NI JOTA

Imagen relacionada

Hay dos expresiones castellanas que se utilizan para decir que alguien no tiene ni idea de algo o no sabe nada: “No sabe

ni jota” y “No entiende ni jota”. Si queremos comprender de dónde proceden estas expresiones, hemos de referirnos

obligatoriamente al idioma hebreo.

 

 

La letra “Jota” no existía en el latín clásico, idioma en el cual palabras como “joven”, “juez” o “juramento” eran Iuvenis, Iudex o Iuramentum. “Jota” procede del griego Iota (ι), que se parece muchísimo gráficamente a nuestra “i” sin el punto y que es el equivalente de la letra Iod (י) hebrea. Palabras que actualmente se escriben con “Jota”,  se escribían en el idioma ladino del siglo XV con “y”, como, por ejemplo muyer, “mujer”.

La letra Iod (י) es la más pequeña del alfabeto hebreo. Se trata de una letra que no se encuentra en la línea, sino como flotando en el aire. De la letra Iod (י) procede el verbo Iadá (ידע), “conocer”, “saber”. Afirmar que alguien: “No sabe ni jota” y “No entiende ni jota” es como decir que no sabe absolutamente nada o no conoce prácticamente nada. En pocas palabras, se trata de un ignorante. Sin embargo, nos podemos preguntar, ¿quién sabe “Jota”? ¿Quién conoce el misterio de la Iod (י)?

La respuesta la encontramos en un conocido proverbio de origen sefardí que aparece en el Quijote:

 “menester será que el buen Sancho haga alguna disciplina de abrojos, o de las de canelones, que se dejen sentir, porque la letra con sangre entra”.

 

¿De qué letra se trata? ¿De qué sangre nos están hablando? Evidentemente de la letra Iod y de la sangre de la circuncisión.

El Zohar (I-56 a) nos explica que esta letra es el pacto que transgredió Adán y que provocó que el Nombre de Dios se escindiera, algo que remediaría Abraham. Leemos  en el Zohar (I-214 b):

“Vino Abraham, amó al Santo, Bendito Sea, y le dijo: a través de ti se completará el Nombre, y se circuncidó y se completó el Nombre a través de la letra Iod que se encuentra en el pacto de la circuncisión”.

 

También en el Zohar (III-215 b) podemos leer:

“Ven y ve: el secreto de la alianza santa es la letra Iod, que se adorna a sí misma por medio de una huella santa, y esto queda registrado para siempre en la alianza santa. Y como Pinjas fue celoso con la alianza, esta letra Iod fue añadida a su nombre. Y la Iod que aparece en el nombre de Pinjas es más pequeña de lo normal, y surgió de la letra Iod de Arriba”.

Así pues “Jota” y “saber” son en realidad lo mismo y al decir “no sabe ni jota” estamos haciendo, sin saberlo, un juego de palabras que alude a uno de los grandes misterios.

 

JULI PERADEJORDI

 

Anuncios

UN ITINERARIO AL MUNDO PORVENIR

letter-hei

Ya vimos en un Shabbat Shalom de hace años (http://wp.me/p2Xmky-qS) que la parashah Masei comienza hablándonos del “itinerario de los hijos de Israel cuando salieron del país de Egipto…”. El itinerario físico, situable en nuestros mapas, nos lo describe el pshat de la Torah, pero, ¿hay otro itinerario? ¿Hacia dónde? Sería el que correspondería al Sod, el sentido secreto.

 

La parashah de Masei, “itinerario”, comienza con las siguientes palabras:

  

אלה מסעי בני-ישראל

“Éste es el itinerario de los hijos de Israel”….

¿De qué itinerario nos están hablando? ¿Por qué tienen un itinerario propio los “hijos de Israel? ¿Puede referirse la palabra “Israel” al patriarca Jacob?

La guematria de Eleh Masei (אלה מסעי), “éste es el itinerario”, es 216:

אלה = 36

מסעי = 180

————

216

 

Se trata del valor numérico de la palabra Irah (יראה), “temor”:

י = 10

ר = 200

א = 1

ה = 5

————-

216

Esto nos sugiere que nos hallamos ante un camino que produce miedo, ante un itinerario terrible. Recordemos el famoso sueño de Jacob que culmina cuando el patriarca recibe la bendición del ángel. En él nos encontramos con la célebre expresión Mah norah haMakom haZé (מה-נורא, המקום הזה), Norah (נורא), “terrible”, pertenece a la misma raíz que Irah (יראה), “temor”.

Si tomamos la palabra Eleh (אלה) y la “deconstruimos”, nos encontramos con El (אל), un prefijo que indica dirección, y con la letra He (ה).

Estamos, pues, ante un itinerario hacia la letra He (ה).

Rashi nos explica que los mundos, Olamim (עולמים), fueron creados Beiah (ביה), o sea a través de la letra Iod (י) y de la letra He (ה): este mundo fue creado con la He (ה) y el mundo porvenir con la Iod (י). De algún modo podemos acceder al mundo porvenir pasando por este mundo que, según el tratado talmúdico de Avoth (IV-21), es como una antesala del mundo venidero.

letter-hei

En la forma de la letra He (ה) podemos ver una gran Dalet (ד) (Delet (דלת) quiere decir “puerta”) en cuyo umbral se encuentra una Iod (י). Pequeña y humilde, se halla en la base de la He (ה).

Con la He (ה) nos encontramos ante la puerta que lleva a la Iod (י), o sea al Olam haBa, el mundo futuro, ya que esta letra es la que indica el futuro.

Los verdaderos “hijos de Israel” son los que pasan por este mundo como por una antesala y con humildad van hacia la Iod (י), hacia el Olam haBa, el mundo venidero.

 

JULI PERADEJORDI