ADÁN, EVA Y JANUKAH

adam-and-eve-art-nouveau

Ya vimos la semana pasada que la festividad de Janukah comienza el 25 del mes de Kislev (כסלו), y que los comentaristas han asociado este número con la palabra Or (אור), “luz”, que es la vigesimoquinta palabra que aparece en el relato de la creación, y con la palabra Tov (טוב), “bien”. (Véase http://wp.me/p2Xmky-Dn). Veamos ahora qué relación hay entre Janukah y Adán y Eva, nuestros primeros padres.

 

Podemos asociar varios de los números más sobresalientes relacionados  con Janukah con Adán (אדם) y Eva (חוה), nuestros primeros padres. Veamos cómo:

א = 1

ד = 4

ם = 40

———–

45

ח = 8

ו = 6

ה = 5

————

19

45 – 19 = 26

 

Si a Adán se le resta a Eva (de hecho es lo que nos describe el Génesis cuando nos dice que IHWH tomó “un costado” de Adán para hacer a Eva), obtenemos el número 26 que es el resultado de restarle 19 a 45. Como es bien conocido, 26 es la guematria de IHWH, el Tetragrama, pero también es algo más: es la guematria Katan de Janukah (חנוכה) 26:

 

ח = 8

נ = 5

ו = 6

כ = 2

ה = 5

———

26

 

Por otra parte si calculamos el cuadrado de 45, la guematria de Adán (אדם), obtenemos 2025, que es el número de palabras que aparecen en la parashah Mikets, que es la parashah que se lee en Janukah. Como escribe el Rabbí Shimón Avigal en su libro Parperaoth BeShivah Shearim:

Miketz siempre se lee en el Shabbat de Janukah. Hay 2025 palabras en la Parashah.

Si tomamos la guematria de Ner (vela) que es 250 y la multiplicamos por 8, el número de días que prendemos las luces de Janukah, y le sumamos 25, la fecha en que comienza Janukah, el resultado es 2025”.

El sabio Ben Ish Jai, en su introducción a las halajot de Janukah, nos regala otra idea sumamente  interesante. Si en el relato de la creación contamos a partir de la palabra Bereshit (en el comienzo), hasta vaiehi Or (y fue la Luz), descubrimos que hay 25 palabras.

Este gran erudito nos dice entonces: Janu el 25 (כה), porque en la palabra 25 apareció la Luz, que representa la espiritualidad, la pureza la conexión directa con el Padre celestial. En el relato de la creación Dios dirá que la luz, es Tov (טוב), “buena” o “bueno”, palabra cuya guematria es 17. Si calculamos la guematria Katán o reducida de Kislev (כסלו), el mes de Janukah, descubrimos que también es 17:

כ = 2

ס = 6

ל = 3

ו = 6

———-

17

 

JULI PERADEJORDI

 

 

 

Anuncios

UN BIEN PARA EL ALMA

poesia-hebrea-imagen

Está escrito los Pirke Avoth (VI-3) que “no hay otro bien que la Torah”. La palabra que se emplea para decir bien es Tov (טוב) y su guematria 17.

ט = 9

ו = 6

ב = 2

———-

17

 

Si bien la Torah está compuesta de 54 parasioth, Tikuné haZohar (cap. 13) sostienen que son 53, haciéndolo coincidir con la guematria Sderti de Torah.

ת = 22

ו = 6

ר = 20

ה = 5

———–

53

Podemos aplicar esta misma guematria a la idea de que la Torah es para el alma, ya que si calculamos la guematria Sderti de Neshamah (נשמה), “alma”, descubrimos que también es 53:

נ = 14

ש = 21

מ = 13

ה = 5

————

53

Son muchos los poetas, en todas las tradiciones, los que han comprado el alma a un jardín. Si calculamos ahora la guematria Raguil de Gan (גן) “jardín”, vemos que también es 53:

ג = 22

ן = 22

———-

53

Pero lo más sorprendente ocurre cuando calculamos la guematria Sderti de Gan (גן) “jardín”:

ג = 4

ן = 14

————

17

Se trata, como vimos al principio, de la guematria de un Tov (טוב) un, “bien”, “bueno”.

ט = 9

ו = 6

ב = 2

———–

17

De este modo vemos que la Torah es un bien para el alma.

 

 

JULI PERADEJORDI

 

LA DIFERENCIA ENTRE EL BIEN Y EL MAL

EL-BIEN-Y-EL-MAL

Afirmaba un sabio anónimo que la diferencia entre el bien y el mal es que el bien aporta o añade consciencia mientras que el mal la resta.

Y efectivamente es así, el bien, Tov (טוב), nos añade luz al alma y esta luz se llama consciencia, mientras que el mal le quita luz a la Neshamah. EL bien está representado por los ángeles buenos y el mal por los demonios.

Dentro del mal puede, sin embargo, haber algo de bien. Veamos cómo nos ol ilustra la guematria.

A la guematria de Tov,  17 no le podemos restar la de Ra (רע), “mal”, 270, lo cual nos enseña que dentro del bien no hay mal, pero curiosamente a la guematria de Ra (רע) si le podemos restar la de Tov, con lo que obtenemos 253. Pero cuando al mal se le quita lo poco de bien que contiene, sobreviene la destrucción.

Se trata de la guematria de Jaramah (חרמה), “destrucción”.

ט = 1

ו = 1

ב = 1

——-

17

ר = 1

ע = 1

———

270

ח = 1

ר = 1

מ = 1

ה = 1

——-

253

JULI PERADEJORDI

Y SE SENTÓ JACOB

puits-de-jacob-

La parashah Vaieshev comienza diciéndonos que Jacob se sentó o, si lo preferimos, se asentó, en la tierra donde vivió su padre. Esta frase nos va a regalar una de las guematrias más famosas de todas las que ha comentado el Baal haTurim.

 

Veamos cómo comienza la parashah (Génesis XXXVII-1):

וישב יעקב, בארץ מגורי אביו-בארץ, כנען

“Y se sentó Jacob en la tierra donde vivió su padre, en la tierra de Canaán”.

El sabio Baal haTurim inicia su comentario a esta parashah diciéndonos que la guematria de Vaieshev Jacob beEretz Megurei Abiu (ישב יעקב, בארץ מגורי אביו), es 1071.

וישב = 318

יעקב = 182

בארץ = 293

מגורי = 259

אביו = 19

——————

1071

¿Por qué es tan importante este número? Para algunos comentaristas porque ratifica que Isaac su padre ascendió a Beer Sheva. Y curiosamente Jacob también salió de allí para dirigirse a Canaán.

Leemos en Génesis (XXVI-23) Vaiaal Misham Beer Sheva:

ויעל משם, באר שבע

“De allí ascendió a Beersheba”.

Si calculamos la guematria de esta frase, de nuevo obtenemos 1071:

ויעל = 116

משם = 380

באר = 203

שבע = 372

—————-

1071

Pero hay un sentido más oculto. “Y se sentó Jacob en la tierra donde vivió su padre” hace alusión a algo muy bueno. Sabemos que “bueno” en hebreo se dice Tov (טוב), guematria 17, y que el número secreto del 17  es 153 (Obtenido a base de sumar 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16 y 17). Si 17 es bueno, 153 es bueno en su grado máximo. Por otra parte, la guematria Katan o reducida de Beer Sheva es 17.

Cuando multiplicamos 153 por 7 (Beer Sheva significa 7 pozos), obtenemos exactamente 1071.

 

 

JULI PERADEJORDI