NO OPRIMAS AL REFUGIADO

Resultado de imagen de extranjero

 

Cuando colocamos la palabra “refugiado” en vez de la palabra “extranjero” en Éxodo (XXIII-9), este conocido versículo de Mishpatim adquiere una actualidad insólita. Veamos qué nos enseña la guematria.

Veamos que nos dice el texto de Éxodo (XXIII-9):

וגר, לא תלחץ; ואתם, ידעתם את-נפש הגר-כי-גרים הייתם, בארץ מצרים

“No oprimas al extranjero; vosotros conocéis el alma del extranjero, pues extranjeros fuisteis en la tierra de Egipto”.

Una expresión llama enseguida la atención del lector atento: “el alma del extranjero”, Nefesh haGuer (נפש הגר). ¿Por qué insiste el texto en “vosotros la conocéis”?

Para entender de qué nos están hablando hemos de dirigirnos a Salmos (CXIX-124),  a un versículo que nos exhorta a ser misericordiosos con los siervos y los trabajadores:

עשה עם-עבדך כחסדך;  וחקיך למדני.

“Haz con tu siervo según tu misericordia, y enséñame tus estatutos”.

 

Cuando calculamos la guematria de este versículo descubrimos que es 971:

עשה = 375

עם-עבדך= 1

כחסדך = 112

וחקיך = 144

למדני = 134

—————

971

 

Se trata de la misma que la de la expresión VeAtem Idatem (ואתם, ידעתם) “vosotros la conocéis”:

 

ואתם = 447

ידעתם = 524

————–

971

 

Pero hay aún más, ¿por qué dice “la conocéis”, refiriéndose al alma de los extranjeros? La respuesta obvia está en el mismo versículo: los hijos de Israel también fueron extranjeros en su momento. Sin embargo la guematria nos descubre algo mucho más profundo: el alma del extranjero, Nefesh haGuer (נפש הגר), corresponde a la de los tres patriarcas. Veamos la guematria de Nefesh haGuer (נפש הגר):

נפש = 439

הגר = 208

————-

638

 

Y veamos ahora la de los tres patriarcas:

אברהם  = 248

יצחק = 208

יעקב = 182

—————–

638

 

Pero alguien podría objetar que Abraham y Jacob estuvieron en Egipto pero Isaac no. ¿Por qué considerarle a él también Guer (גר)? Sencillamente porque su guematria, 208, coincide con la de haGuer (הגר).

 

JULI PERADEJORDI

 

LA ALEGRÍA MESIÁNICA

healthy-boundaries

Un conocido aforismo judío afirma que “La alegría rompe todas las barreras”. Cuando hablamos de “barreras” nos estamos refiriendo tanto a los barrotes de la cárcel en la que estamos exiliados, como a los obstáculos que nos impiden avanzar en nuestro éxodo. Pero, ¿qué es la alegría, la verdadera alegría?

“La alegría”, haSimjah (השמחה), sería esa fuerza que nos permite romper las “barreras”. Pero aparentemente la alegría que conocemos en este mundo no tiene este poder. ¿Por qué, qué ocurre?

Probablemente los sabios nos estén hablando de otra alegría, de otro tipo de alegría, ya que la guematria de haSimjah (השמחה), “la alegría”, es 358 o sea la misma que la de Mashiaj (משיח), “Mesías”. Estamos, pues, ante la verdadera alegría, la alegría mesiánica.

Un pasaje famoso del Talmud de Babilonia (Berajoth 31 a) nos enseña:

“Rabbí Iojanán dijo en nombre de rabbí Shimon bar Iojai: está prohibido para una persona llenar su boca con risa en este mundo”.

Cuando en el Talmud se dice que algo “está prohibido” en realidad nos están diciendo que no se puede, que es imposible. Sabemos que el mundo venidero se va a regir por la ley de Beith Shammai, o sea por el Rigor, algo que no parece tener mucho que ver con la risa. ¿Qué ocurre?  Los cabalistas asocian el Rigor a Itzjak, del verbo Litzjok, “reir”. De ahí el dicho que afirma que “quien ríe último ríe mejor”: la verdadera risa y la verdadera alegría pertenecen al mundo venidero, no a este mundo.

מ = 40

ש = 300

י = 10

ח = 8

———–

358

ה = 5

ש = 300

מ = 40

ח = 8

ה = 5

————

358

 

JULI PERADEJORDI

 

 

TORAH, PATRIARCAS Y SHEMAH

AbrahamIsaacJacob

Vaetjanan es una de las parashioth más decisivas de toda la Torah, sobre todo si tenemos en cuenta que en ella Moisés vuelve a repetir los 10 mandamientos; pero el tema fundamental quizá sea el de la oración, entre otras cosas porque en ella aparece el Shemah.

 

Los sabios que han estudiado el Shemah desde el punto de vista cabalístico y de la guematria han encontrado cientos, si no miles, de pequeños misterios en la oración de la proclamación de la Unicidad del Nombre de Dios. De alguna manera esta plegaria, como si se tratara de un holograma, corresponde, como veremos a través de la guematria, a toda la Torah e incluso  a los tres patriarcas.

Tomando simplemente el valor numérico de las dos primeras palabras, Shemah Israel (שמע ישראל), 951, descubrimos que es el mismo que el de Sefer Torah (ספר תורה), con lo que la pronunciación de esta oración equivaldría energéticamente a la lectura de todo el Sefer Torah (ספר תורה).

 

שמע = 410

ישראל = 541

——————

951

ספר = 340

תורה = 611

—————-

951

 

Pero las guematrias más sorprendentes son las que tienen que ver con

שמע, ישראל: יהוה אלהינו, יהוה אחד

“Escucha Israel, IHWH nuestro Dios, IHWH es Uno”.

 

La guematria de “Shemah Israel, IHWH nuestro Dios, IHWH es Uno” es 1118 y coincide con la de Lujoth haEben (las Tablas de piedra) sumada a la de haTorah (la Torah), que también es 1118.

שמע = 410

ישראל = 541

יהוה = 26

אלהינו = 102

יהוה = 26

אחד = 13

————————

1118

לחות = 444

האבן = 58

התורה = 616

———————–

1118

Por otra parte, si tomamos la guematria de Ejad, Uno (אחד), que es 13, y la multiplicamos por la Elohim (אלהים), que es 86, obtenemos exactamente 1118, la guematria del Shemah.

Y si a este número le sumamos 1, por el kollel, obtenemos 1119 que es la guematria de “Abraham, Isaac y Jacob, nuestros patriarcas”:

 אברהם = 248

יצחק = 208

ויעקב = 188

אבותינו = 475

——————-

1119

 

JULI PERADEJORDI

 

HONRAR AL ANCIANO

Guercino_Abramo_ripudia_Agar

Nos explica el midrash que hasta la época de Abraham la gente no tenía señales de vejez en su aspecto, lo cual le comportaba un pequeño problema a nuestro patriarca, que se quejó al Creador:

 “Señor del Universo, si Isaac y yo entramos a un lugar juntos, la gente no sabe a quien honrar. Si modificas el aspecto del hombre cuando es mayor, la gente sabrá a quien honrar.”

En la parashah Toldoth aparece una palabra que nos va a enseñar que Abraham e Isaac se parecían físicamente. Se trata de Holid (הוליד). Veamos qué nos enseñan los sabios y la guematria.

El inicio de Toldoth es el siguiente (Génesis XXV-19):

 

ואלה תולדת יצחק, בן-אברהם: אברהם, הוליד את-יצחק.

“Y éstas son las generaciones de Isaac, hijo de Abraham: Abraham engendró a Isaac”.

Si Isaac es hijo de Abraham, ¿por qué se nos dice, acto seguido, que Abraham engendró a Isaac? Los sabios nos han dejado cientos de comentarios de esta rareza. Vamos e fijarnos en uno de ellos, el del Baal haTurim.

Para este autor el quid de la cuestión se halla en la guematria de Holid (הוליד). Veamos qué dice:

“La guematria de esta palabra es 55 y es la misma que la de la palabra Domeh (דומה), “se parece”, para enseñarnos que el rostro de Isaac era como el de Abraham.”

ה = 5

ו = 6

ל = 30

י = 10

ד = 4

———–

55

ד = 4

ו = 6

מ = 40

ה = 5

———–

55

Pero ocurre algo sumamente curioso: si a este número le añadimos 1, por el Kollel, obtenemos 56, que es la guematria de Lekaved (לכבד), “honrar”:

ל = 4

כ = 6

ב = 40

ד = 5

———

55

JULI PERADEJORDI

LOS OTROS NOMBRES DE PINJAS

pinjas

Muchos personajes de la Torah son arquetípicos y corresponden a una función. Esta función puede ser desempeñada por diferentes figuras que también toman nombres distintos según el contexto. Una de las figuras más apasionantes es la de Pinjas, el nieto de Aarón.

En un midrash poco conocido, el Midrash Shojer Tov, podemos leer:

“Rabí Pinjas enseña en nombre de Rabbí Simón ben Lakish: Pinjas es Elías, de bendita memoria. Y sin su actuación no habríamos podido sobrevivir en medio del pueblo de Edom.”

Esta idea aparecerá en varias ocasiones en el Zohar, donde podemos leer, por ejemplo, (II-190 a):

פנחס הוא אליהו

“Pinjas es Elías”.

Pero el Zohar (II-238 a) aún va más lejos y hace una interpretación del nombre de Pinjas (פינחס) bastante curiosa e incluye en él a los tres patriarcas, Abraham, Isaac y Jacob. El texto nos invita a leer Pinjas como Pnei (פני) Jas (חס) y asocia estas palabras a Jacob y a Abraham y, más adelante nos enseña que la guematria de Pinjas es la misma que la de Isaac.

La relación entre Jas (חס) y Abraham es obvia, ya que se considera a este Patriarca como el modelo de la sefirah Hessed (חסד).

La relación entre Pnei (פני) y Jacob también es bastante fácil de detectar: cuando Jacob se enfrenta al ángel y lo vence llama al lugar Peniel (פניאל).

Por otra parte, si calculamos la guematria de Pinjas (פינחס) y la de Isaac (יצחק), vemos que es la misma, 208:

פ = 80

י = 10

נ = 50

ח = 8

ס = 60

—————

208

י = 10

צ = 90

ח = 8

ק = 100

—————-

208

En el Zohar (II-236 b) también podemos leer:

 

“La Iod que fue agregada al nombre de Pinjas, es la Iod que está en Itzjak (יצחק), la cual alude a Iesod (יסוד)”.

 

Ahora que hemos visto la relación entre Pinjas y los tres patriarcas, veamos cómo la guematria nos corrobora que también era Elías. El nombre completo de Pinjas era:

פינחס בן-אלעזר בן-אהרן

“Pinjás, hijo de Eleazar, hijo de Aharón”

פינחס = 198

בן = 52

אלעזר = 308

בן = 52

אהרן = 256

———————

866

 

Si calculamos ahora la guematria Shemi de Eliah haNabi (אליה הנביא), “el profeta Elías” obtenemos:

 

אליה = 211

הנביא = 655

———————

866

 

Pero los cabalistas van aún más lejos y también relacionan a Pinjas (פינחס) con el rey David (דוד). Si calculamos la guematria Nistar de este nombre obtenemos:

לת (ד) = 430

ו (ו) = 6

לת (ד) = 430

——————–

866

JULI PERADEJORDI

 

EL SUSTENTO DEL ALMA

manzano

Una bella página del Zohar (II-208 b), apoyándose en el Talmud (Berajoth 43 b), nos enseña que:

“el olor es el sustento del alma”.

¿De qué olor no están hablando? Los comentarios de los sabios nos sorprenderán. Veamos el texto del Zohar:

“…olió el aroma de su ropa y lo bendijo; esas vestimentas eran del primer hombre, y El Santo, Bendito Sea, se las dio para que se vistiera con ellas, pero Adán pecó y le fue quitada esa vestimenta gloriosa con la que se vistió al principio”.

Nos encontramos aquí ante una explicación de la bendición de Jacob por parte de Isaac. El Génesis (XXVII-27) nos dirá además que:

ויגש, וישק-לו, וירח את-ריח בגדיו, ויברכהו; ויאמר, ראה ריח בני, כריח שדה, אשר ברכו יהוה
“Se acercó y lo besó, y olió el aroma de sus vestidos, y lo bendijo y dijo: ciertamente el olor de mi hijo es como el aroma de un campo que IHWH ha bendecido”.

Los comentaristas nos enseñan que este olor procede de los vestidos de Jacob, que habían pertenecido anteriormente a Nemrod y a Adán, y que despedían el aroma del Jardín de Edén. Según el Talmud de Babilonia (Taanit 29 b) este perfume se parecía al de una plantación de manzanas, Jakal Tapujim (חקל תפוחים).
Pero lo más sorprendente se lo debemos al Baal haTurim cuando en su comentario a Génesis (XXVII-27) relaciona Vaiaraj (וירח) “y olió” con Génesis (VIII-21) cuando habla del holocausto de Noé:

 

וירח יהוה, את-ריח הניחח
“Y olió IHWH el olor delectable…”

Este sabio aplica este versículo a lo que comentábamos y nos enseña que podemos leer literalmente “Y olió IHWH” como que lo que olió Isaac fue IHWH.
Así, el olor que es “sustento del alma” y que recuerda a una plantación de manzanas, es precisamente el Tetragrama, IHWH (יהוה).
Todo esto queda confirmado por la guematria de Reaj (ריח) que es exactamente la misma que la de Etz haGan (עץ הגן), “el árbol del Jardín”.

200 = ר
10 = י
8 = ח

——————–
218

70 = ע
90 = ץ

5 = ה
3 = ג
50 = ן

———————-
218