CUANDO OBEDEZCAS

Si hay un texto particularmente interesante a la luz de la guematria, éste es el principio de la parashah de Ekev. (Deuteronomio VII-12 a).

 

El texto comienza así:

והיה עקב תשמעון, את המשפטים האלה, ושמרתם ועשיתם, אתם-ושמר יהוה אלהיך לך, את-הברית ואת-החסד, אשר נשבע, לאבתיך

“Y será cuando obedezcas estas ordenanzas y las observes y realices; el Eterno, tu Dios, guardará para ti el pacto y la bondad que juró a tus antepasados”.

 

¿A quién se dirige? ¿Cuáles con estas “ordenanzas” (Mishpatim)? ¿Por qué hay que obedecerlas, observarlas y realizarlas?

Obviamente, estas palabras se dirigen al pueblo de Israel, al que el Eterno había jurado “el pacto y la bondad”. Pero no basta con escucharlas, hay que ponerlas en práctica.

¿Por qué el pacto, Brit (ברית)?

Si calculamos la guematria de Brit (ברית) “pacto”, obtenemos 612 y añadiéndole 1 por el Kolel, llegamos a 613, que es el número de los preceptos.

¿Por qué la bondad, Hessed (חסד)?

Si calculamos la guematria de Hessed (חסד), “bondad”, obtenemos 72.

ח = 8

ס = 60

ד = 4

———–

72

 

Si tomamos la primera y la última letra de la palabra Ekev (עקב), Ayin (ע) y Beth (ב), el nombre de esta parashah, y las sumamos, también obtenemos 72, la guematria de Hessed (חסד):

ע = 70

ב = 2

———–

72

 

Si a este número le sumamos 541, la guematria de Israel, obtenemos 613. Las “observanzas” (Mishpatim) de las que nos están hablando son, pues, los 613 preceptos.

Pero los cabalistas han ahondado más en el asunto y nos han descubierto que si sumamos la guematria de Ekev (עקב), la segunda palabra del versículo, 172, a la de Atem (אתם), la novena, 441, también obtenemos 613.

Sin embargo lo más sorprendente ocurre cuando sumamos la guematria de Brit (ברית), 612, a la de Hessed (חסד), 72. Obtenemos 684.

Se trata de la guematria de la suma de Jojmah (חכמה) “sabiduría”, 73, y Torah (תורה), Torah, 611.

 

JULI PERADEJORDI

Anuncios

NO HAY TORAH SIN SABIDURÍA…

creation

Una de las frases más conocidas del Zohar (III 81a) afirma que “No hay Torah sin Sabiduría y no hay Sabiduría sin Torah”. Para entenderla, los comentaristas suelen recurrir al libro de los Proverbios (III-19) que afirma que “IHWH creó el mundo con Sabiduría”. ¿Qué tendrá que ver una cosa con la otra? ¿A qué mundo se refiere? Veamos qué podemos deducir a partir del texto hebreo y de la guematria.

 

יהוה-בחכמה יסד-ארץ

Si nos fijamos en las palabras que componen esta frase vemos que no dice “el mundo”, sino la “tierra”, Erets (ארץ), y tampoco dice “creó”, sino Iasad. “fundó” (יסד). Si calculamos su guematria descubrimos que es 466:

יהוה = 26

בחכמה = 75

יסד = 74

ארץ = 291

————–

466

Para los cabalistas esto nos enseña que no estamos hablando de la tierra, del planeta azul en el que vivimos, aunque el texto diga Erets (ארץ), sino del mundo, concretamente del mundo de Ietzirah, Olam haIetzirah (עולם היצירה), expresión cuya guematria también es 466:

עולם = 186

היצירה = 320

————–

466

 

Esta idea coincide con otra que también encontramos en el Zohar (II-161 b) que dice:

קודשא בריך הוא אסתכל באורייתא וברא עלמא

“El Santo, Bendito Sea, miró en la Torah y creó el mundo”.

A partir de estas dos citas vemos que efectivamente que Dios creó el mundo con sabiduría, con Jojmah (חכמה), pero no con la sabiduría que conocen los hombres, sino con la sabiduría de la Torah.

JULI PERADEJORDI

 

 

EL SECRETO QUE GUÍA A LOS ÁNGELES

14-11-19-michael-berg-drawing-assistance-of-angels

En la parashah de Mishpatim aparecen unas de las palabras más enigmáticas de la Torah: “haremos y obedeceremos”, Naasé veNishmah, (Éxodo XXIV-7).

¿Cómo podemos entenderlo?

 

Nishmah no es sólo “obedecer”; su sentido literal es “escuchar”, pero en sentido figurado es “comprender”.

¿Cómo podemos hacer aquello que previamente no hemos ni escuchado ni entendido? Realmente, no se puede entender según el Pshat, al pie de la letra.

Para la cábala la Sefirah de Jojmah (חכמה) corresponde al ver, la de Binah (בינה) al escuchar y la de Daat (דעת) al entender. Para entender algo hay que haberlo visto o escuchado previamente. Sin embargo hay una posibilidad: haberlo captado de un modo trascendente, por revelación. Entonces estaríamos hablando de la sefirah de Keter (כתר)

Leemos en el Talmud Shabbat (88 a) a propósito del Naasé veNishmah:

“Rabí Eleazar ha enseñado que cuando Israel dijo en primer lugar “haremos”, y luego “escucharemos”, una voz celeste se hizo oír y dijo “¿quién ha revelado a mis hijos el secreto que guía a los ángeles?”

 

El texto dice así:

רז זה שמלאכי

Si calculamos la guematria de esta expresión vemos que es 620:

 

רז = 207

זה = 12

שמלאכי = 401

——————

620

 

Se trata de la guematria de Jojmah, Binah veDaat (חכמה בינה ודעת):

 

חכמה = 73

בינה = 65

ודעת = 480

————–

620

La guematria de es 620 y coincide con la de Keter (כתר):

 

כ = 20

ת = 400

ר = 200

————–

620

 

El “haremos y escucharemos” es algo que se sitúa por encima del nivel de Jojmah, Binah o Daat. Está al nivel del Keter, la corona.

 

JULI PERADEJORDI

 

LAS PALABRAS DE TORAH SON PALABRAS DE SABIDURÍA

bereshit

Todos sabemos que la Torah comienza por la palabra Bereshit (בראשית ברא אלהים) que significa, más o menos, “en el principio”.

Es la primera palabra de la Torah.

¿A partir de cuándo podemos hablar de “palabras”, en plural, de la Torah?

Si duda podemos hacerlo a partir de la segunda palabra, Barah (ברא), “creó”.

Así tenemos que el texto comienza por la expresión Bereshit Barah (בראשית ברא), “en el principio creó”.

Si calculamos la guematria de esta expresión, vemos que es 1116:

בראשית = 913

ברא = 203

——————

1116

 

Este número es también la guematria de la expresión Divrei Torah Divrei Jojmah (דברי תורה דברי חכמה), “las palabras de Torah son palabras de sabiduría”.

דברי = 216

תורה = 611

דברי = 216

חכמה = 73

—————

1116

Y si esto no nos convence calculemos ahora la guematria de la segunda y la tercera palabras de la Torah, Barah Elohim (ברא אלהים):

ברא = 203

אלהים = 86

————–

289

Se trata de la guematria de Divrei Jojmah (דברי חכמה):

ברי = 216

חכמה = 73

————

289

Y si aún no estamos convencidos calculemos ahora la guematria de Bereshit Barah Elohim (בראשית ברא אלהים), las tres primeras palabras de la Torah:

בראשית = 913

ברא = 203

אלהים = 86

—————

1202

 

Se trata de la guematria de (תורה) Torah, 611, sumada a la de Nebiim (נביאים), “profetas”, 888, y a la de Ketubim (כתובים), “escritos”, 478, los tres libros que componen el Tanaj.

 

תורה = 611

נביאים = 113

כתובים = 478

—————–

1202

 

JULI PERADEJORDI

Y SOÑÓ

chagal sueño jacob
Los sueños son una de las maneras en las que Dios se comunica con los hombres. Una parte importante del tratado talmúdico de Berajoth está dedicada a los sueños, un tema recurrente en el Tanaj. La primera vez que la Torah nos habla de un sueño es en el famoso episodio de Jacob (Génesis XXVIII-12), donde leemos:

ויחלם
“Y soñó…”

Esta palabra encierra muchos misterios.
En primer lugar nos habla de algo tan venturoso como superar la condición terrena: Jacob vio una escalera que tocaba los Cielos. Éste es el buen destino, Mazal Tov (מזל טוב), expresión cuya guematria Raguil es 94.

מזל = 77
טוב = 17
94

Si calculamos la guematria Raguil de Vaiajlom (ויחלם), “y soñó”, obtenemos este mismo número:

ו = 6
י = 10
ח = 8
ל = 30
מ = 40

———————
94

Por medio de su sueño Jacob salió de su Mazal, de su destino, y entró en un Mazal Tov (מזל טוב), un buen destino.
Los comentaristas, apoyándose en que la guematria de Sulam (סולם), “escalera” es 136, nos descubren varias maneras de “ascender”: a través de la oración, la caridad o el ayuno, ya que Kol (קול), “voz”, que representa a la oración, Mammon (ממון), “dinero”, que representa a la caridad y Tzom (צום), “ayuno” tienen esta misma guematria.
Pero a la luz de la cábala, Vaiajlom (ויחלם) puede referirse a algo más: la integración de las sefiroth Jojmah (חכמ), Binah (בינה) y Daat (דעת).
Si calculamos la guematria Shemi de Vaiajlom (ויחלם), “y soñó”, obtenemos 614.

ו = 22
י = 20
ח = 418
ל = 74
מ = 80

————————
614

Se trata del mismo valor numérico que el de la suma de las tres sefiroth citadas.

ח = 8
כ = 20
מ = 40
ה = 5

————————-
73

ב = 2
י = 10
נ = 50
ה = 5

—————————
67

ד = 4
ע = 70
ת = 400

—————————-
474

73 + 67 + 474 = 614

Este número nos sugiere que por medio de este sueño Jacob trascendió las 613 mitzvoth y se colocó por encima de este mundo. En esto recuerda a Iosef de quien está dicho (Génesis XXXIX-2):

ויהי יהוה את-יוסף, ויהי איש מצליח
“Y estuvo IHWH con Iosef y fue un hombre exitoso…”

Lo que el Midrash interpretará: “exitoso en Jojmah, Binah y Daat, ya que la guematria de Vaieji IHWH et Iosef (ויהי יהוה את-יוסף), “Y estuvo IHWH con Iosef”, es 614. Porque el éxito, el verdadero éxito, del latín ex-ire, “ir hacia fuera”, es precisamente salir de este mundo para entrar en el Mundo Venidero.

 

Juli Peradejordi