EL SECRETO DE LOS SABIOS

La parashah de Vaigash comienza cuando Judá se acerca al personaje que es la mano derecha del faraón, sin sospechar que en realidad se trata de su propio hermano, José, que había sido vendido por sus hermanos a los ismaelitas por veinte piezas de plata (Génesis XXXVII-28). Nos encontramos aquí con profundo un misterio de la Torah que podemos dilucidar a través del Zohar y la guematria.

 

Los comentarios que nos presenta Rashi al principio de esta parashah son francamente aterradores. Según él, las palabras de Judá ocultarían todo tipo de maldiciones hacia José; sin embargo, a la luz del Zohar y de la guematria, podemos descubrir que en realidad nos están hablando de algo muy distinto como es la unión del cielo y de la tierra o, si lo preferimos, de este mundo y el otro mundo. Éste es el secreto de los sabios, Sod Jajamim (סוד חכמים), expresión cuya guematria es 188.

סוד = 70

חכמים = 128

——————

188

 

El texto de esta parashah comienza así:

ויגש אליו יהודה, ויאמר בי אדני, ידבר-נא עבדך דבר באזני אדני, ואל-יחר אפך בעבדך:  כי כמוך, כפרעה.

“Judá se le acercó y dijo: “Si me permites, señor mío, tu sirviente desea hablar una palabra a los oídos de mi señor y que no se despierte vuestra ira con tu sirviente, pues tú eres como el Faraón”.

¿Hacia quién se acercó en realidad Judá? Judá creía dirigirse a alguien que era “como el faraón”, alguien odiado, y aparentemente no reconoció a su propio hermano, José.

Pero los cabalistas nos enseñan que en la misma palabra Vaigash (ויגש), podemos encontrar “escondido” a José. En efecto, el Millui o “relleno” de Vaigash (ויגש) suma 156, o sea la guematria de Iosef (יוסף), “José”.

6 = (ו) ו

10 = (וד) י

80 = (ימל) ג

60 = (ין) ש

————–

156

10 = י

6 = ו

60 = ס

80 = ף

———–

156

 

Comentando Salmos (XLVIII-5) que dice:

“He aquí que los reyes se reunieron…”.

El Zohar (I-206 a) nos enseña que se trata de Judá que se reúne con José, como está escrito al principio de la parashah de Vaigash, y que Judá corresponde a este mundo y José al mundo venidero. Veamos el texto del Zohar:

  לאתאחדא דא בדא למהוי כלא חד, בגין דיהודה איהו מלך ויוסף מלך, אתקריבו דא בדא ואתאחידו דא בדא

“…para unirse uno al otro, para ser todo como uno, debido a que Judá es rey, y José es rey y se aproximaron uno al otro, y se unieron uno al otro.

 

Y más adelante, (I-206 b):

הנה המלכים נועדו, תרין עלמין קדישין עלמא עלאה ועלמא תתאה

  “He aquí que los reyes se reunieron, es decir, los dos mundos sagrados, el mundo de lo Alto y el mundo de lo bajo”.

El mundo inferior, el mundo en el que vivimos, corresponde a la operación matemática de sumar, mientras que el mundo superior, el mundo al que estamos prometidos, corresponde a la de multiplicar.

La palabra Iehudah (יהודה) alberga una curiosidad, se trata del Tetrragrama al que se ha añadido una letra Dalet (ד). Si tomamos la letra Vav, que está en el medio de Iehudah (יהודה) y vale 6, y la sumamos a la guematria del Tetragrama (יהוה), 26 obtenemos 32.

Si tomamos la letra Vav, que está en el medio de Iehudah (יהודה) y vale 6, y la multiplicamos por la guematria del Tetragrama (יהוה), 26 obtenemos obtenemos 156, que es la guematria de Iosef (יוסף), “José”:

26 + 6 = 32

26 x 6 = 156

Pero lo más sorprendente ocurre cuando sumamos 32 a 156. Obtenemos 188 que, como vimos, era la guematria de, Sod Jajamim (סוד חכמים), “el secreto de los sabios”.

 

JULI PERADEJORDI

Anuncios

JACOB – JOSÉ – BENJAMÍN

Dos hijos de Jacob recibieron el apelativo de Tzadik, José y Benjamín. Una misma energía une a Jacob,José y Benjamín, como nos descubre el gran cabalista Jacob Abujatzira.

 

Veamos la parashah de esta semana, Vaigash:

ויגדו לו לאמר, עוד יוסף חַי, וכי-הוא משל, בכל-ארץ מצרים; ויפג לבו, כי לא-האמין להם.

וידברו אליו, את כל-דברי יוסף אשר דבר אלהם, וירא את-העגלות, אשר-שלח יוסף לשאת אתו; ותחי, רוח יעקב אביהם.

“Y le dijeron: “José sigue con vida”, y mandatario de toda la tierra de Egipto, mas su corazón se conmovió, pues no podía creerles. Sin embargo, cuando le relataron todas las palabras que José les había dicho y vio los carros que José había enviado para transportarlo, entonces el espíritu de su padre, Jacob, revivió”.

 

El sabio Abijatzira lo comentarà así:

“Los hermanos de José sabían perfectamente que había pasado con éxito la prueba de la circuncisión “viviendo” en la pureza. “Jacob nos los creyó”: ya que en caso de ser así, José le habría enviado una señal. Por esta razón José hace que sus hermanos le digan que es “su hijo”, en su identidad original. Esto explica la repetición.

Por otra parte, José ya había enviado otra señal: los carros (Agaloth) aluden a la identidad “cuerpo-circuncisión” entre Jacob y José. Sabemos que Benjamín también era respetuoso con la circuncisión. Esto establece una unidad Jacob, José, Benjamín, que son uno”.

 

Si sumamos:

יוסף– Iosef = 156

יעקוב – Iakov = 182

בנימין – Biniamin = 162

3 (por los tres nombres)

———————————

509

Se trata de la guematria de Agaloth (עגלות):

ע = 70

ג = 3

ל = 30

ו = 6

ת = 400

————-

509

 

JULI PERADEJORDI

 

El Zohar | Parashat Vaigash II

CNT-EP-ensena-a-Quito-a-cuidar-el-planeta_13945

Rabí Itzjak y Rabí Iehuda estaban sentados una cierta noche y estaban ocupados del estudio de la Torá. Dijo Rabí Itzjak a Rabí Iehuda: he aquí que fue enseñado: cuando El Santo, Bendito Sea, creó el mundo, hizo al mundo inferior, físico, según el modelo del mundo supremo, espiritual.

Y todo lo que creó fue una cosa en correspondencia con la otra, y para que se encuentre Su honor en lo Alto y en lo bajo. Es decir, Rabí Itzjak destaca el paralelismo entre los mundos superiores y los mundos inferiores.

Dijo Rabí Iehuda: así es, ciertamente, y también creó al hombre y lo dispuso sobre todo. Tal como está escrito: «Yo hice la Tierra y al hombre sobre ella creé» (Isaías 45:12): «Yo hice la Tierra», ciertamente, y resulta evidente que no es este hecho lo que el versículo quiere enseñarnos ya que es obvio e innegable que El Eterno creó la Tierra, mas el mensaje sugerido es el siguiente: ¿por qué razón hice la Tierra»? Porque «al hombre sobre ella creé», pues él, el hombre, es y a él se debe la existencia del mundo cuando realiza la voluntad de El Eterno, para que todo lo que componen los mundos sea y se mantenga con una única perfección.

El concepto de un hombre «creado y dispuesto sobre todo» no viene a enseñarnos que el hombre es el máximo dominador o el más poderoso, sino que de sus acciones dependen los mundos superiores y, por consiguiente, también los inferiores. Por ejemplo, el hombre a través de su plegaria rectificada logra que la abundancia espiritual se genere en los mundos superiores y descienda y otorgue cantidad y calidad de existencia a los mundos inferiores.

Abrió Rabí Iehuda su enseñanza y dijo citando un versículo: «Así dijo El Dios, El Eterno, creador de los Cielos y quien los establece, extiende la Tierra y sus descendientes, otorga un alma al Pueblo sobre ella, y un espíritu a quien marcha por ella» (Isaías 42:5). Este versículo ya ha sido explicado, pero de todos modos le daremos una nueva interpretación: «Así dijo El Dios, El Eterno, creador de los Cielos y quien los establece», se refiere al Santo, Bendito Sea, en lo Alto, en lo Alto, en referencia a la Biná, quien es el «creador de los Cielos», en referencia al aspecto masculino inferior, y además de ser su creador lo rectifica permanentemente, en cada momento. Y esto es lo que está escrito que «extiende la Tierra y sus descendientes». Y se enseña que la Tierra es la Tierra Santa, el atado de la vida, porque las almas provienen de este grado, el Maljut. Y esto que está escrito: «otorga un alma al Pueblo sobre ella» significa que la Tierra, el grado de Maljut, es la que otorga un alma.

Dijo Rabí Itzjak: en realidad todo se refiere a lo Alto, a la Biná, y también lo que está escrito que «otorga un alma al Pueblo sobre ella» se refiere a la Biná, pues de allí salen las almas de vida hacia esta Tierra, el Maljut, y esta Tierra las recibe a las almas para darlas a todos los entes inferiores, porque es el río que continúa y fluye, y es el que otorga e introduce las almas a esta Tierra, el Maljut. Y ella las recibe y las entrega a todo lo que se encuentra en los mundos inferiores.

Consíguelo en: http://www.edicionesobelisco.com/libro/848/zohar-el-vol-vii

El Zohar | Parashat Vaigash

Shin

En la sección de la Torá Vaigash se nos dice:

Porque antes de que el Santo, Bendito Sea, creará al mundo,  vinieron y se presentaron todas las letras hebreas delante de El  Santo, Bendito Sea, e ingresaron ante Él, cada una y una en orden  inverso, es decir, primero se presentó la Tav, luego la Shin, y así sucesivamente,  y cada letra solicitó que el mundo fuese creado a través  de ella.

Ingresó primero la letra Tav, la última del abecedario hebreo, y  dijo delante de El Eterno: ¿es acaso Tú voluntad crear a través de  mí el mundo? Resulta evidente que la letra Tav no pretende ser ella  sola el medio exclusivo de creación, sino que su deseo es el de ser la  letra principal entre todas las demás letras que habrían de incluirse  en ella. Le dijo el Creador a modo de respuesta: «no es posible crear  a través de ti el mundo, pues por ti en un futuro muchos justos  han de morir, y no corresponde que la Torá, que es un Árbol de Vida,  comience con una letra que alude a la muerte. Tal como está escrito:  «Y colocarás una señal –tav– en las frentes de los hombres»  (Ezequiel 9:4). Y también fue enseñado (Tratado de Shabat 55a):  «Y a partir de mi santuario –mikdash– comenzarán» (Ezequiel 9:6).  Y los sabios enseñan: no leas mimikdashi –mi santuario– sino mimkudashai  –de mis hombres más sagrados–, los justos. Y por ello  el mundo no será creado a través de ti». Cabe destacar que a partir  de la respuesta de El Eterno se aprende que la letra a través de la cual  se crea el mundo es a su vez la primera letra de la Torá.

Luego ingresaron, siguiendo el orden inverso, las siguientes tres  letras, Shin, Kuf, Reish, cada una y una sola, y no entraron juntas  para que no se pudiese desvelar la mentira –sheker– de modo evidente,  ya que precisamente estas tres letras componen la palabra hebrea  «mentira». Y al igual que lo sucedido con la primera letra que entró,  la Tav, también cada una solicitó que el mundo fuese creado a través  de ella. Les dijo El Santo, Bendito Sea: a pesar de haber actuado  astutamente –ya que entraron cada una por separado–, de todos modos  no corresponde que a través de ustedes el mundo sea creado  pues, juntas, ustedes son las letras con las que se nombra a la  mentira. Y la mentira, evidentemente, no corresponde que se encuentre  ante mí ya que Mi sello es la Verdad absoluta. Y he aquí que  esto ya fue explicado en la Hakadamá de El Zohar (ver. Volumen 1,  pag 110–116).

Y siguiendo el orden inverso ingresaron luego la letra Pei y la letra  Tzadik, y así todas las demás letras del abecedario hebreo, hasta  que llegaron las letras hasta la letra Kaf. Una vez que descendió  la letra Kaf de encima de la Corona, se estremecieron los mundos  supremos y los mundos inferiores, etc, y todo como fue explicado  ya en la Hakdamá de El Zohar, hasta que finalmente el mundo tomó  existencia y fue creado todo a través de la letra Bet, la cual es una  señal de la berajá, la bendición, inicial de esta palabra y con la que  también comenzó la Torá a través de la palabra Bereshit. Y a través  de ella se perfeccionó el mundo y fue creado. 

Y si dijeras que aparentemente resulta ilógico que el mundo haya  sido creado a través de la letra Bet ya que la letra Alef es la inicial de  todas las letras, y entonces cabe preguntar por qué el mundo no fue  creado a través de ella, se responde que es correcto y que realmente  la pregunta es válida, sino que como con ella se nombra la palabra  maldito –arur– debido a esto no se creó a través de ella el mundo.  Y a pesar de que la letra Alef es una letra del misterio supremo, el  misterio del valor numérico uno y la máxima Unidad, no fue creado  el mundo a través de ella, para no dar lugar al dominio y a la influencia  del Otro Lado, denominado Maldito. Por ello no se creó a  través de ella el mundo. Y se perfeccionó el mundo a través de la  letra Bet, y a través de ella se creó el mundo después de que se incluyeran  en esta letra todas las demás letras del abecedario hebreo.

http://www.edicionesobelisco.com/libro/848/zohar-el-vol-vii