ADÁN, EVA Y JANUKAH

adam-and-eve-art-nouveau

Ya vimos la semana pasada que la festividad de Janukah comienza el 25 del mes de Kislev (כסלו), y que los comentaristas han asociado este número con la palabra Or (אור), “luz”, que es la vigesimoquinta palabra que aparece en el relato de la creación, y con la palabra Tov (טוב), “bien”. (Véase http://wp.me/p2Xmky-Dn). Veamos ahora qué relación hay entre Janukah y Adán y Eva, nuestros primeros padres.

 

Podemos asociar varios de los números más sobresalientes relacionados  con Janukah con Adán (אדם) y Eva (חוה), nuestros primeros padres. Veamos cómo:

א = 1

ד = 4

ם = 40

———–

45

ח = 8

ו = 6

ה = 5

————

19

45 – 19 = 26

 

Si a Adán se le resta a Eva (de hecho es lo que nos describe el Génesis cuando nos dice que IHWH tomó “un costado” de Adán para hacer a Eva), obtenemos el número 26 que es el resultado de restarle 19 a 45. Como es bien conocido, 26 es la guematria de IHWH, el Tetragrama, pero también es algo más: es la guematria Katan de Janukah (חנוכה) 26:

 

ח = 8

נ = 5

ו = 6

כ = 2

ה = 5

———

26

 

Por otra parte si calculamos el cuadrado de 45, la guematria de Adán (אדם), obtenemos 2025, que es el número de palabras que aparecen en la parashah Mikets, que es la parashah que se lee en Janukah. Como escribe el Rabbí Shimón Avigal en su libro Parperaoth BeShivah Shearim:

Miketz siempre se lee en el Shabbat de Janukah. Hay 2025 palabras en la Parashah.

Si tomamos la guematria de Ner (vela) que es 250 y la multiplicamos por 8, el número de días que prendemos las luces de Janukah, y le sumamos 25, la fecha en que comienza Janukah, el resultado es 2025”.

El sabio Ben Ish Jai, en su introducción a las halajot de Janukah, nos regala otra idea sumamente  interesante. Si en el relato de la creación contamos a partir de la palabra Bereshit (en el comienzo), hasta vaiehi Or (y fue la Luz), descubrimos que hay 25 palabras.

Este gran erudito nos dice entonces: Janu el 25 (כה), porque en la palabra 25 apareció la Luz, que representa la espiritualidad, la pureza la conexión directa con el Padre celestial. En el relato de la creación Dios dirá que la luz, es Tov (טוב), “buena” o “bueno”, palabra cuya guematria es 17. Si calculamos la guematria Katán o reducida de Kislev (כסלו), el mes de Janukah, descubrimos que también es 17:

כ = 2

ס = 6

ל = 3

ו = 6

———-

17

 

JULI PERADEJORDI

 

 

 

LA FIESTA DE LOS PATRIARCAS

janu

La festividad de Janukah es conocida universalmente como la fiesta de las luces y alude a las luces que se encienden  durante ocho días para festejar la derrota de los griegos que pretendían dominar al pueblo judío.

Sin embargo, la guematria nos permite aventurar otro sentido sumamente interesante.

 

Leemos en Génesis (XXXVII-2) en la parashah Vaieshev:

אלה תלדות יעקֹב, יוסף בן-שבע-עשרה שנה

“Éstas son las generaciones de Jacob, José de diecisiete años…”.

Los comentaristas se han preguntado por qué esta precisión de “diecisiete años” cuando, aparentemente, no hacía falta decir la edad de José. Tomemos nota del número 17.

Janukah se celebra el 25 del mes de Kislev, y los comentaristas han asociado este número con la palabra Or (אור), “luz”, que es la palabra 25 que aparece en el relato de la creación. En este mismo relato dios dirá que la luz, es Tov (טוב), “buena” o “bueno”, palabra cuya guematria es 17. De este mjodo podemos asociar a Janukah tanto con el 25 como con el 17.

En el primer día de Janukah se recitan tres bendiciones, lo cual nos avisa de la importancia del número 3 en esta fiesta. El número 3 se asocia tradicionalmente con los 3 patriarcas, Abraham, Isaac y Jacob. Si sumamos la guematria de sus nombres obtenemos 638:

אברהם = 248

יצחק = 208

יעקב = 182

—————

638

 

Los cabalistas nos han enseñado que este número corresponde a Janukah si deletreamos las letras que componen esta palabra de este modo:

חת = 408

נןן = 106

ואו = 13

כף = 100

הה = 10

—————————-

637 + 1 (Kollel) = 638

Pero hay aún más, si sumamos los números que componen 638, obtenemos 17, número que asociamos a José según la cita de la parashah Vaieshev y con la luz según el relato de la creación:

6 + 3 + 8 = 17

 

JULI PERADEJORDI

 

JANUKAH Y LA TORAH

januka3

Afirman los cabalistas que la festividad de Janukah corresponde a toda la Torah. ¿En qué se basan? En la guematria y el notarikon de una conocida expresión que nos enseña que las velas hay que encenderlas en el exterior de la casa.

Esta idea está sugerida por un conocido notarikon de la palabra Janukah (חנוכה). Tomando las iniciales de las 5 letras que componen la expresión, tenemos:

חוץ נדליקם וזמנם כל הלילה

Si calculamos la guematria de esta expresión obtenemos 611, la guematria de Torah (תורה):

Jet (ח) : Jutz (חוץ) “fuera”, 104.
Nun (נ) : Nadlikam (נדליקם) “hay que encenderlas”, 234.
Vav (ו) : Uzmanam (וזמנם) “y su tiempo”, 143.
Caf (כ) : Kol (כל) “toda”, 50.
He (ה) : Halaila (הלילה) “la noche”, 80.

104 + 234 + 143 + 50 + 80 = 611

Se trata de la guematria de Torah:

ת = 400

ו = 6

ר = 200

ה = 5

————

611

 

De este modo, encender las velas de Janukah es como encender esa Torah que todos tenemos dentro, en ese templo que es nuestro corazón, poco a poco, una detrás de otra, añadiendo cada día un poquito más de luz.

 

JULI PERADEJORDI

JANUKAH Y LA CEBRA

zebra

Si alguien se atreviera a relacionar la festividad de Janukah con un animal tan simpático como es la cebra, lo tacharían de loco. A la luz de la guematria quizá no lo sea tanto…

Cuando calculamos la guematria de Zebra (זברה) vemos que es 214, un número que aparentemente no tiene nada que ver con 89, la guematria de Janukah (חנוכה). Sin embargo no es así.

Si multiplicamos la guematria de Janukah (חנוכה), 89 por 2, obtenemos 178 y si le añadimos 36 por las 36 veces que se encienden las velas al cabo de 8 días obtenemos 214, la guematria de Zebra (זברה).

ז = 7

ב = 2

ר = 200

ה = 5

———–

214

ח = 8

נ = 50

ו = 6

כ = 20

ה = 5

—————-

89

89 x 2 = 178

178 + 36 = 214

JULI PERADEJORDI