LA MARAVILLOSA LEY DE LA ATRACCIÓN

law-of-attraction

Los libros de New Age, que nos cantan sin ningún pudor las excelencias de la denominada “ley de atracción”, son realmente innumerables. Muchos de ellos carecen de la seriedad y la profundidad que sería de desear. Con todo, el origen de esta ley se encuentra en la Torah, en el libro de los Proverbios (XXIII-7) que, literalmente, dice:

כי, כמו שער בנפשו- כן-הוא

“Porque como piensa en su alma, tal es él”.

En la mayoría de los libros que hemos mencionado, estas palabras se convertirán en “porque como un hombre piensa, así es su vida”. Apoyándonos en el texto hebreo, veremos cómo la guematria nos puede arrojar mucha luz sobre la cuestión.

Cuando calculamos la guematria de este proverbio, descubrimos que es 1186. Se trata del valor numérico de la expresión Shaar haTorah (שער התורה), “puerta de la Torah”. Gracias a esta sencilla guematria podemos deducir que la manera de entrar en la Torah, de traspasar su puerta, tiene que ver con cómo pensamos en nuestras almas.

כי = 30

כמו = 66

שער = 570

בנפשו = 438

כן = 70

הוא = 12

—————

1186

שער = 570

התורה = 616

—————-

1186

Pero hay aún más: si nos fijamos en la palabra que el sabio Salomón utiliza para decir “piensa”, Shaar (שער), que significa “pensar”, “reflexionar”, “hacer cálculos”, vemos que se trata de la misma que se utiliza para decir “puerta”. Efectivamente, Shaar (שער) significa también “puerta”, “pórtico”.

Aquello que pensemos puede atraer a la lluvia de la bendición, en hebreo Gueshem Berajah (גשם ברכה), o a la mala inclinación, en hebreo Ietzer Ra (יצר רע). Ambas palabras tienen la misma guematria que Shaar (שער), 570.

 

ש = 300

ע = 70

ר = 200

———–

570

גשם = 343

ברכה = 227

————–

570

יצר = 300

רע = 270

————

570

 

Cuidemos, pues lo que pensamos porque será lo que acabaremos atrayendo.

 

JULI PERADEJORDI

Anuncios

COMO EL FRESCOR DE LA NIEVE

 nieve-1

La Torah ha sido asociada con muchas cosas bellas, pero cuando los sabios la comparan con la nieve nos están hablando de algo más que de belleza. Nos hablan de pureza y, sobre todo, de algo que viene del cielo a bendecir nuestro mundo, a regenerarlo. Por ello un proverbio castellano, jugando con las palabras “nieves” y “bienes”, nos enseña que “año de nieves, año de bienes”.

 

 

El sabio rey Salomón ya declaraba en su libro de Proverbios (XXV-13):

כצנת שלג, ביום קציר-ציר נאמן, לשלחיו; ונפש אדניו ישיב

“Como el frescor de la nieve en el día de la cosecha, así en mensajero fiel en su mandato restaura el alma de su señor”.

 

Este proverbio nos habla de algo muy misterioso: el frescor de la nieve.

Si calculamos la guematria Shemi o completa de Kezinat Sheleg (כצנת שלג) “como el frescor de la nieve”, veremos de qué se trata de:

כ = 100

צ = 104

נ = 106

ת = 416

ש = 360

ל = 74

ג = 83

—————-

1243

Los sabios nos enseñan que se trata de la Torah, apoyándose en que este valor numérico coincide con la guematria Raguil de la frase Shebaim Panim leTorah (שבעים פנים לתורה), “la Torah tiene 70 caras”:

שבעים = 422

פנים = 180

לתורה = 641

——————

1243

Si calculamos ahora la guematria Raguil de Kezinat Sheleg (כצנת שלג) “como el frescor de la nieve”, obtenemos otro interesante número: 893:

 

כ = 20

צ = 90

נ = 50

ת = 400

ש = 300

ל = 30

ג = 3

——————-

893

Si calculamos ahora la guematria Raguil de Or haTorah (אור התורה), “la luz de la Torah”, obtenemos 823:

אור = 207

התורה = 616

——————-

823

 

Si a este número le añadimos 70, por las 70 caras de la Torah, de nuevo nos encontramos de nuevo con 893.

Pero lo más sorprendente ocurre cuando calculamos la guematria de Nefesh Adonai Iashiv (ונפש אדניו ישיב), “restaura el alma de su Señor”:

ו = 6

נ = 50

פ = 80

ש = 300

א = 1

ד = 4

נ = 50

י = 10

ו = 6

י = 10

ש = 300

י = 10

ב = 2

——————–

823

 

De nuevo obtenemos 823. Los sabios nos enseñan también que el número 823 es el 143º número primo. ¿Qué nos sugiere el 143?

Si nos preguntamos por qué las palabras y las enseñazas de la Torah son como el frescor de la nieve y restauran el alma, hallaremos la respuesta en otro Proverbio, el IV-22 que nos dice:

 

כי-חיים הם

“…porque ellas son vida”.

 

La guematria de esta expresión es exactamente 143:

כי = 30

חיים = 68

הם = 45

—————-

143

 JULI PERADEJORDI