UNA DE LOCURAS

Érase una vez un loco que confundía a los hombres (especialmente a los de gran estatura) con molinos, y confundía a los molinos con gigantes. Quizá ese loco famoso no estuviera tan loco… Quizá aquel habitual de los caminos no andara tan desencaminado…

 

 

אילן טוב קרב צל טוב אותו עוטף

 

Probablemente el proverbio más conocido del Quijote sea aquel que declara que “quien a buen árbol se arrima, buena sombra de cobija”. Ya comentamos este refrán en un post anterior (http://wp.me/p2Xmky-F1). Don Quijote es alguien que ha perdido el Daat (דעת), el “conocimiento” y para recuperarlo se ha de arrimar al buen árbol. Pero arrimarse al buen árbol no es tumbarse a la bartola debajo de una higuera, es acercarse a aquellos hombres que merecen el calificativo de “buenos árboles”.

 

כי האדם עץ השדה, לבא מפניך במצור

¿Acaso el hombre es un árbol del campo para que sea sitiado por ti?

 

En la parashah de Shoftim (Deuteronomio 20:19) aparece la famosa comparación del hombre con el árbol, concretamente con el árbol del campo. ¿Por qué “del campo”? Una explicación que nos dan los sabios es que la expresión “árbol del campo”, Ets Hassadeh (עץ השדה), tiene una guematria de 474, la misma que Daat (דעת), “conocimiento”:

ד = 4

ע = 70

ת = 400

—————

474

עץ = 160

השדה = 314

—————–

474

 

Curiosidades de  la guematria, pero lo más sorprendente ocurre cuando calculamos la guematria de Ilan Tov Karob Tzel Tov Oto Otef (Quien a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija):

אילן = 91

טוב = 17

קרב = 302

צל = 120

טוב = 17

אותו = 413

עוטף = 165

—————

1025

 

Se trata de la misma que la de (כי האדם עץ השדה, לבא מפניך במצור), “¿Acaso el hombre es un árbol del campo para que sea sitiado por ti?”:

 

כי = 30

האדם = 50

עץ = 160

השדה = 314

לבא = 33

מפניך = 200

במצור = 338

—————-

1025

 

 

Todos somos don Quijote y todos necesitamos “arrimarnos” a un buen árbol para estar “en resonancia” con él, pero mientras no lo encontremos quizá lo mejor sea arrimarse a ese otro árbol del que nos habla el libro de los Proverbios (III-18):

 

עץ-חיים היא, למחזיקים בה; ותמכיה מאשר

“Ella es un árbol de vida para los que se aferran a ella y quienes la sustentan son felices”.

 

JULI PERADEJORDI

Anuncios

LA FIESTA DE LA VIDA

don-quijote-l

Una gran pregunta que todos los hombres se han hecho en todas las épocas y en todos los lugares es qué ocurre después de la muerte. Un famoso poema del Quijote y, sobre todo, la guematria, van a ayudarnos a entender algo de este misterio.

 

Quizá el poema más hermoso de los que aparecen el el Quijote sea aquel que dice:

Busco en la muerte la vida,

salud en la enfermedad,

en la prisión libertad,

en lo cerrado salida…

Estas palabras nos sugieren un misterio que sólo entenderemos a partir de la guematria.

La parashah Ajarei Mot (אחרי מות) comienza con las siguientes palabras (Levítico XVI-1):

וידבר יהוה, אל-משה, אחרי מות, שני בני אהרן

“El Eterno habló a Moisés tras la muerte de los dos hijos de Aarón…”.

Van a ser los cabalistas quienes nos proporcionen la clave para entender todo este misterio cuando nos dicen, como sin decir nada, que la parashah Ajarei Mot (אחרי מות) es la número 29 y éste es el valor numérico de la palabra Jaguigah (חגיגה). “fiesta”.

 

ח = 8

ג = 3

י = 10

ג = 3

ה = 5

———–

29

¿De qué fiesta estamos hablando? Parafraseando al Quijote diremos que de la vida, de la salida a la vida.

La guematria de Ajarei Mot (אחרי מות) es la siguiente:

א = 1

ח = 8

ר = 200

י = 10

מ = 40

ו = 6

ת = 400

———–

665

La guematria de Beit haRejem, (בית הרחם), “matriz”: es exactamente la misma:

ב = 2

י = 10

ת = 400

ה = 5

ר = 200

ח = 8

ם = 40

———-

665

Por eso, cuando hablamos de “después de la muerte”, de Ajarei Mot (אחרי מות) estamos hablando también de Beit haRejem, (בית הרחם), del nacimiento, del regreso a la vida. De este modo la muerte no se nos presenta como algo lúgubre y horrible, sino como la fiesta de la vida. Quizá por eso el poema del Quijote comeinza diciéndonos “busco en la muerte la vida”.

 

JULI PERADEJORDI

Shabat Shalom | Atrapados por la red

red el zohar shabat shalom

Que nadie se asuste, este Shabbat Shalom no tiene nada que ver con Internet ni con las múltiples adicciones que éste provoca. Tiene que ver con la palabra “red”, en hebreo Reshet (רשת). La primera vez que este término aparece en la Torah es en Éxodo 17:4, aunque quizá el pasaje más conocido sea el de Salmos 31:5:

תוציאני-מרשת זו טמנו לי כי-אתה מעוזי

“Me sacarás de la red que en secreto me han tendido; porque tú eres mi refugio”.

Sigue leyendo