REPARAR LA ESTULTICIA

 

Resultado de imagen de palau de la musica

Sabemos, gracias a las enseñanzas de los sabios, que algo tan actual y socialmente aceptado como robar no es sólo apropiarse de lo ajeno, también es ofender a Dios (y al erario público) y, por decirlo de algún modo, “entrometerse” en Sus designios. Veamos qué nos dice el libro del Levítico (5-23):

והיה, כי-יחטא ואשם-והשיב את-הגזלה אשר גזל או את-העשק אשר עשק, או את-הפקדון אשר הפקד אתו; או את-האבדה, אשר מצא.

 

«Y ocurrirá que cuando peque y se haga culpable, devolverá el objeto robado que sustrajo, o lo que ganó de su fraude, o la prenda que fue dejada en su poder, o el objeto perdido que halló».

 

Lo primero que se deduce de estas palabras es que cuando alguien roba no sólo está pecando, también se está haciendo culpable. La palabra que se utiliza para “pecar”, Iejatah (יחטא) procede de la raíz Jet (חט), como vemos en sus letras centrales, y aquel que peca normalmente se cree muy listo.

Si acudimos a la guematria Raguil de Jet (חט), descubrimos que es 17:

ח = 8

ט = 9

———–

17

 

 

Se trata de la guematria de Tov (טוב), “bueno”, y el ladrón siente que está haciendo algo bueno (al menos para él), pero en realidad lo que está haciendo es el tonto, ya que no hay más que fijarse en la guematria atbash de Jet (חט), 110, para darse cuenta de que es un Sacal, un necio (סכל):

 

ט = 9

ו = 6

ב = 2

———-

17

ח = 60

ט = 50

———-

110

ס  = 60

כ = 20

ל = 30

———-

 110

 

Pero este versículo contiene una rareza en la que han reparado los cabalistas: la primera palabra Vehaiah (והיה) está formada por las mismas letras que el Tetragrama en un orden “incorrecto”. Esto nos enseña que “cuando alguien peque y se haga culpable” no sólo estará perjudicando a su prójimo al que ha robado, también está afectando al Tetragrama y desordenando el mundo. Es lo que se llama “estulticia”, del latín stultus, “necio”, “tonto”. Ya vimos, en un post anterior (https://elzoharesplendor.wordpress.com/2014/04/22/el-ladron-que-bendice/), que robar se puede comparar con insultar al Nombre de Dios (Salmos X-3):

 ובצע  ברך, נאץ יהוה

“Y el ladrón que bendice insulta a IHWH”.

 

La guematria Sderti u ordinal de la palabra que se utiliza en Levítico (V-23) para decir “y devolverá”, Veeshiv (והשיב) es también 17, por lo que el hecho de devolver lo robado compensa en cierto modo la necead del Sacal. Por eso, la Torah propone una reparación para su estulticia: devolver el objeto robado, estafado o ganado con fraude. Pero normalmente, ¿por qué el ladrón no lo hace? ¿Es aún más tonto de lo que parecía? Probablemente sí.

ו = 1

ה = 1

ש = 1

י = 1

ב = 1

———-

17

JULI PERADEJORDI

 

 

 

Anuncios

ASÍ SE COMPORTA DIOS CON NOSOTROS

escala

El primer versículo de Tzav, la parashah de esta semana (וידבר יהוה, אל-משה לאמר) se repite varias veces a lo largo de la Torah. Los cabalistas nos han dejado una curiosa interpretación del mismo basada en la guematria.

Veamos en la primera frase de la parashah el valor numérico de las palabras que componen Levítico (VI-8):

 

וידבר יהוה, אל-משה לאמר

וידבר = 222

יהוה = 26

אל = 31

משה = 345

לאמר = 271

————

895

 

Este número es también la guematria de la expresión Zoth Osé Lanu IHWH (זאת עשה לנו יהוה), “esto es lo que hace con nosotros IHWH:

זאת = 408

עשה = 375

לנו = 86

יהוה = 26

———–

895

¿Pero qué es lo que hace con nosotros IHWH? Si nos fijamos en la guematria de las dos primeras palabras tenemos 222 + 26 = 248, o sea la guematria de Rajam (רחם), “piedad”.

Las dos siguientes suman 31 + 345 = 376. Se trata de la guematria de Shalom (שלום), “paz”.

La tercera palabra, Leemor (לאמר) puede ser leída como Lo Mar (לא מר), “sin amargura”.

Esta es la manera en la que Dios se comporta con nosotros, pero los sabios nos dicen algo más, nos explican que como la palabra siguiente será Tzav (צו), lo que nos permite decir que lo que Dios nos ordena es que seamos piadosos, busquemos la paz y no caigamos en la amargura.

 

JULI PERADEJORDI

LA FIESTA DE LA VIDA

don-quijote-l

Una gran pregunta que todos los hombres se han hecho en todas las épocas y en todos los lugares es qué ocurre después de la muerte. Un famoso poema del Quijote y, sobre todo, la guematria, van a ayudarnos a entender algo de este misterio.

 

Quizá el poema más hermoso de los que aparecen el el Quijote sea aquel que dice:

Busco en la muerte la vida,

salud en la enfermedad,

en la prisión libertad,

en lo cerrado salida…

Estas palabras nos sugieren un misterio que sólo entenderemos a partir de la guematria.

La parashah Ajarei Mot (אחרי מות) comienza con las siguientes palabras (Levítico XVI-1):

וידבר יהוה, אל-משה, אחרי מות, שני בני אהרן

“El Eterno habló a Moisés tras la muerte de los dos hijos de Aarón…”.

Van a ser los cabalistas quienes nos proporcionen la clave para entender todo este misterio cuando nos dicen, como sin decir nada, que la parashah Ajarei Mot (אחרי מות) es la número 29 y éste es el valor numérico de la palabra Jaguigah (חגיגה). “fiesta”.

 

ח = 8

ג = 3

י = 10

ג = 3

ה = 5

———–

29

¿De qué fiesta estamos hablando? Parafraseando al Quijote diremos que de la vida, de la salida a la vida.

La guematria de Ajarei Mot (אחרי מות) es la siguiente:

א = 1

ח = 8

ר = 200

י = 10

מ = 40

ו = 6

ת = 400

———–

665

La guematria de Beit haRejem, (בית הרחם), “matriz”: es exactamente la misma:

ב = 2

י = 10

ת = 400

ה = 5

ר = 200

ח = 8

ם = 40

———-

665

Por eso, cuando hablamos de “después de la muerte”, de Ajarei Mot (אחרי מות) estamos hablando también de Beit haRejem, (בית הרחם), del nacimiento, del regreso a la vida. De este modo la muerte no se nos presenta como algo lúgubre y horrible, sino como la fiesta de la vida. Quizá por eso el poema del Quijote comeinza diciéndonos “busco en la muerte la vida”.

 

JULI PERADEJORDI

MISTERIOS DE LA SHEMITAH

 campo-verde-intenso

Dicen los sabios que el descanso profundo es la base de las acciones dinámicas y exitosas. La acción sabia y eficaz se sostiene muchas veces sobre la meditación, que es el polo opuesto de la acción. Probablemente éste sea uno de los secretos del Shabbat.

Así como después de seis días de trabajo hay un día de descanso, el Shabbat, después de seis años de trabajo se deja descansar la tierra, como deducimos de Levítico (XXV-3 y 4):

“Durante seis años sembrarás tu campo y seis años podarás tu viñedo y recolectarás su cosecha. Pero el séptimo año será un año de absoluto descanso para la tierra, un Shabbat para IHWH; vuestro campo no sembraréis y vuestro viñedo no podaréis”.

Pero este año en que se deja de trabajar la tierra, nos reserva también otras curiosidades, por ejemplo la Shmitat Kesafim (שמטת כספים), o condonación de las deudas. En este año sabático son perdonadas las deudas, y su aparente “no actividad” es fuente de riqueza..

La parashah Behar comienza así en Levítico (XXV-1):

וידבר יהוה אל-משה, בהר סיני לאמר.

“IHWH habló a Moisés en el monte Sinaí, diciendo..:”.

En su comentario a la Torah, Rashi lo relaciona con la Shemitah (שמטה) y los cabalistas se preguntan qué tiene que ver el tema de la Shemitah con el monte Sinaí, a lo que contestarán que la guematria de Ar Sinai (הר סיני), “monte Sinaí”, junto con su relleno, millui, es 782 y nos remiten al cuarto versículo de esta parashah que dice:

ובשנה השביעת, שבת שבתון יהיה לארץ

“Pero el séptimo año será un año de absoluto descanso para la tierra”.

Si calculamos la guematria de “séptimo”, Sheviit (שביעת), vemos que también es 782:

הר = 205

סיני = 130

ה (א) = 1

ר (יש) = 310

ס (מכ) = 60

י (וד) = 10

נ (ונ) = 56

י (וד) = 10

————————

782

ש= 300

ב = 2

י = 10

ע = 70

ת = 400

—————-

782

Pero ¿qué tiene esto que ver con la condonación de las deudas, Shmitat Kesafim (שמטת כספים), o condonación de las deudas? ¿Por qué decimos que es fuente de riqueza?

Si calculamos ahora la guematria Shemi o completa de Shemitah (שמטה) vemos que es 865:

ש = 360

מ = 80

ט = 419

ה = 6

——————–

865

Se trata también de la guematria Shemi o completa de Shefa haMamon (שפע הממון), “la abundancia de dinero”.

שפע = 571

הממון = 294

———————–

865

JULI PERADEJORDI

LOS TATUAJES

 tatoo

Sabemos que el judaísmo prohíbe mutilar y modificar el cuerpo a través de tatuajes o piercings habiendo incluso algunos cementerios en los que no se permite enterrar a aquellos cuyo cuerpo los exhibe. En lo que se refiere a los tatuajes veremos cómo, apoyándose en la parashah Kedoshim, el sabio Baal haTurim y la guematria nos arrojan algo de luz sobre un tema tan controvertido.

La prohibición de tatuarse se desprende de un versículo de Levítico (XIX-28) que dice:

ושרט לנפש, לא תתנו בבשרכם, וכתבת קעקע, לא תתנו בָּכֶם:  אני, יהוה.

“No cortaréis vuestra carne por los muertos y no os escribiréis tatuajes.

Yo soy IHWH”.

 

El sabio Baal haTurim relaciona estas costumbres con los ritos de los paganos y nos recuerda que la guematria de Kaka (קעקע), “tatuaje” es 340 como la de Shem (שם), “nombre”, explicándonos que tatuarse es como inscribir en nuestra propia carne el nombre de un dios pagano. Es la primera y la única vez que esta palabra aparece en la Torah, por lo cual nos está ofreciendo una enseñanza muy importante.

 

ק = 100

ע = 70

ק = 100

ע = 70

———

340

ש = 300

ם = 40

———-

340

 

Si el cuerpo no es en realidad más que un vestido del alma, ¿por qué prohíbe la Torah que sea tatuado y por qué algunos rabinos se niegan a enterrar en un cementerio judío a los que llevan tatuajes?

Probablemente la razón sea que los tatuajes, a pesar de ser físicos, afectan al alma. Si calculamos la guematria de Neshamah (נשמה), “alma”, vemos que es 395:

נ = 50

ש = 300

מ = 40

ה = 5

———-

395

Si calculamos ahora la guematria de Kakoim (קעקועים), “tatuajes”, vemos que es 396, o sea 395 + 1 por el Kollel:

 

ק = 100

ע = 70

ק = 100

ו = 6

ע = 70

י = 10

ם = 40

———–

396

Por otra parte, el verbo Kiaka (קעקע), “tatuar”, también significa “destruir”.

Pero hay más, 340 es la guematria de Mitzri (מצרי), “egipcio”, lo cual equipara de algún modo al tatuado con el egipcio, o sea con el idólatra.

 

מ = 40

צ = 90

ר = 200

י = 10

———-

340

 

Por esta razón, apoyándonos en la guematria podemos deducir que los tatuajes son algo destructivo que afecta al alma y coloca a aquel que los lleva al mismo nivel que los paganos.

JULI PERADEJORDI