DIECISIETE AÑOS

Resultado de imagen de TRES LUCES

El patriarca Jacob vivió durante 147 años pero él consideraba que sólo vivió 17. ¿Por qué? Hay muchísimos explicaciones y numerosos comentarios, pero vamos a centrarnos en uno apoyado en la numerología.

La parashah Vaiejí comienza así (Génesis XLVIII-28):

ויחי יעקב בארץ מצרים, שבע עשרה שנה; ויהי ימי-יעקב, שני חייו-שבע שנים, וארבעים ומאת שנה.

“Y  vivió Jacob en la tierra de Egipto diecisiete años; y los días de Jacob, los años de su vida, fueron ciento cuarenta y siete años”.

“Y vivió”, Vaieji, no significa simplemente que Jacob estuvo viviendo allí o que se estableciera allí únicamente durante diecisiete años. Sin duda vivió allí los mejores años de su vida pues 17 es el valor numérico de Tov (טוב), “bueno”, como señala el Baal Haturim, por lo que algunos comentadores lo comparan con el mundo por venir.

 

ט = 9

ו = 6

ב = 2

———–

17

 

.

Pero ocurre algo sorprendente cuando calculamos la vida de los patriarcas: vemos que la vida de cada uno de ellos puede reducirse también a 17:

Abraham  vivió 175 años = 5 x 5 x 7

5 + 5 + 7 = 17

Isaac vivió 180 años = 6 x 6 x 5

6 + 6 + 5 = 17

Jacob  vivió 147 años = 7 x 7 x 3

7 + 7 + 3 = 17

A partir de todo esto podemos deducir que la vida de los patriarcas fue Tov (טוב), palabra que según el libro del Génesis se aplica a la luz. Ellos fueron, ciertamente, tres grandes luces para la humanidad.

 

JULI PERADEJORDI

 

Anuncios

LA PRIMOGENITURA DE JOSÉ

yaaoshe

Sabemos que el primogénito de Jacob fue Rubén y, sin embargo, éste no recibió la bendición de la primogenitura. ¿Por qué? Existen muchas razones pero de la mano de Rashi y del Baal haTurim vamos a ver una muy especial.

La explicación más común, que se apoya en Génesis (XXXV-22), es que Rubén, alguien fuerte y vigoroso, se acostó con una de las concubinas de su padre. Esta actitud resalta con la de José que, como vimos (http://wp.me/p2Xmky-xp), sabía controlarse y rechazó una experiencia sexual con la mujer de Putifar. Pero la guematria, que tomamos del Baal haTurim, quizá nos descubra algo más.

En la parashah de Vaiejí, leemos en Génesis (XLIXI-3):

 

ראובן בכרי אתה, כחי וראשית אוני-יתר שאת, ויתר עז

“Rubén, tú eres mi primogénito, mi fuerza y mi vigor inicial, primero en rango y primero en poder”.

Esta situación de primogenitura capacitaría a Rubén para recibir la investidura tanto del sacerdocio como de la realeza.

Veamos, en primer lugar, el sacerdocio. Si calculamos la guematria de Seet (שאת), “rango”, vemos que es 701, y corresponde a la de Limud Torah (לימוד תורה).

ש = 300

א = 1

ת = 400

———–

701

לימוד = 90

 תורה = 611

————-

701

Este estudio es lo que lo habilita para ser sacerdote.

Por otra parte, el poder se refiere al poder de la realeza como se puede deducir de I-Samuel (II-10):

ויתן-עז למלכו

“Y dará poder a su rey”.

Pero en Génesis (XL-4) leemos:

פחז כמים אל-תותר

“Impetuoso como el agua, no puedes ser el primero”.

Rashi lo interpreta como que:

“La impetuosidad y la precipitación con la que te apresuraste a manifestar tu enojo es semejante a las aguas que se precipitan en su curso, no tomarás estas ventajas que por nacimiento te corresponden”.

Efectivamente Rubén (ראובן) es el primogénito, pero su guematria nos enseña algo tan sorprendente como que en realidad no lo es, que es Lo Bejor (לא בכור), “no es primogénito”:

ר = 200

א = 1

ו = 6

ב = 2

ן = 50

——–

259

לא = 31

בכור = 228

————-

259

Si Rubén no recibe la primogenitura, ¿por qué no va ésta a parar a Simeón o Leví que nacieron después de él?

Pala los cabalistas, José merecía la primogenitura, Bejorah (בכורה), como se desprende de la guematria millui o completa de su nombre:

 

י = 20

ו = 12

ס = 120

פ = 81

———–

233

ב = 2

כ = 20

ו = 6

ר = 200

ה = 5

———–

233

 

 

JULI PERADEJORDI