EL SECRETO DE ISRAEL

Imagen relacionada

 

Vimos las semanas anteriores (https://elzoharesplendor.wordpress.com/tag/jukat/) y

(https://wp.me/p2Xmky-Ir) lo que era un Jok, y señalamos que se trata de algo que trasciende

toda lógica. La esencia del Jok se encuentra precisamente ahí, en el acto de trascender. Hay algo que si

bien no es ningún Jok también trasciende toda lógica y es que un colectivo que representa algo menos

del 0,2% de la población mundial haya sido galardonado con casi el 25% de los premios Nobel. ¿Qué

nos enseñan la tradición y la guematria a propósito de esto?

 

 

El que se haya tomado la molestia de leer hasta aquí habrá comprendido que estamos hablando del pueblo judío, del pueblo de Israel. El secreto de Israel se encuentra en el estudio. Es un pueblo que hace miles de años que se consagra al estudio de la Torah. ¿Cómo? Estudiando un texto y volviéndolo a estudiar. Según el tratado talmúdico de Jaguigá (9 b), no basta con estudiar 100 veces un texto para recordarlo, hay que hacerlo 101, o más. El número 101, una cifra altamente simbólica, señala que se ha rebasado el límite de lo humano, de lo material y que, con sólo un pequeño esfuerzo más, se entra en el de lo suprahumano, lo espiritual: se trata de un cambio de paradigma.

Los sabios cabalistas, explican que 101 es exactamente la diferencia entre “recordar” y “olvidar”, y para demostrarlo recurren a la guematria de Lishkoaj (לשכוח), “olvidar”, y a la de Litsjor (לזכור), “recordar”. La primera es de 364, y la segunda de 263. La diferencia entre ambas nos arroja exactamente 101.

ל = 30

ש = 300

כ = 20

ו = 6

ח = 8

————

364

ל = 30

ז = 7

כ = 20

ו = 6

ר = 200

———–

263

364 – 263 = 101

Aquel que repasa 101 veces lo que ha estudiado “sirve a Dios”, como dice el Talmud: va por el buen camino. Aquel que sólo repasa 100 veces lo que ha estudiado, “no sirve a Dios”, o sea va por el mal camino.

Si queremos ir más lejos, observaremos que 364, Lishkoaj (לשכוח), “olvidar” es la guematria de haSatan (השטן), “el Satán”. Es él el que provoca el olvido en el hombre, y no sólo el olvido de las cosas cotidianas, también el olvido metafísico.

ה = 5

ש = 300

ט = 9

ן = 50

———-

364

 

¿Qué tiene que ver todo esto con Israel? Muy sencillo. Sabemos que la guematria de Israel es 541:

י = 10

ש = 300

ר = 200

א = 1

ל = 30

————

541

 

Las matemáticas nos informan que el centésimo número primo es precisamente el 541. Por eso hay que dar un paso más y llegar al 101. Así se consigue el recuerdo, así se ganan los premios Nobel.

Si damos un paso más y buscamos cuál es el siguiente número primo, el 101º, vemos que es el 547. Se trata de la guematria de Daat haJajam (דעת החכם), “el conocimiento del sabio”.

ד = 4

ע = 70

ת = 400

ה = 5

ח = 8

כ = 20

ם = 40

————-

547

 

JULI PERADEJORDI

 

Anuncios

DE JACOB A ISRAEL

jacob-angel

En el capítulo XXXII del libro del Génesis tiene lugar algo extraordinario. Después de luchar encarnizadamente con un ángel, Jacob es bendecido por éste y deja de llamarse Jacob para llamarse Israel. ¿De qué ángel se trata? ¿Qué nos enseña la guematria al respecto?

 

En Génesis (XXXII-26) leemos:

ויאמר לא אשלחך, כי אם-ברכתני

“Y le dijo: no te dejaré (Ashaljeja) ir hasta que no me bendigas”.

Más adelante, en Génesis (XXXII-27) el ángel le dice a Jacob:

ויאמר שלחני, כי עלה השחר

“déjame ir pues ha llegado el alba”.

El Zohar (I-146 a), comentando la parashah anterior, nos enseñará en boca de Rabbí Jía que Vaietzé “Y (Jacob) salió”, el nombre de la parashah:

“se refiere al brillo del sol”.

El ángel le pide a Jacob que le deje marcharse porque empieza a brillar el sol). ¿De qué ángel se trata? ¿Por qué teme a la luz del sol? Si calculamos la guematria de Ashaljeja (אשלחך) “dejaré”, término que aparecía en Génesis (XXXII-26), vemos que es 359. Cuando sumamos este número a 182, la guematria de Jacob (יעקב), obtenemos 541, la guematria de Israel (ישראל):

א = 1

ש = 300

ל = 30

ח = 8

ך = 20

———

359

י = 10

ע = 70

ק = 100

ב = 2

——–

182

י = 10

ש = 300

ר = 200

א = 1

ל = 30

————

541

359 + 182 = 541

 

Y nos podemos preguntar, ¿cuál es el ángel que no soporta la luz? Obviamente se trata del Satán (שטן). Si calculamos la guematria de esta palabra descubrimos que también es 359:

ש = 300

ט = 9

ן = 50

————

359

Así pues, Jacob luchó contra el Satán y lo venció y la guematria de su nombre dejó de ser 182 para ser 541.

Pero hay aún más. Los comentaristas nos enseñan que este ángel era en realidad el ángel de Esaú (עשו). En Génesis (XLVII-28) leemos que la vida de Jacob fue de 147 años, y declara que vivió 17 de estos en Egipto. Fueron los mejores de su vida. Si a la guematria de Jacob, 182, le restamos estos 17, obtenemos 165. Cuando a este número le sumamos 376, la guematria de Esaú (עשו), de nuevo obtenemos 541, la guematria de Israel (ישראל):

ע = 70

ש = 300

ו = 6

————

376

165 + 376 = 541

Y para finalizar, merece la pena que meditemos en otra deliciosa guematria que nos ha regalado el sabio Ben Ish Jai: cuando a la guematria de Jacob, 182, le sumamos la de David, 14 y la de Moisés, 345, también obtenemos 541:

 

ד = 4

ו = 6

ד = 4

——-

14

מ = 40

ש = 300

ה = 5

———-

345

182 + 14 + 345 = 541

 

 

 

JULI PERADEJORDI

 

 

 

UNA GRAN MITZVAH: LAS LUCES DE SHABBAT

illumination

En la parashah de Tetzaveh (תצוה) aparecen detalladas las instrucciones de cómo han de encenderse las luces de la Menorah, pero también se nos dice algo a propósito de las luces de Shabbat.

Leemos en Éxodo (XXVII-20):

ואתה תצוה את-בני ישראל ויקחו אליך שמן זית זך כתית

מאור: להעלת נר תמיד

“Y tú ordenarás a los hijos de Israel que tomen para ti aceite de oliva puro, machacado para la iluminación, para encender la lámpara en todo momento”.

Comentando la palabra Tetzaveh (תצוה) que da nombre a esta parashah, el Baal haTurim nos explica que su guematria Raguil, 501, es la misma que la de la expresión Nashim Tzaveh (נשים צוה), “ordena a las mujeres”.

ת = 400

צ = 90

ו = 6

ה = 5

————

501

נשים = 400

צוה = 101

—————–

501

¿De qué nos están hablando?

Para este sabio se trata de una alusión al encendido de las luces de Shabbat, que es una obligación para las mujeres, en honor al Shabbat.

Las últimas palabras del versículo son Ner Tamid (נר תמיד), y דu guematria es 704, o sea la misma que la de BeShabbat (בשבת), “en Shabbat”.

נר = 250

תמיד = 454

————–

704

ב = 2

ש = 300

ב = 2

ת = 400

————–

704

Así se nos está diciendo veladamente “ordena a las mujeres” “en Shabbat”.

Pero lo más curioso ocurre cuando calculamos la guematria de Et Beni Israel (את-בני ישראל), “a los hijos de Israel”, 1004, ya se trata de la guematria Atbash de Ki Ner Mitzvah veTorah Or (כי נר מצוה, ותורה אור), “porque la Mitzvah es lámpara y la Torah luz” (Proverbios VI-23).

את-בני = 463

ישראל = 541

————–

1004

כי = 70

נר = 12

מצוה = 185

ותורה = 254

אור = 483

————–

1004

 

Y, finalmente, si sumamos la guematria de Mitzvah (מצוה), 141, a la de Or (אור), 207, obtenemos 348, la guematria de Mitzvah Rabbah (מצוה רבה), “gran Mitzvah”, y si sumamos la guematria de Ner (נר), “lámpara” a la de Torah (תורה), 611, obtenemos 861, la guematria de Beit haMikdash (בית המקדש), “Templo Sagrado”, lo cual nos enseña que encender las lámparas es una Mitzvah tan grande que es como convertir la casa en un Templo.

 

JULI PERADEJORDI

 

UNA GRAN MITZVAH: LAS LUCES DE SHABBAT

illumination

En la parashah de Tetzaveh (תצוה) aparecen detalladas las instrucciones de cómo han de encenderse las luces de la Menorah, pero también se nos dice algo a propósito de las luces de Shabbat.

Leemos en Éxodo (XXVII-20):

ואתה תצוה את-בני ישראל ויקחו אליך שמן זית זך כתית

מאור: להעלת נר תמיד

“Y tú ordenarás a los hijos de Israel que tomen para ti aceite de oliva puro, machacado para la iluminación, para encender la lámpara en todo momento”.

Comentando la palabra Tetzaveh (תצוה) que da nombre a esta parashah, el Baal haTurim nos explica que su guematria Raguil, 501, es la misma que la de la expresión Nashim Tzaveh (נשים צוה), “ordena a las mujeres”.

ת = 400

צ = 90

ו = 6

ה = 5

————

501

נשים = 400

צוה = 101

—————–

501

¿De qué nos están hablando?

Para este sabio se trata de una alusión al encendido de las luces de Shabbat, que es una obligación para las mujeres, en honor al Shabbat.

Las últimas palabras del versículo son Ner Tamid (נר תמיד), y דu guematria es 704, o sea la misma que la de BeShabbat (בשבת), “en Shabbat”.

נר = 250

תמיד = 454

————–

704

ב = 2

ש = 300

ב = 2

ת = 400

————–

704

Así se nos está diciendo veladamente “ordena a las mujeres” “en Shabbat”.

Pero lo más curioso ocurre cuando calculamos la guematria de Et Beni Israel (את-בני ישראל), “a los hijos de Israel”, 1004, ya se trata de la guematria Atbash de Ki Ner Mitzvah veTorah Or (כי נר מצוה, ותורה אור), “porque la Mitzvah es lámpara y la Torah luz” (Proverbios VI-23).

את-בני = 463

ישראל = 541

————–

1004

כי = 70

נר = 12

מצוה = 185

ותורה = 254

אור = 483

————–

1004

Y, finalmente, si sumamos la guematria de Mitzvah (מצוה), 141, a la de Or (אור), 207, obtenemos 348, la guematria de Mitzvah Rabbah (מצוה רבה), “gran Mitzvah”, y si sumamos la guematria de Ner (נר), “lámpara” a la de Torah (תורה), 611, obtenemos 861, la guematria de Beit haMikdash (בית המקדש), “Templo Sagrado”, lo cual nos enseña que encender las lámparas es una Mitzvah tan grande que es como convertir la casa en un Templo.

JULI PERADEJORDI

EL SECRETO DEL AMOR

ihwhadonai

Uno de los recursos más utilizados en numerología es el denominado número triangular o número secreto. En hebreo, “amor” se dice Ahavah (אהבה) y su guematria es 13. Veamos qué nos enseña el número secreto del 13, o sea descubramos cuál es el secreto del amor.

 

El número secreto del número 13 es el que se obtiene sumando 1 + 2 + 3 + 4+ 5 + 6 + 7 + 8 + 9 + 10 + 11 + 12 + 13 = 91. Los cabalistas aluden a menudo a este número ya que es el resultado de sumar la guematria del Tetragrama, יהוה) , 26)  con la del Nombre de Dios Adonai ,אדני), 65):

יהוה = 26

אדני = 65

———–

91

 

El secreto del amor, no del amor humano y terrenal, sino de espiritual, consiste en unir, como se puede apreciar en muchos Siddurim, estos dos Nombres. Pero si queremos ir más lejos, podemos multiplicar 13 por 91 y obtendremos 1183. Los sabios nos enseñan que este último número es el resultado de sumar la guematria del Tetragrama, 26 a la de Israel, 541 y a la de haTorah, “la Torah”, 616:

יהוה = 26

ישראל = 541

התורה = 616

————–

1183

¿Y qué tendrá que ver todo esto con la Menorah (מנרה)? Las tres primeras letras del Tetragrama se asocian con las tres primeras velas de la Menorah. Las cuatro letras de (אדני), situadas bajo la protección de la cuarta letra del Tetragrama, que corresponde a la Shekinah, corresponden a las cuatro últimas velas. Así la unión de los dos Nombres de Dios que evocaba al amor queda reflejada en la luz y el calor del candelabro, de la Menorah (מנרה), que corresponde al alma humana ya que las dos letras interiores de Menorah (מנרה), la Nun (נ) y la Resh (ר) forman la palabra Ner (נר), “vela” que corresponde al alma y la guematria de las dos exteriores, Mem (מ) y He (ה) suman respectivamente 40 y 5, o sea 45 la guematria de Adam (אדם), “hombre”. Por eso podemos leer en Proverbios (XX-27):

נר יהוה, נשמת אדם

“Lámpara de IHWH es el alma del hombre”.

 

JULI PERADEJORDI

 

LAS 42 ETAPAS

ana_ve_coaj

La parashah de Maasé (מעסי) describe las 42 etapas que recorrió el pueblo de Israel tras la salida de Egipto. Este número es harto revelador, como veremos, a la luz de la guematria y las enseñanzas de los cabalistas. No sólo se refiere a las 42 etapas o estaciones, sino también a la posibilidad de ir desde el nombre de Dios Elohim (אלהים) al Tetragrama.

Según los sabios cabalistas, las 42 etapas del desierto corresponden al Nombre de Dios Bam (בם), cuya guematria es 42, y a las 42 palabras que componen la oración Ana BeKoaj.
El Nombre Bam (בם), se relaciona con el Tetragrama ya que su guematria sderti u ordinal es 26, como la del Tetragrama:

ב = 2
ם = 24

———
26

Si buscamos cuál es la guematria Katán o reducida de Maasé Beni (מסעי בני) nos encontramos con este mismo número:

מסעי = 18
בני = 8

———–
26

Veamos cómo comienza el texto de la parashah:

אלה מסעי בני-ישראל

“Éstas son la etapas de los hijos de Israel”.

Los cabalistas toman las letras iniciales de Maasé (מסעי), “etapas” y Beni (בני), “hijos” y con ellas forman el Nombre Bam (בם). Nos enseñan que cada una de estas etapas corresponde a una letra del alfabeto, por lo que hay una mayoría de etapas que comparten letra.
El sabio Isaac Luria nos enseña además que el Nombre Bam (בם) pertenece al mundo de Yetzirah y que todo lo que está fuera de la tierra de Israel pertenece al mundo de Assiah. Para este gran cabalista, la ascensión de Assiah hasta Yetzirah se realiza por medio del nombre Bam (בם).
De este modo, recorriendo las 42 etapas el pueblo pudo ascender desde el extranjero hasta la tierra de Israel.
Hemos visto que Beni (בני) y Maasé (מסעי) forman el Nombre Bam (בם) Inmediatamente después de estas dos palabras, en el versículo de Números (XXXIII-1) nos encontramos con la palabra Israel.
La Parashah comienza por la palabra Eleh (אלה), que son 3 letras que componen la palabra Elohim (אלהים), o sea el dios de la naturaleza para llevarnos a Maasé Beni (מסעי בני), que hemos relacionado con el Tetragrama. Esto nos enseña que, de algún modo, el nombre Elohim (אלהים) corresponde a lo que está fuera de la tierra de Israel mientras que Bam (בם) o el Tetragrama corresponden a Israel.

JULI PERADEJORDI

SOBRE JACOB E ISRAEL

 

sueñoja
El patriarca Jacob es conocido con dos nombres, Jacob e Israel. Los cabalistas nos explican que este último se refiere a “grandes logros espirituales”, y muchos se preguntan porque en la Amidah se utiliza el nombre de Jacob y no el de Israel.

Leemos en Salmos (CXXIV-1):

לולי יהוה, שהיה לנו- יאמר-נא, ישראל
“Al no haber estado IHWH para nosotros, diga ahora Israel”.

Los sabios comentan este salmo enigmático asociándolo a la expresión “El Dios de Abraham, Dios de Isaac, y el Dios de Jacob” que aparece en el Siddur y que procede de Éxodo (III-6) y se preguntan por qué se usa aquí el nombre de Jacob y no el de Israel.
Veamos el texto de Éxodo:

אלהי אברהם אלהי יצחק, ואלהי יעקב
“El Dios de Abraham, Dios de Isaac, y el Dios de Jacob”.

Abraham Abujatzira nos lo aclara:

La frase, “El Dios de Abraham, Dios de Isaac, y el Dios de Jacob” tiene 26 letras, que es la guematria de nombre IHWH. Si se hubiera utilizado el nombre de Israel, que tiene una letra más, IHWH no hubiera estado con nosotros”.

Pero la guematria nos va a enseñar algo realmente curioso: el valor numérico Katan o reducido de ambas expresiones es el mismo: 82.

לולי = 13
יהוה = 17
שהיה = 14
לנו = 14
יאמר-נא = 14
ישראל = 10

————–
82

אלהי = 10
אברהם = 16
אלהי = 10
יצחק = 19
ואלהי = 16
יעקב = 11

————-
82

JULI PERADEJORDI

LOS TRES ASPECTOS DEL ALMA

neshamah

En la triple estructura del alma, formada por Nefesh (נפש), Ruaj (רוח) y Neshamah (נשמה), encontramos un curioso paralelismo con el itinerario del pueblo de Israel que va de Egipto a la tierra de Israel.

Veamos cómo:

El pueblo de Israel, condenado a permanecer esclavizado en Egipto durante 400 años, logra huir a los 210. Su estancia en Egipto ha sido comparada con un embarazo por lo cual estos 210 años harían alusión a este estado, ya que es la guematria de Hará (הרה), Embarazada”.

ה = 1

ר = 1

ה= 1

——–

210

 

La etapa egipcia corresponde al Nefesh (נפש). Esto lo podemos deducir de Génesis (XLVI-26):

כָּל-הַנֶּפֶשׁ הַבָּאָה לְיַעֲקֹב מִצְרַיְמָה

“Todas las almas (נפש) de Jacob que fueron a Egipto…”.

 

Allí el pueblo estuvo esclavizado y no escuchaban a Moisés (Éxodo VI-9); les faltaban el Ruaj (רוח) y la Neshamah (נשמה):

וידבר משה כן, אל-בני ישראל; ולא שמעו, אל-משה,מקצר רוח, ומעבדה קשה

“Moisés habló así a los hijos de Israel mas no le hicieron caso a Moisés debido a la falta de aliento

y a los duros trabajos”

Lo que se traduce como falta de aliento es en realidad falta de Ruaj (רוח).

La etapa en el desierto se puede asociar con el Ruaj (רוח), ya que en leemos (Éxodo XV-10):

ברוחך נשפת

“Soplaste con tu viento (רוח)…”

Y la Neshamah (נשמה) se asocia a la tierra de Israel. Como escribió el Rav Jaim Zuckerwar:

“La tierra de Israel implica el espacio material, emocional, mental y espiritual donde la Neshamah dispone de todo el potencial para concretizar su objetivo.”

 

También en Ezequiel (XXV-3) leemos:

ואל-אדמת ישראל כי נשמה

“Y sobre la tierra de Israel que fue devastada…”:

Si en vez de Israel Ki Nashamah (כי נשמה) podemos leer Israel Ki Neshamah (כי נשמה), “Israel que es la Neshamah (נשמה).

JULI PERADEJORDI