UNA ESCALERA DE ENSUEÑO

escalablake

Muchos son los comentarios a Génesis (XXVIII-12) en el que se narra la historia de la famosa escalera de Jacob. Vamos a centrarnos en el de un gran sabio francés, Manitou, que nos propone una lectura diferente.

 

El texto de Génesis dice:

ויחלם, והנה סלם

“Y soñó, y he aquí una escalera…”.

Manitou comenta:

“Porque Jacob es capaz de soñar, se alza una escalera entre la tierra y los Cielos. Esta escalera no estaba en el sueño sino en la realidad del mundo. La comunicación entre el cielo y la tierra sólo es permitida a aquellos capaces de soñar. Esta comunicación, según todas als fuentes de interpretación, es la oración en el sentido del hombre a Dios, y la revelación en el sentido de Dios al hombre. En ambos casos se trata de la voz…”.

Una de las guematrias más famosas es precisamente la de Sulam (סולם), escrita esta vez con Vav (ו), “escalera”, 136 que coincide con la de Kol (קול), “voz”:

ס = 60

ו = 6

ל = 30

ם = 40

————

136

ק = 100

ו = 6

ל = 30

————

136

Si nos fijamos en esta última palabra, vemos una letra Kof (ק) que va desde lo más bajo, desde lo más profundo, pasando por una letra Vav (ו), que tradicionalmente representa al hombre, para llegar a una Lamed (ל) que se dirige hacia arriba. Así, Kol (קול) “voz”, es la oración que hace ascender por la escalera hacia arriba el contenido del corazón del hombre.

 

JULI PERADEJORDI

Anuncios

Y SOÑÓ

chagal sueño jacob
Los sueños son una de las maneras en las que Dios se comunica con los hombres. Una parte importante del tratado talmúdico de Berajoth está dedicada a los sueños, un tema recurrente en el Tanaj. La primera vez que la Torah nos habla de un sueño es en el famoso episodio de Jacob (Génesis XXVIII-12), donde leemos:

ויחלם
“Y soñó…”

Esta palabra encierra muchos misterios.
En primer lugar nos habla de algo tan venturoso como superar la condición terrena: Jacob vio una escalera que tocaba los Cielos. Éste es el buen destino, Mazal Tov (מזל טוב), expresión cuya guematria Raguil es 94.

מזל = 77
טוב = 17
94

Si calculamos la guematria Raguil de Vaiajlom (ויחלם), “y soñó”, obtenemos este mismo número:

ו = 6
י = 10
ח = 8
ל = 30
מ = 40

———————
94

Por medio de su sueño Jacob salió de su Mazal, de su destino, y entró en un Mazal Tov (מזל טוב), un buen destino.
Los comentaristas, apoyándose en que la guematria de Sulam (סולם), “escalera” es 136, nos descubren varias maneras de “ascender”: a través de la oración, la caridad o el ayuno, ya que Kol (קול), “voz”, que representa a la oración, Mammon (ממון), “dinero”, que representa a la caridad y Tzom (צום), “ayuno” tienen esta misma guematria.
Pero a la luz de la cábala, Vaiajlom (ויחלם) puede referirse a algo más: la integración de las sefiroth Jojmah (חכמ), Binah (בינה) y Daat (דעת).
Si calculamos la guematria Shemi de Vaiajlom (ויחלם), “y soñó”, obtenemos 614.

ו = 22
י = 20
ח = 418
ל = 74
מ = 80

————————
614

Se trata del mismo valor numérico que el de la suma de las tres sefiroth citadas.

ח = 8
כ = 20
מ = 40
ה = 5

————————-
73

ב = 2
י = 10
נ = 50
ה = 5

—————————
67

ד = 4
ע = 70
ת = 400

—————————-
474

73 + 67 + 474 = 614

Este número nos sugiere que por medio de este sueño Jacob trascendió las 613 mitzvoth y se colocó por encima de este mundo. En esto recuerda a Iosef de quien está dicho (Génesis XXXIX-2):

ויהי יהוה את-יוסף, ויהי איש מצליח
“Y estuvo IHWH con Iosef y fue un hombre exitoso…”

Lo que el Midrash interpretará: “exitoso en Jojmah, Binah y Daat, ya que la guematria de Vaieji IHWH et Iosef (ויהי יהוה את-יוסף), “Y estuvo IHWH con Iosef”, es 614. Porque el éxito, el verdadero éxito, del latín ex-ire, “ir hacia fuera”, es precisamente salir de este mundo para entrar en el Mundo Venidero.

 

Juli Peradejordi