitido cometer una transgresión para salvar la vida.

Como nos explica el tratado de Sanhedrín (74 a), sólo en tres situaciones hay que escoger la muerte antes que pecar: en la idolatría, en el asesinato y en el adulterio.

Veamos qué tienen que ver entre sí, a la luz de la guematria.

La relación entre la vida, Jaim (חיים), la vida, y Niof (נאוף), el adulterio, la vemos tomando el doble de la guematria de Jaim (חיים), pues estamos hablando de la vida en este mundo y la vida en el mundo porvenir, y la guematria de Niof (נאוף):

ח = 8

י = 10

י = 10

ם = 40

———

68

68 x 2 = 136

Si calculamos ahora la guematria de Niof (נאוף) obtenemos 137, o sea 136 más el Kolel:

נ= 50

א  = 1

ו = 6

ף = 80

——-

137

La relación entre la idolatría, Avodah Zarah (עבודה זרה) y el asesinato Retzaj (רצח) también nos la proporciona la guematria.

La guematria de Retzaj (רצח) es 298:

ר = 200

צ = 90

ח = 8

———-

298

 

Si a este número le añadimos 1 por el Kolel, obtenemos 299, la guematria de Avodah Zarah (עבודה זרה):

עבודה= 87

זרה = 212

————–

299

Pero lo más sorprendente ocurre cuando sumamos la guematria de Niof (נאוף), 137, con la de Retzaj (רצח), 298 y con la de Avodah Zarah (עבודה זרה), 299:

137 + 298 + 299 = 734

 

Si a este número le sumamos de nuevo 1 por el Kolel, obtenemos 735, que es la guematria de Proverbios (XIX-23):

יראת יהוה לחיים

“El temor de IHWH es para la vida”.

 

יראת = 611

יהוה = 26

לחיים = 98

————

735

Dijimos, al principio de estas reflexiones que la Torah nos exhorta a no abandonar nunca la vida. Podemos intercambiar Irat (יראת), guematria 611, por Torah (תורה), guematria 611, con lo cual volvemos a aprender que la Torah es por y para la vida.

¡Lejaim!

 

JULI PERADEJORDI