EL MAYOR BIEN O DIOS EN EL CORAZÓN

Imagen relacionada

En su genial obra La vida es sueño, Pedro Calderón de la Barca escribía:

“¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción; y el mayor bien es pequeño; que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son”.

A primera vista puede parecer contradictorio que “el mayor bien” sea algo pequeño. Pero, ¿sabemos realmente qué es el mayor bien?

 

De alguna manera Calderón nos lo está diciendo sin decirlo. Basta con leer entre líneas para adivinar que “el mayor bien”, algo aparentemente pequeño y efímero, no es sino algo tan inconmensurable como es la vida.

La guematria de Jaim (חיים), “vida” es 68, o sea es el “número espejo” de 86, la guematria de Elohim (אלהים), “Dios”. Si calculamos la guematria  Sderti u ordinal de Jaim (חיים), “vida”, obtenemos 52:

ח = 8

י = 10

י = 10

ם = 24

———-

52

 

Si calculamos ahora la guematria Sderti de Elohim (אלהים), “Dios”, también obtenemos 52:

א = 1

ל = 13

ה = 5

י = 10

ם = 24

———–

52

 

No podemos, pues, ver a Dios y la vida como algo distinto y separado; pero, ¿por qué son el mayor bien, y por qué es éste pequeño? Podemos asociar este “mayor bien” que es “pequeño” a una letra muy concreta de la Torah: la letra Alef de Vaikrá, que es más pequeña de lo normal. Esta letra recibe el nombre de Alef Ketanah (אלף קטנה) y su guematria va a desvelarnos algunos misterios.

Si calculamos la guematria Katan de Alef Ketanah (אלף קטנה) obtenemos 32:

א = 1

ל = 3

ף = 8

ק = 1

ט = 9

נ = 5

ה = 5

———-

32

 

Este número nos lleva a un lugar muy concreto: el corazón, en hebreo Lev (לב), palabra cuya guematria es también 32.

ל = 30

ב = 2

——–

32

 

Si calculamos ahora su guematria Sderti, veremos que es 86, o sea la misma que la de Elohim (אלהים), “Dios”.

א = 1

ל = 12

ף = 26

ק = 19

ט = 9

נ = 14

ה = 5

———–

86

 

א = 1

ל = 30

ה = 5

י = 10

ם = 40

———–

86

Volviendo a las palabras de Calderón de la Barca “el mayor bien es pequeño; que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son”, concentrémonos ahora en “el mayor bien”, en hebreo Ioter Tov (יותר טוב).

La guematria Raguil de Ioter Tov (יותר טוב) es 633:

 

י = 10

ו = 6

ת = 400

ר = 200

ט = 9

ו = 6

ב = 2

————-

633

 

Si calculamos ahora cuál es la guematria Raguil de “la vida”, haJaim (החיים), adjudicando el valor de 600 a la letra Mem final, descubrimos con sorpresa que también es 633:

ה = 5

ח = 8

י = 10

י = 10

ם = 600

————–

633

 

Todas estas guematrias nos vienen a enseñar que la vida o, si lo preferimos, Dios en el corazón, es el mayor bien, superior a las muchas riquezas.

 

JULI PERADEJORDI

 

Anuncios

EL SECRETO DE LAS LUMINARIAS

 

Sin duda el secreto de la vida se encuentra resumido en tres palabras: “todo es uno”, en hebreo haKol Ejad (הכל אחד), si nos fijamos en la guematria de esta expresión, 68, veremos que no es casualidad:

הכל = 55

אחד = 13

————-

68

 

Se trata de la guematria de Jaim (חיים), “vida”:

ח = 8

י = 10

י = 10

ם = 40

———–

68

 

La raíz Jai (חי) que asocia a las letras Jet (ח) y Iod (י), significa “vivo”, “viviente”, pero si las asociamos al revés, Iod (י) y Jet (ח), obtenemos las dos primeras letras de Ijudah (יחודא), en arameo “unidad”.

 

Leemos en el Zohar (I-12 b) que:

“Cuando el hombre conozca que todo es uno y no coloque separación alguna,

incluso el Sitra Ajra se retirará del mundo y no influirá abajo.

Y éste es el secreto de (Génesis, I-15):

והיו למאורת ברקיע השמים

“Y sean por luminarias en el extendimiento de los cielos…”.

 

Para explicar este versículo los sabios se fijan en la palabra Meorot (מאורת) que está compuesta por las palabras Or (אור), “luz” y Mavet (מות) “muerte”. El Zohar, en esta misma página, señalará que “la letras de Or (אור) están unidas” mientras que las letras de “Mavet están separadas”.

Si a la palabra la palabra Meorot (מאורת) le quitamos las letras de Mavet (מות), nos queda Or (אר), “luz”, pero si lo que le quitamos es Or (אור), nos queda Met (מת), “persona muerta”, “cadáver”.

A partir de estas reflexiones podemos entender que la muerte, lo muerto, no sólo se nos presenta como algo oscuro donde no hay luz, sino sobre todo como algo donde hay separación, donde no hay unidad.

Apoyándose en dos guematrias clásicas, la de Ahavah “amor” y la de Ejad “uno”, que son la misma, 13, los sabios nos enseñan que la esencia de la unidad es el amor y la esencia del amor es la unidad. Si a la guematria de Jaim (חיים), “vida”, 68, le añadimos 4 por las cuatro letras que componen esta palabra, obtenemos 72, que es la guematria de Hessed, “bondad”, “caridad”, amor”.

Por esta razón, si queremos escapar del Sitra Ajra, que como también dice el Zohar, es el Ángel de la Muerte, hemos de “conocer que todo es uno” y huir de cualquier separación. Y esto no es una intención o una actitud, es una experiencia, un estado de consciencia.

 

JULI PERADEJORDI

 

TODOS ESTAMOS LOCOS

fool

Según el Talmud (Jaguigah 4 a), “loco es aquel que pierde las cosas que le dan”. De alguna manera todos estamos locos pues la vida nos obsequia constantemente con sus dones y nosotros no nos fijamos y, por ende, los perdemos. Pero el mayor don es la vida misma y el hecho de perderla nos convierte en el peor de los locos. ¿Cómo hemos de hacer para no perder la vida? Quizá la respuesta esté en Proverbios (III-18), refiriéndose a la Torah:

עץ-חיים היא, למחזיקים בה

“Es un árbol de vida para los que se aferran a ella”.

 

JULI PERADEJORDI

 

 

PARA LA VIDA

 Lehaim_1

La Torah, que entre otras cosas es un código de vida que abarca distintas dimensiones al mismo tiempo, nos exhorta a no abandonar nunca la vida, que es quizá lo más sagrado que tenemos. Por ello está permitido cometer una transgresión para salvar la vida.

Como nos explica el tratado de Sanhedrín (74 a), sólo en tres situaciones hay que escoger la muerte antes que pecar: en la idolatría, en el asesinato y en el adulterio.

Veamos qué tienen que ver entre sí, a la luz de la guematria.

La relación entre la vida, Jaim (חיים), la vida, y Niof (נאוף), el adulterio, la vemos tomando el doble de la guematria de Jaim (חיים), pues estamos hablando de la vida en este mundo y la vida en el mundo porvenir, y la guematria de Niof (נאוף):

ח = 8

י = 10

י = 10

ם = 40

———

68

68 x 2 = 136

Si calculamos ahora la guematria de Niof (נאוף) obtenemos 137, o sea 136 más el Kolel:

נ= 50

א  = 1

ו = 6

ף = 80

——-

137

La relación entre la idolatría, Avodah Zarah (עבודה זרה) y el asesinato Retzaj (רצח) también nos la proporciona la guematria.

La guematria de Retzaj (רצח) es 298:

ר = 200

צ = 90

ח = 8

———-

298

 

Si a este número le añadimos 1 por el Kolel, obtenemos 299, la guematria de Avodah Zarah (עבודה זרה):

עבודה= 87

זרה = 212

————–

299

Pero lo más sorprendente ocurre cuando sumamos la guematria de Niof (נאוף), 137, con la de Retzaj (רצח), 298 y con la de Avodah Zarah (עבודה זרה), 299:

137 + 298 + 299 = 734

 

Si a este número le sumamos de nuevo 1 por el Kolel, obtenemos 735, que es la guematria de Proverbios (XIX-23):

יראת יהוה לחיים

“El temor de IHWH es para la vida”.

 

יראת = 611

יהוה = 26

לחיים = 98

————

735

Dijimos, al principio de estas reflexiones que la Torah nos exhorta a no abandonar nunca la vida. Podemos intercambiar Irat (יראת), guematria 611, por Torah (תורה), guematria 611, con lo cual volvemos a aprender que la Torah es por y para la vida.

¡Lejaim!

 

JULI PERADEJORDI

SHABAT SHALOM | EL MISTERIO DE LA VIDA

el misterio de la vida el zohar yom kipur

Vimos antes de las fiestas que todo, en esta vida, es una elección, y que, paradójicamente, la mejor de todas las elecciones consistía en elegir la vida. En la misma palabra “vida” en hebreo, Jaim (חיים), podemos vislumbrar más enseñanzas.

¿Por qué insistimos tanto en la vida? ¿Qué misterio sagrado alberga? ¿Qué hay en la vida que sea tan importante?

Probablemente la mitzvah más importante del judaísmo sea el salvar la vida, un precepto ante el cual se anulan casi todos los demás. Sigue leyendo