LAS CUENTAS DEL TABERNÁCULO


Cuando se acabó el tabernáculo, Moisés hizo una auditoria para que se viera que todo lo que los hijos de Israel habían donado había sido utilizado correctamente y no se había desviado oro o plata. Esto no sólo nos refleja la honestidad de Moisés sino también algo muy importante que nos van a descubrir los comentaristas del Zohar.

 

A principio de la parashah de Terumah (Éxodo XXV-2), Dios le dice a Moisés:

דבר אל-בני ישראל, ויקחו-לי תרומה: מאת כל-איש אשר ידבנו לבו, תקחו את-תרומתי

“Habla a los Hijos de Israel y que tomen para Mí una ofrenda, de cada hombre cuyo corazón lo impulse a dar tomaréis Mi ofrenda”.

 

Más adelante, también en Éxodo (XXXVIII-21) podemos leer:

אלה פקודי המשכן משכן העדת, אשר פקד על-פי משה:  עֲבֹדַת, הַלְוים, ביד איתמר, בן-אהרן הכהן

“Éste es el recuento del Tabernáculo, el Tabernáculo del Testimonio, que fue contado por orden de Moisés; la labor de los levitas estaba al mando de Itamar, hijo de Aarón el Sacerdote”.

 

 

El Zohar (II-221 a) comentará este versículo diciendo:

“Cuando fue hecha toda la obra, Moisés debió hacer un recuento de todo para que los Hijos de Israel no dijesen que quedó oro y plata, y que había sido apartado y no había sido tomado”.

 

¿Cuál es la relación entre estos dos versículos?

Si calculamos la guematria de Terumah (תרומה), “ofrenda” vemos que es 651. Si calculamos la de Eleh Pekudei haMishkan (אלה פקודי המשכן), “Éste es el recuento del Tabernáculo”, descubrimos que también es 651:

ת = 400

ר = 200

ו = 6

מ = 40

ה = 5

—————-

651

 

אלה = 36

פקודי = 200

המשכן = 415

—————-

651

 

Pero lo más sorprendente es lo que nos explicarán los comentaristas:

“Cualquier tipo de acción impropia que conllevara a una sospecha de la credibilidad, despertaría a las fuerzas del Otro Lado, Sitra Ajra, e impediría el descenso de la Shekinah. Y por eso debía realizar el recuento del Tabernáculo ante ellos, los Hijos de Israel, para erradicar toda posibilidad de sospecha”.

 

¿Qué nos puede decir la guematria aplicada a este comentario? Si sumamos la guematria de Sitra Ajra (סטרא אחרא), 480, a la de Shekinah (שכינה), 171, de nuevo obtenemos 651.

סטרא = 270

אחרא = 210

————–

480

ש  = 2

כ  = 30

י  = 40

נ  = 9

ה = 90

————

171

480 + 171 = 651

 

 

JULI PERADEJORDI

 

SOBRE LA CÓLERA

cabreado-e1401185098564

La palabra “cólera” procede del griego Kholera, de Khole, “bilis”. En el Zohar (III-231 b, 234 b y 236 a) se nos enseña que “el hígado es Samael” y que “la bilis es la espada del ángel de la muerte”.
Enfadarse es como dar poder a Samael.

Nos enseña el Talmud que enfojarse es como practicar la idolatría. En el tratado de Shabat (105 b), hay una enseñanza que dice lo siguiente:

“Aquel que en su cólera rompe sus vestiduras, rompe utensilios o tira su dinero, considéralo si fuera un idólatra”.

Si queremos entender qué nos están diciendo, podemos recurrir al Zohar (III 43 a) que nos explica que:

“…está prohibido para la persona arrojar objetos de su casa a raíz de su enojo, y depositar en el Otro Lado –Sitra Ajra–“.

Cuando nos enfadamos estamos alimentando el Ietzar haRa, la mala inclinación y el Sitra Ajra, el Otro Lado.
Por otra parte la bilis que nuestro hígado expulse se convertirá en una espada que nos dañará a nosotros mismos, ensuciando nuestra sangre. Es lo que en catalán se conoce como “ferse mala sang”.

JULI PERADEJORDI